Archivo de la etiqueta: amor

Carta abierta a Cabeza de Bicho

Hola Cabeza de Bicho;

fergallo¿Cómo estás? Supongo que estás de lo más bien en el día de hoy luego de un arduo trabajo mecaniando carros ajenos. En el día de hoy quería dedicarte esta epístola lleno de odio, viste, nada personal, porque creo que realmente te mereces la misma. Es relativo corto el tiempo el cual se de tu experiencia pero te conozco hace tiempo. Tus acciones, tu visión de ser un aprovechado y un buscón ha llevado a este servidor descargar su “ira” ante ti, por cobarde, por basura, por ser tan poco hombre para poder reconocer las responsabilidades que usted como padre debe de tener y que no debe jamás y nunca cuestionarse y es el de velar por la seguridad de esos miembros de la familia cuales tiene una responsabilidad directa y esos de quien hablo son sus hijos.

Debido a su baja educación y poco aprovechamiento en la misma creo que no está familiarizado con la palabra “padre”. Creo además que es el deber moral y ético mío educarlo a usted referente  al tema. Merdócrata no es solo el nombre mío y de mi blog, sino que es un espacio para el entendimiento y la sana educación con post célebres como la serie Crónicas Moteleras, Sir Mix-A-Lot: Profeta del Culo y  Friendzone: El Purgatorio del Buen Bellaco. Es mi responsabilidad hacer uso de mis artes “copro-pedagógicas” para orientarte un poco sobre lo que es ser un padre. Déjame buscarte la definición. Padre, según entiende la Real Academia Española, se refiere a lo siguiente:

padresegunrae

Me atreveré a desglosar cada una de las respectivas definiciones para que puedas comprender mejor. Según menciona primero la Real Academia Española, padre es un varón o macho que ha engendrado. En esto tu, Cabeza de Bicho, estás salvo. Tu eres padre por motivo de preñar a una mujer y esta dar a luz a su criatura. Ahora bien, comenta también que eres un varón respecto a tus hijos. Hijo de puta quizás, basura y todo lo que quieras pero creo que varón es algo así como un caballero. Un tipo con un poco de dignidad social, amable y ante todo un caballero, cosas que yo sé que a mi no me describen y por consiguiente a usted tampoco.  Sigamos. La Real Academia Española también cataloga al macho como la cabeza de una descendencia, familia o pueblo. Lo único que tu tienes de cabeza es su nombre, Señor Cabeza de Bicho. Usted tiene tanto glande en la cabeza como y de mierda en la mía. ¿Usted podría considerarse a sí mismo la cabeza de una familia cuando usted jamás en la vida a aportado nada dentro de un hogar. Coño, hasta la que fue mujer suya le tenía que pagar sus jangueos porque usted jamás dio un tajo en defenza propia. ¿Te sientes líder de familia? ¿Se siente como aquel que que se jode día y noche por el bienestar de un hogar? jejeje, Compadre, yo se que no. También la RAE comenta que cuando se habla de padre tambi”en nos referimos a ciertos religiosos. Yo sé que tu, “deep inside” eres un hombre cristiano. Me cago en Dios si El Señor piensa que eres un padre. Eres un tipo de fe. Rezas, tu actual señora te rinde pleitesía. Te ve como ese pastor que la encarrila y la lleva a senderos iluminados de gloria santa. La fe no te exhime de tu responsabilidad. No cualificas como padre. El Sacerdote de mi barrio que no chicha sabrá Dios hace cuanto (los nenes no cuentan) es más padre que tu así que pichón a esa definición. Está el padre como principio. Cabeza de Bicho, tu si eres el principio. Eres el principio de una vida de amargura y frustraciones de una madre y sus hijos. Eres el origen de una vida cuesta arriba, amargada, causadora de mil y un problemas, llena de necesidades y frustraciones. Cabeza de Bicho eres el autor de una obra de ingenio, sí, el ingenio de querer tratar de salirte con la tuya, haciéndote pasar como una persona sufrida y minusválida. Una persona que no puede tener ningún tipo de responsabilidad. Ingenioso por demás. ¿Qué te inventas para decir que no tienes ningún tipo de tiempo para dedicarle a tus hijos? ¿Qué tan ingenioso puedes ser con las mentiras para poder mirar a los ojos a tus hijos y decirles “te amo” sin que se te revuelque el estómago? Digo yo, porque el ingenio debes de tenerlo para poder lidiar con ese tipo de situación de tener a un hijo tuyo frente a tí y responder “con ingénuo” una de tus mil mentiras para explicarle por qué papá no llama, no visita, no procura por ti. Sí, porque ni la Santísima Trinidad te podrá creer.

