Paella de Mierda, Olé

Les quiero contar una historia que me pasó en la vida real y que si no me creen me importa un bicho porque así soy yo, Merdócrata, el que no perdona y le importa culo lo que ustedes piensen. Hace unos post atrás les hablé a ustedes de mis aventuras a principios de los noventas y la vaina que me pasó en ese año 1992. Pues mi historia de hoy va igualmente a esa etapa de mi vida de principios de los noventas, más específicamente 1992, donde yo simplemente la pasaba cabrón. Por lo contrario que pasa con los mierdas que me leen en este blog que deben de tener 13 o 14 años o una pendejá así, yo en esa época era un muchacho bastante jodedor. Tu sabes, yo estaba en na’. Me importaba bicho todo lo que pasase en mi vida en especial lo que es la vida amorosa. El amor, pensaba yo en la época, no era otra cosa más que un riesgo que no quería experimentar y es por eso que me dediqué a pichar  al amor. Bellaqueo es lo que quería y en lo que me distingo. Digo, no tenía nada que perder. Era un hombre soltero so que era una arma sin inscribir y andaba seguro de vaciar el peine. Era un sujeto dispuesto a hacer lo que fuese por tal de echar un polvo. Para muchos, quizás eso no es lomás importante de la vida pero para mí la crica si. Me volvi inmune al amor y vulnerable al bellaco. Yo no valía nada. Me volví aventurero.

Luego de ese fracaso que tuve con esa chica con quien quería salir y tenerle pánico a tener unos futuros hijos anormales y una pensión vitalicia, huí de esa relación y me juquié con otros menesteres. Botaba el dinero en lo que fuera. Me encantaba los casinos, ir al cine, la playa, chichar, e ir a la iglesia, pero perdería más sexo desenfrenado que la Salvación Eterna. Cualquier distracción era buena a la hora de hechar un polvo. Me recuerdo que una vez que yo estaba en un hotel de San Juan, si no me equivoco era el Cerromar, estaba jugando Blackjack versus una puta extranjera de nacionalidad creo que argentina. Estaba rica y super chichable y con ella tuve una conversación amena y luego de 6 horas rompiéndole el culo mentalmente junto a 2 horas de rompiéndole el culo literalmente en mi habitación, llegué a la conclusión de que tenía que salir de esta mierda de isla 100 x 35 lleno de corvejos y que merecía expandir mi mundo. Es entonces cuando me hice de la idea de planificar, junto a unos panas, la idea de sacar un dinerito para irnos de viaje para nada más ni nada menos que a La Madre Patria, España.

Soy un tierra. Y como tierra al fin necesitaba de la compañía de panitas igual de tierras que yo y como Mel Gibson no estaba disponible me llevé a mi buen amigo Escarabajo, mi hermano de toda la vida el cual siendo un labioso y comía hasta cartón mojau se apuntó al viaje para España. El resto de los cabrones que me dijeron que venían conmigo se rajaron a última hora tal y como pasa con los charros traicioneros y de poca palabra que me rodean. Pero a la mierda, con Escarabajo me conformo, que se joda. Anyway, nos fuimos un viernes y llegamos al otro día prácticamente al aeropuerto El Prat en Barcelona. Cogimos el día completo para descansar cosa de que por la noche pudiéramos vacilar y efectivamente eso hicimos.

Conectamos con par de jebitas , tu sabes, quizás no era la cabronería que pensábamos de principio pero que carajo, chocha es chocha ¡y cómo gozamos, mi gente! Escarabajo conectó  con esta tipa que tenía un bebe y el marido era fan del futbol y pero el era un cleca y Escarabajo le dio tremendo gol de pinga en esa jaiba que aún desconozco si tiene un hijo bastardo en Barcelona de esa cabrona. Yo, el Merdo’ estaba entretenido dándole cerceza a un perro chiquito. Nada como ver un perro borracho tratándose de oler el culo el mismo en círculos. La doña comenzó luego de tant bellaquera a hablarnos sobre una hija que tenía llamada Amanda. Si, me acuerdo bien, Amanda y que era un ser humano especial, tan especial como su matrimonio y cosas así. Yo suponía que si su matrimonio era tan importante como su hija, entonces, esa hija tiene que ser tremenda mierda.