Cabeza de Bicho tu eres uno de cientos de padres irresponsables que habitan en mi descojonada, pero aún así, bella isla. En un lugar donde  más de la mitad de los matrimonios fallan no puedo pensar jamás y nunca que tu eres el único cabrón que es así de basura con aquellos a quienes le debe responsabilidad. Ya que este es un blog donde cualquier welebicho puede leer y no necesita ni de suscripción  ni de ningún tipo de impedimento para poder leer el material, les daré un consejo a ustedes, padres irresponsables que me leen. De la misma manera que pasa con Cabeza De Bicho, ustedes tienen que aplicarse por igual. A mi me gusta chichar al igual que ustedes, lo sé. Pero la única ventaja que yo tengo ante ustedes es que yo no preño, soy estéril  La mierda no preña. Pero ustedes, cabrones, tienen la leche enriquecida en espermatozoides. A mi me gusta darle pa’ bajo a las jevas. ¿A quién no? Las de Gurabo son unas zorras, las de Corozal las cabe un poste y las de Cidra tienen garrapatas en el toto porque sus maridos chichan con yeguas de monte. De la misma manera que me gusta las mujeres también estoy claro que es importante la protección para poder no tan solo preñar a una jeva sino que me ahorro el mal rato de estar criando hijos.

 

Yo soy fiel creyente que el cabrón que tiene hijos tiene que ser responsable con los mismos y eso no exime a las madres. Madres tienen que tener claro qué tipo de macho se están llevando a la cama y más aún qué tipo de macho se le viene dentro. Las responsabilidades son por igual, ahora bien, ustedes hombres que preñaron, cabrones, no sean cobardes y compórtense como machos. Porque hasta los animales crían a sus hijos y los protegen entonces cual es el show de uno querer evitar responsabilidades. El amar a los hijos es un acto humano que no todos ustedes quizás tenga la oportunidad de brindar como pasa con Cabeza de Bicho, no obstante no es menos cierto que ustedes tienen tienen una responsabilidad legal que debe de cumplir. ¿Por qué no pagar ese dinerito para que sus hijos coman? ¿Por qué no pagar ese dinerito para que sus hijos tengan la oportunidad de ir a la escuela sin nada que le falte? ¿Por qué no pasar ese dinero que sirve para cuando su nene esté enfermo tenga esa madre a la mano para poder sanar a la criatura que usted ayudó a procrear?

¿Amar? Amar no es su obligación pelota de cabrón, aunque usted no sienta ni un poco de calor por ese ser que es sangre de su sangre. Pero sea responsable con lo que le toca. Hijo de puta, en serio. ¡No sea cabrón! Si no va a ser papá entonces dele la oportunidad a otro hombre que sea padre de esos niños y que no tenga reparo alguno en darle a esos hijos la calidad de vida que usted jamás le proveyó. Pero recuerde bien, no olvide que existe algo llamado karma y que la misma es una puta y le llega a cualquiera. No vaya a ser que venga un Merdócrata de la vida a criarte tus hijos que tu, mamabicho, jamás pudiste hacer, le llamen padre y sientan asco por ti. Toda la cerveza, droga y joda que diste en tu juventud jamás repondrá la calidad de vida que le negaste a los nenes. ¡Recuerdalo! Porque nosotros no lo olvidaremos…

Que Dios te perdone.

Porque tus hijos no.

¡Cabrón!

 

 

Merdócrata

PD: Me cago en tus muertos.

Papi: El Donador De Esperma

dad-loveHola compañeros de la red cibernética, les habla el que le enseñó a los pollitos a decir “pío”, Merdócrata. En la noche de hoy quiero hacer un post bastante especial pues pienso que me iré un poco a la realidad que pasa muchas personas, mujeres e hijos que han vivido la mala experiencia de tener consigo a un donador de esperma como esposo y padre de sus hijos. Siempre he pensado que es una de las historias que más se vive en la realidad actual de nuestro Puerto Rico. Un cabrón enchula a esta muchacha o le cae super bien, ella sede a sus encantos, sale con él, el tipo es un hijo de puta, ella una dama, pero ella cree que el tipo es un tipo cool a pesar de sus defectos, una cosa lleva a la otra, chichan, se le vienen dentro, preñan y se juyen. Claro está, cada historia tiene sus ramificaciones y sus contradicciones menores pero más o menos ronda ahí.

Una buena bloguera llamada Ruca Zombie me dijo un día palabras sabias que deben de ser universal en cada mujer para poder llegar a ser feliz en una relación: “una mujer debe de ser una dama en la calle y una puta en la cama”, eso, compañeros, es muy cierto. Hay mujeres que simplemente no se cuidan y son putas en la calle y putas en la cama y se lo dejan meter del primer puto que les moje la crica. Peor aún también encontramos aquellas que son putas en la calle y damas en la cama y ven como tabú que le devores el culo después de cagar “porque está sucio”. Hey, hay de todo en la viña del Señor. Es fácil juzgar a la mujer por qué tan bellacas son y por el tamaño de los gajos que tienen.

¿Saben que sé medir el tamaño de la crica de una mujer por el tamaño de su frente?

Bueno, pero que pasa cuando el problema no es necesariamente la mujer. Cuando la mujer jugó fair and square, entiéndase, jugó su rol bien como amiga, como novia, como concubina, como madre. ¿Qué pasa cuando las cosas llegan a un punto donde esa mujer se desvive por su rol y tiene como recompensa un mamabicho como esposo? ¿Qué pasa cuando el hombre se encarga de cagarla y herir su relación? Sencillo, pasan los roces. El tipo llega tarde, busca lo que no se le ha perdido en otro lado, llega borracho, ajumado, jendido, en otras ocasiones hasta drogado, apunto de un over, con el corazón en la mano la mujer pensando cuándo es que regresará ese infeliz hijo de la gran puta, rogando a Dios que esté sano y salvo.

fergallo

El hombre es sucio por naturaleza, lo sé, soy uno de ellos, lo primero que veo en una mujer son las tetas y me fijo muy bien si tiene los pezones erectos, sigo por su culo (de mujer), imaginando cómo es que se le mete la poca tela del gistro entre los cachetes del culo. Yo personalmente, soy un asqueroso ser Copro-Humano. ¡Lo admito! Pero jamás podré decir que soy un asqueroso mal padre. Bueno, no puedo ser un mal padre porque yo de por sí no tengo hijos. No puedo. Es cierto. Las ventajas (o desventajas, según el caso) de ser Merdócrata es que la mierda apesta, hiede, enferma, ensucia, caga pero no preña. Mi leche es estética. Aún así entiendo que quisiera ser padre algún día. Así sea de hijos que no sean míos de una mujer que esté super dura y que llene su cuarto de tributos al Oscuro, adoptando un gato bellaco que trepe escrines cuando escuche el miau de una gatita, de alguna pentecostal o una Mujer Caballo… bueno, Mujer Caballo no, ese es un capítulo cerrado en mi vida. Pero entienden el mensaje, Merdócrata desea ser padre así sea postizo. ¡Me desvivo por ello! Mostrar blasfemias a mis hijastritos, enseñarles a ligar nalgas en Canton Mall a lo Manny Colón, o enseñarles el valor del culo (de mujer) y ante todo, tratar a las damas con amor.

¡Amor mamabichos! Ese es el detelle. Una mujer que quiere de verdad no quiere por los chavos que ganas, por cómo sean tus looks aunque vistas de camisas compradas en Walmart, aunque tengas el carro puerco y sucio, o con una barba tan hija de puta que no te bese porue tus pelitos le raspan. Welebicho, ella te ama por lo que eres. Ella te ama porque eres proveedor, porque eres fiel porque eres atento y ante todo, porque eres padre.