Pero que se joda, pa’ lo que yo traje, me dije yo, pues indagué un poco sobre la cochofle de hija que tenía la espanolita esta. Me contó que ella se dedicaba a promociones, que era toda una publicista y jodiendas así. tu sabes, la vendió como si fuera la última Coca-Cola del Desierto así que asumí que eso tenía que estar cabrón. La puta esta llamó a su hija a su trabajo, le dijo que tenía visita y dijo que uno de ellos era muy guapo, supongo que se refería a mí por supuesto, so que aguanté con ganas férreas ver esa hembra. Le dije a Escarabajo que prefería esperar a la muchacha en las escaleras de su casa y que con mi labia me la quería follar tu sabes, sea como sea esa tipa. A veces pasa que cuando uno está bellaco esa mierda de que sea linda o fea simplemente sobra. Le dí la orden de que se clavara esa doña mientras que yo esperaría a la chica y que me la quería llevar donde fuera. La doña me da una ligera descripción de la muchacha: ojos verdes aceituna, blanca, pelo castaño lasio, bajita, pequeña cicatriz cerca de la ceja izquierda. Yo en mi mente me estaba preparando y sí que lo estaba. Esperé media hora hasta que llegara esa chica y cuando me la presentan formalmente luego de yo tasarla… ¡Ay Dios mio! Esa voz tan delicadita, qué femenina. Esta mujer era divina. Ese acento me ponía bellaco también. Cocos pequeños pero firmes, cintura pequeña, trasero firme. ¿Qué más se puede pedir? ¡Que se acueste conmigo, obvio! Esta mujer era una mujer conversadora pero que a su vez me reflejaba cierto tipo de ignorancia de la vida. Supongo, porque ella tenía como unos 22 años pero de capacidad como de 15 tu sabes, mente de pollo para temas en particular el cual contrasta con la profesión que tiene. ¡Presa fácil! Le tiré par de fresquerías de las mías y creo que eso más la cosa de que era un sujeto exótico causó que una cosa llevara a la otra y luego de 13 cervezas de esas nacionalizadas españolas que compramos Escarabajo y yo para vacilar, en donde ella me demostró que tenía hígado para no ajumarse y yo demostré que era un welebicho que no sabía beber, esa mujer me agarra el bicho y me invita a su cuarto.

¿A su cuarto? Jum, pensé yo, tu sabes, eso me evita el tiempo y dinero que tenía que gastar para poder echar ese polvo, aunque la verdad, es que para esos tiempos todo se hacía en pesetas españolas . Aunque bueno, que se joda. La cosa es que yo me preparaba para salir a bellaquear afuera y que las cosas se tardarían un poco más en lo que la muy puta cayera en cuenta de que chingar conmigo le beneficia a ella. Pero hey, no desaproveché la oportunidad y sí, me decidí en meter mano. Entré a su habitación y era muy hermosa. Echar un polvo ahí, era definitivamente echar un polvo de ensueño. Le di la espalda a ella y la buena hembra me abraza. Se siente fenomenal. Siento sus duros pezones rozando y espalda que aún estaba cubierta de mis ropas. Ella se me acerca al oído y me susurra al oído un “Veamos esa polla”. La muy cuero mete la mano por mis pantalones y se adentra hacia mis calzoncillos Fruit Of The Loom blancos y agarra mi miembro erecto, se me pone de frente y me ha hecho uno de los sexos orales más ricos que he recibido en mi puta vida. Me lamía la tranca, mordisqueaba la cabeza del bicho, me chupa las bolas y la pinga a ní me latía.

La tiré contra la cama, le rasgué sus ropas, mordisquié sus pezones que estaban ya expuestos desde que los rozó con mi cuerpo. ¿Su color? Chocolate. Sabían bueno, pero no tan bueno como esa comía de chocha que le dí rápido que le quité su ropa interior. Su vagina estaba algo peluda pero sexy. No daba asco. Le abrí sus gajos y comencé a lamer. Divina tentación, sabía tan rica ella. Muy mojada y exitada. En búsqueda de bicho caribeño. Esa mujer me pedía a gritos que por favor se lo metiera pero yo soy un cabrón con eso. Me gusta verla sufrir.  Me lo imploró, ¡me lo suplicó! Yo decidí cuando era necesario acabar esa comía de chocha y me puse frente a frente con ella y le decía lo muy pura que era y ahí es cuando comienzo a espetarle en cámara lenta el bicho mío y siento como sus calientes fluídos vaginales calientes rodean mi virilidad. Le doy felpa de todas las formas y colores: en posición de misionero, que me cabalgue, la pongo en cuatro, se lo meto de ladito. La cabrona es insaciable pero Roma no se hizo en 1 día. Le di bicho, bicho, bicho y más bicho hasta que no pudo ella más que se vino y yo también. Si, como si fuera una puta venida sincronizada. Nuestros orgasmos llegaron juntos: yo solté un chorro de mi semen acto en calcio y ella palpitaciones vaginales que casi me tuerce la pinga. Coño, que ricura. Luego de varias palabras sucias, abofetearle esas nalgas y romperle el intestino a pingazo limpio a la muy puta nos quedamos muy agotados y nos quedamos dormidos. ¿Cuánto tiempo? Ni idea. No más de 3 horas pasaron y aún siento su suave aroma. Pero luego. TUM TUM TUM TUM  unos ruidos provenientes de detrás de la pared aparecen. Ese era El Escarabajo que le estaba dando y no consejos a la cabrona madre de la muchacha que me acabo de tirar. Se me estaba parando el bicho porque nada me pone más bellaco qu una mujer gimiendo y gritando “rómpeme el culo hijo de puta” so que imagínense. Sentí esos deseos de sobarme la tranca y NOOOOOOOOOO!!!!1!