Dicen que madre solo hay una. Yo digo que padre solo hay uno. Un papá provee, protege, ama a sus hijos ante todas las cosas. ¿Tu eres de esos? ¿Eres de los míos, que pensamos así? ¿O qué? Yo digo que los peores padres del mundo deben de venir de un pueblo salvaje de Puerto Rico, sin civilización ni temor a Dios. No sé. Creo que los del pueblo de Cidra son los más mierda. No sé, me huele que allí hay de esos tipos de padres que prefieren tomarse fotos con alguna gallina antes de fotos con los hijos. Apuesto que prefieren chingarse una yegua entre un bonche de panas antes de brindarle amor a la madre de sus retoños. De esa calaña de hijos de puta que prefieren mecanear un carro antes de mecanear su relación con sus nenes. No sé, me huele a que Cidra a de ser un pueblo mierda. No me sorprende.

fuddwomanCabrón, hablando claro, tu que estás divorciado, hijo de puta, te pregunto, ¿Cuándo fue la última vez que vistes a tus hijos? ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste te amo, no en un Twitter o Facebook, cabrón, pero a la cara, de frente, con el corazón de la mano? ¿Qué pasa junkie? ¿Acaso preferiste la bolsa de perico antes de dormir acurrucando a tu hijo? ¿Cuánto cuesta tu amor de padre? ¿Cuántos gramos de cocaína sirvió para borrar tu responsabilidad? ¿Cuándo preferiste oler perico que la mierda que cagaba tu hijo? TU HIJO.

Si eres padre, cabrón, aunque estés divorciado de esa buena mujer o de esa puta de mierda, recuerda que te divorciaste de tu ex pero no de tus hijos. Si te hace sentir mejor, muestra a ella que estaba bien equivocada cuando el juez te clavó con la pensión. Preocúpate, paga, responde, procura a tus hijos. Quizás algún día en tu lecho de muerte sea esos hijos tuyos aquellos quien te dará un beso y te dirán adiós, y te acompañen a ese sendero donde nadie despierta.

Ama cabrón, ama.

Recuerda, hasta los animales quieren a sus crías. El único animal que odia a sus crías eres tu, cabrón.

Muérete

Sexo Satánico

Allá para el siglo 20 como para el año 1997 yo era un tipo que estaba en ná. Dolido por pasadas experiencias y sobreviviente de vivencias en donde aprendí a ser mezquino con las mujeres para poder desarrollar una coraza que me hiciera a prueba de pelos de crica, me puse a vivir la vida al máximo. ¿Cómo? Intente muchas cosas. Tratar a las mujeres como mierda, objetos, instrumentos de satisfacción etcétera, tu sabes, cosas que un buen hombre hace para poder cumplir con su cuota masculina. Ser macho es cosa seria para mí. No soy una persona muy sentimental en lo que se refiere a las artes del querer. Rara vez amo; de hecho lo evito. ¿Por qué? Bueno, entiendo que el amor es algo que complica las cosas en una relación. De hecho. Qué carajos. Ni relación es lo que quiero, o a menos quería durante esa época noventosa. No. Quería ser libre. ¡Oh si! Lejos de responsabilidades y de cabronerías que me afectaran mi mente. Yo… pues, hablando claro, yo quería chichar. Pero aunque yo solo quería chichar, como dije anteriormente, había algo que me preocupaba. Yo era y de hecho sigo siendo un tipo con cierto tipo de “necesidades especiales” y siempre deseo, mientras sea posible, disfrutar de los placeres de la vida. Los míos, personalmente, son muy peculiares. Me gusta atacar sexualmente a mis parejas mientras duermen, comerles las totas sorpresivamente, abofetearles en la cara con el trapo de bicho mío, y meterles el dedo en el culo como muestra de afecto. ¡Pero yo quería más! Soy un dinámico en el sexo.

Quería comer culo (de mujer), devorarle la crica a un jeva, chuparle las tetas a la mujer más mezquina de Trujillo Alto, soy un depredador sexual de fetiches nauseabundos y devorador de almas de mujeres en pena gozosas de buena maseta. No puedo lidiar con tanta presión. El bicho lo tengo hecho un pretzel de tan bellaco que estaba, cuestionando, lleno de interrogantes sobre cómo satisfacer estas necesidades biológicas que tanto alteraban mi cuerpo y alma. Entonces no pude más. Tomé las llaves del carro y escapé; bueno, escapé de mi hogar pero no de mi mente fresca, nauseabunda y ninfómana que solo piensa en los más grandes placeres que un hombre tan enfermizo como yo pueda tener. Conduciendo en mi vehículo de motor reflexiono al respecto. Llego a una calle sin salida y paro en seco. Vi algo que me deja perplejo. Bajo una caja de cartón veo una pequeña perra, chichuahua, media sata, pequeña, con las tetas inflamadas y unos perritos mamando del sabroso néctar que emana de su madre. Me di de cuenta de una cosa. ¡Eureka! Quiero chichar con perras mujeres embarazadas.

Es entonces cuando me doy a la tarea de visitar chicas de todo el país, en especial mujeres preñadas de áreas olvidadas de Dios como Adjuntas, Aguas Buenas y Maunabo, pueblos en donde aún los machos chingan y preñan a sus jevas solo para tener mano de obra para poder recoger el tabaco, tu sabes, tierra de nadie. Tenía tantas ganas de chichar y tantas mujeres con ganas de ser agradecidas de un pingazo de su amigo inexistente Merdócrata que… Dios mío, el cielo era el límite. Fui a tanta barra de mala muerte veía, interactuando con tantas barrigonas como me fue posible, sea pagándole tragos y pagándole cigarrillos Marlboro pero luego de tantas citas a ciegas con mujeres y de muchos intentos infructuosos logré dar con una que se dignó en abrir su corazón. Su nombre era María, ella era del pueblo de Trujillo Alto, un pueblo en Puerto Rico en donde la gente sabe que existe en el mapa pero jamás han pisado suelo en él. Dentro del Área Metro pero perdido en tiempo y espacio en donde la gente aún cortan caña de azúcar en temporada de zafra y tabaco creo que era un lugar idóneo para poder hacer mi fechoría sexual.

María era una mujer de mediana estatura, ojos verdes  y redondos, blanca, pelo rubio de farmacia y con un hedor a mentol penetrante. Cierren los ojos e imagínenla. Sus tetas eran medianas pero respingadas, buen culo, piernas gorditas y una panza descomunal producto de sus casi 9 meses de gestación. Todo un personaje. Cualquiera que la ve de frente pensaría que es de parcela. ¡La típica mujer boricua! Me le acerqué con sigilo y le dije “vaya grilla que dura estás, te daría un pingazo en este momento”. Eso a mi me funciona con todas las jevas. La tipa se viró, pude oler sus jugos vaginales y me responde “wau, solo un macho muy seguro de lo que quiere puede hablarme de esa manera”, y me agarró la pinga y se puso de rodillas y me lo empezó a mamar como si nada. El cajero se puso nervioso y se marchó. ¡Perfecto! No me agrada que hombres se masturben mientras le meto mi pingasaurio rex a una jeva y así fue. Ella me desnudo, mi maceta estaba encendida, ella con su ropa aún, luciendo unos mahones rotos, con su camisa del perrito de Taco Bell bien afuego y esa mirada que decía “dame esa pinga, welebicho” me puso tan excitado y tan caliente que la cogí del pelo, le metí una galleta y la reventé contra la puerta de cristal de la nevera donde estaba los jugos Snapple.

La chica calló inconsciente en el suelo y en su frente se dibujaba un puntito rojo. Me estuvo curioso. Pero pronto es punto rojo se transformo en ríos de líquido rojo y viscoso. El tiempo se congela. Algo no andaba bien… Heme aquí, asustado, helado, paralizado ante la escena que tengo frente a mis ojos. Una mujer embarazada bañada en un charco color carmesí de sangre y yo como un welebicho sin saber qué hacer. Muchas fueron las ideas que pasaron por mi mente en ese instante. Ir preso, el culo devorado por O.G. Black o cualquier pingudo afrocaribeño, ser la puta de alguien, sobrevivir, pena de muerte, dejar de escribir mierdas por internet… pensamientos que ponen a una a reflexionar en una escena del crimen en donde no tienes ni puta idea qué hacer. Acerqué mi rostro de mierda a su pecho, quería escuchar su corazón, nada de nada, revisé sus ojos, dilatados y perdidos, no parpadeaba… ¡mierda!