¡Me cago en tu muertos! Me cagué!!1 No solo me cagué sino que senda cagada que dí. Una cagada licuada. ¡Cagué blandito! Churras. Diarreas. Ustedes pongan el nombre y justamente con esa tremenda belleza en la cama. Dios sabe cómo me paniquie. ¡¿Qué hacer!? Ponte a pensar. Es una dama que te lleva a su propio cuarto, tremenda mami y con ese cuerpo cabrón y que de pareja se gaste a este cabrón que es intolerante a la cerveza que durmiendo botó hasta el verde de las tripas. Yo junté mis manos y pedí a Dios dos cosas. Que la puta esta no se levantara y que limpiara esta mierda por fe.Pues Dios me concedió uno de los milagros que es el que la tipa no se levantara y lo otro Dios me troleó. Se burló de mí. Me dio un Santo Cágate en Mi Madre. Algo tenía que hacer. Me tenía que armar de valor. Pensé. Fueron los 10 minutos más largos de mi vida. ¿Qué podía hacer para resolver este dilema. ¡Eureka! Me arme de valor y tome toda la mierda que pude en mi mano y raspé con mis uñas todo lo circundante a mi hueco anal y recuperé todo ese excremento, culpable de mis preocupaciones y… Dios mío… no sé si decirlo… bueno, qué carajos, se lo embarré en el culo a esa jeva que no cagaba. Le unté mierda, pero que mucha mierda, y como si fuera un episodio de CSI hizo una recreación cabrona y unte de mierda hasta las sabanas que ella tenía encima. Mis manos estaban embadurnadas de mi maloliente excremento pero yo soy un cabrón y mi orgullo de hombre vale más que la vida de cualquier mujer. Abrí la ventana de su habitación. Bajé por las escaleras de emergencias no sin antes dar una última mirada a esa escena tan nauseabunda, pero a la vez tan bella. Era como ver un ángel caído del cielo y cagado durante el trayecto. Se me estaba empinando el bicho. Pero tuve que decirle adiós a esa buena mujer.

Ahora me pongo a reflexionar y podría llegar a muchas conclusiones. Puedo llegar a pensar de que es ahí en donde dejé de ser el hombre maravilloso con las mujeres. Dejé de ser aquel que se entregaba al amor al máximo. Pero fue el momento de aquel hombre que decidió ver a la mujer como una cabrona que pare hijos, cocina y chicha. No sé que hacer. Esto marcó mi vida como Merdócrata. Mi corazón ahora palpita con menos tensiones que antes porque por fin pude sacarme algo del pecho. Esta pesadilla sexual que realmente pasó y que me atormentó por los próximos 20 años. Solo pregunto una cosa.

¿Dónde estás amada mía? ¿Dónde está mi amor de ultramar? No más me consuela que cada 2 veces al día, un retorcijón le tuerza la tripa y cada vez que cague un brazo de nene, el ruido del mojón callendo al agua le recuerde por siempre mi nombre…

 

…Merdócrata

… Merdócrata

… Merdócrata

15 comentarios en “Paella de Mierda, Olé”

  1. Que cosa cabrona mi hermano…….tantos recuerdos……..se pasaba cabron……..esos eran los tiempos del primer Dream Team…..te acuerdas????

  2. “Dios me trolleó” Jajajajaja, me imagino la tipa cuando se levantó “Hay Dios mío, me cagué y se me fué el caribeño” jajajaja q trauma mental tendrá!!!

  3. Merdo esa era una situación de vida o muerte yo como mujer tambien si me hubiera cagado encima le embarraria mi mierda a la otra persona en el culo por dignidad….. La dignidad ante todo…. Esa mujer siempre q caga a de recordarse de ti Merdo y de esa noche de sexo alocado y riquísimo…..

  4. Ay foooo! Q nasty! Yo pasé x una experiencia un poco parecida. Yo estaba acostada dándole la espalda al sujeto; siento algo caliente. Pensé que tal vez el, creyéndome dormida, se había masturbado y su man juice me lo había echado encima. No fucking way! El desgraciado se había orinado encima. Cuando me levanto enfurecida y lo despierto bruscamente; pidiendo una explicación; el muy infeliz me dice q no sabe, se para, voltea el mattress y se vuelve a quedar dormido mojado en sus apestosos desechos corporales.

Comenta cabrón

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s