Comienzo a frikearme, lloro, mira a todos lados mi pongo de rodillas frente al cadáver de la futura madre irresponsable y me llevo mis manos ensangrentadas a la cara… Las veo. Veo la sangre, puedo sentir hasta el sabor metálico de la misma, se me eriza la piel y casualmente se me para el bicho. Sí, se me ha parado el mamerro viendo la escena. No sé por qué culos pasó pero la pinga me azotaba el ombligo. Estaba bien bellaco. No podía creer que esta escena tan macabra se volviera una sumamente cachonda. Yo desnudo frente al cuerpo inerte de una embarazada. ¿Qué podía hacer ? Lo más sensato: le rompí lo que le quedaba de ropa, le baje los mahones mierdas que tenía, le arranqué su fokin camisa. Le bajo las pantaletas y le inserto el miembro con furia. Saboreo sus pezones prietos por el embarazo, mordisqueo su ombligo brotado y sigo atornillando mi bicho en ese bollo mojado en glóbulos blancos y rojos. Pero de momento…

¡¡¡¡AAAAYYYYYYYYYYY!!!!!1!! Tremendo pinchazo siento en la cabeza del bicho. Saqué la tranca rápido como una bala y vaya sorpresa la mía cuando veo que tengo guindando del miembro un bebé 9 mesinos. ¡El muy cabrón estaba furioso! Me mordía la maseta y yo no sabía qué hacer. Gritaba adolorido, pero tenía que hacer buche. “¡Estás en una escena del crimen, cabrón!” me decía en la mente. Tuve un forsejeo con ese escuincle que seguro estaba rabioso porque yo, accidetalmente maté a su mami. “Socio mala mía, no era mi intención”, le decía al cabronsito para que soltera mi virilidad. Recurrí a la fuerza. Le metí puños, picadas de ojo pero nada de nada. Me revolqué en las góndolas, resbalé, caí, me espeté una lata de habichuelas coloradas GOYA en el medio de la espalda. Pensé de momento que quedé parapléjico pero la visión breve de estar en silla de ruedas y hacer programas para cabrones de 10 años para abajo me hizo obtener fuerzas, así que cojí al bebé de sus pequeñas piernas y lo halé bien cabrón y pude ver cómo es que se desgarraba el prepucio de mi trapo de bicho gracias al mordisco del hijo de puta y el tirón.

Sangre en mi pinga… terror… un bebe llorando, botando espuma en la boca, con los ojos rojos de cólera .Observé detenidamente su rostro y tenía como que dos cuernitos brotándole de la frente. No sé, quizás eran chichones de los puños que le metí o algo así. La cosa es que el cabrón abre su boca y me dice “Merdo, hijos de puta, el bicho o tu alma”.” ¡El bicho! Por supuesto”, grité yo. Huy que susto, puñeta. Comenzaron como que no sé, a brotarle unas alitas por la espalda y yo como que pal carajo, fui corriendo al baño de la gasolinera e hice lo más sensato: metí al bebé demoniaco entre la bacineta y la tapa del inodoro y comencé a cerrar y abrir la tapa del inodoro fuertemente. El gritaba. Le estaba aplastando el cráneo con furia. Esto estaba más feo que una cagada en Dios en Viernes Santo. Se cagaba en mi madre, blasfemaba, decía cosas hirientes, que lo tenía chiquito, que el apocalipsis se acerca, que Luis Fortuño regresará al poder. No pude más. Puse mi culo frente a su boca nauseabunda y cagué un mojón kilométrico. Vi como se le llenaba la boca de mierda y como la tráquea  se le cerraba y poco a poco dejaba de patalear; no perdí tiempo, lo eché en los orines rancios y flochié el inodoro.

Escuché el sonido de las sirenas. La policía se acerca. Un hombre desnudo al lado de un cadáver y con el mamerro parado es evidencia fara que le echen 40 años a perpetua y me largué no sin antes graparme el pellejito del prepucio y me fui a la fuga. Rápido encendí mi radio y puse la estación de la policía. Buscaban un sospechoso, humano, cabeza de mierda. ¡Ea puñeta! Descrito de arriba abajo así que hice lo más sensato y me dirigí hacia el Comité del Partido Nuevo Progresista más cercano y solo fue así como logré que perdiera la policía la pista.

Hoy por hoy mis gustos en las mujeres han cambiado constantemente y me he dedicado a escribir blogs y adoro contar mis vivencias, pero si de algo he aprendido. Les digo, el amor de una madre es fuerte pero más amor le tengo al bicho mío. Ahora cada vez que veo a una perra preñada solo puedo pensar en 2 cosas: en como se me para el bicho y en esa noche donde violé un cadáver y un bebé enviado por Satán me mordió el bicho.

Experiencias que contar…

Te odio pero te amo, Señorita X

Yo soy una persona agradecida con lo que tengo. Lo digo en serio. Yo trabajo para lo que tengo. No soy un cabrón mal agradecido. Porque trabajo para lo que tengo puedo cómodamente decir que lo que tengo me lo merezco. No suplico en el amor. Yo trabajo el amor. Yo soy cabrón. Soy la ostia. Ahora bien, también reconozco que no soy perfecto. Si fuera perfecto tendría una relación ultra cabrona con la puta que me gustaba en escuela superior y tuviera la labia tan cabrona que la muy pendeja me estaría pajeando con su lengua, boca y dientes mientras escribo este post. No soy perfecto. Soy una persona abstracta por ende nadie me está mmando el bicho hora mismo. Cometo errores, busco personas imperfectas. Creo que eso es parte de lo que le da creatividad al amor: las imperfecciones. Para perfecciones mejor me veo al espejo. Ahí puedo ver un perfecto cabrón e hijo de puta pero no un perfecto amante. Sorry, me jodí.

En el camino en mi vida como mamabicho del amor (no literalmente un mamabicho, no mamo bicho) me he encontrado con múltiple tipo de mujeres. Soy un hombre con un gran conocimiento y experiencias sobre mujeres y les digo, jamás se puede conocer a una mujer por completo. Estás con una cabrona y te dejan o la dejas y sigues con otra con otra y con otra y jamás puedes decir que la conociste de pies a cabeza. Las mujeres son tan diversas como los impactos de bala encontrados en la masacre de La Tómbola. Son especímenes únicos, especiales y todas las pendejas tienen algo que las hacen especial… a su manera.

Hace unos meses atrás conocí tremenda persona especial. A fuego. Chula. Una persona que me movió el piso. Que roquió mis medias y las usó para colar café llamada… bueno, llamemosla Señorita X. Señorita X es una mujer de lo más particular para no decir extraña. Tiene unos gustos extraños por la moda. No es que sean gustos feos. No es una cabrona desempleada que bebe por ahí y janguea en Canton Mall con sus licras verde fosforescente. Es una tronco de hembra especial. Ella implanta su moda, su estilo. Señorita X es perfecta; a su manera. Pero eso no deja de que se comporte como una mujer… una mujer que jode con cojones. ¿A qué me refiero con joder?  Sencillo.

Señorita X es una mujer que, entiendo yo, joderte es supasatiempo, un arte por decirlo así. Ella sabe que eres un tipo asqueroso caballeroso no obstante le importa un bicho. Ella sabe por donde más te duele y es por ahí. Porque eres un tipo tolerante, y que por quedar bien te guardas los corajes e iras. Recuerdo muy bien la vez que la muy “soromambiche” llendo a Walmart a hacer una diligencia (tu sabes, la compra de la semana) me hiso un comentario mientras la tomaba apasionadamente de la nada. Me dijo “Merdo, me abochorna andar contigo y ponerme más bonita por tu forma de vestir”. Me dijo la chica que mis gustos eran tan mierdas como los temas de mi blog. No sabía si estar alagado o comprender todo esta pendejada como un sarcasmo.

Otra ocasión estaba bien bellaco con la pinga como machete amolao en plena zafra y ella, amorosamente me dice “Merdo, (sniff),  … ee… tus tenis apestan a pies” el pingo se me encaracoló. Menos mal que no estaba metiendo pinga, pero esa mujer totalmente me bloquió el pingazo. Un golpe bajo para una noche de sexo . ¿Y qué me dicen de la vez que me dijo cuando la llevé a trabajar que yo tenía un aspecto de “un desempleado que bebe por ahí”, I mean, what the fuck, chica. ¡lo de desempleado me molestó!

Pero la mierda de acaba aquí. La cabronería está rampante dentro de Señorita X y como tengo una relación de amor y odio con ustedes hijos de puta, quiero crear aquí una lista de cabronerías que Señorita X me dijo que de seguro una cabrona como su novia, mujer, amante, corteja o puta de turno le habrá dicho y le ha apretado los huevos de seguro.

  1. “¿Usaste el jabón de la ducha?” No puñeta, me bañe con pétalos de rosas y por eso huelo tan rico.
  2. “Tus tenis apestan bien cabrón” Coño, los tenía bajo mis pies. A pinito no iba a oler.
  3. “¿Tu me estás diciendo embustera?” Puñeta muja, que piense distinto a ti no significa que te diga embustera, coño.
  4. “Recoge la ropa” ¿Podrías esperar a que chiche primero, mija?
  5. “¿Ya hiciste tu trabajo de la universidad? Siempre lo haces tarde…” Tengo 4 puntos en mi Doctorado. No necesito ese tipo de regaño.
  6. “¿Comiendo eso? Así no puedes pensar en rebajar.” Cuando me meto un Whopper Triple Carne a las 12 PM esmayao’ lo menos que pienso es en mi salud.
  7. “No me abras la puerta del carro y aranca a prenderlo” Cortesía y caballerosidad pal’ carajo. Luego se queja el día que no se la abro.
  8. “Me incan los pelitos de tu cara cuando me besas 😦 ” Yo no se de qué bicho ella habla, tengo mierda en el rostro. Creo que se confunde de macho.
  9. “No apagues el abanico. Sin el no puedo dormir”. Mire puñeta, para qué carajo tu quieres un abanico si el cuarto está más frío que la sonrisa de Miguel Cotto.
  10. “¿Te llevaste la toalla? Llévate la que es. No me gusta que cojas la mía”. Cosa que más me encabrone que eso. Es solo un pedazo de tela para secarte. Coño es una toalla. Dame la tuya y que se joda, es lo mismo.
  11. “Recuerden limpiar todos los platos y ponerlos a fregar. No se limpian solos (mirando a uno)”. ¿Pero qué carajo es esto, puñeta. La Santa Inquisición auspiciada por las Ollas Lifetime?
  12. “Tu carro parece un vertedero municipal, ¿cuándo puñeta piensas recogerlo?”Mire mi hermano, lo recojo cuando me salga del forro del webo. Es mi auto, mi responsabilidad, mi vertedero. Si me gusta vivir como Cochino Basurón es MI VIDA. ¡Respéta mujer!

Les digo, esto está cabrón. Es una mujer que te jeringa hasta por el más mínimo detalle. Siempre viendo, observando todos tus movimientos para buscar la forma de sacarte de tu casillas. Busca buyas, problemas, quiere llevarte la contraria. No hace falta de que te coja con una chilla o algo así. De verdad, no vale la pena. Te jode como si tuvieras una. Es como que un esfuerzo sobrehumano a verte encabronado. ¿Por qué ella lo hace de esa manera? No tengo ni puta idea. Quizás es que la jodieron en toda una vida y ahora ve a su amigo inexistente, Merdócrata como aquel ser por las cuales desquitare…

O quizás no. Quizás es una mujer que simplemente es precavida con lo que tiene. No quiere que nada se le joda pues quiere que ese hombre que tiene, así sea tan pero que tan imperfecto como yo sea alguien especial en su vida. Lo cuida mucho, tan mucho que puede encabronar a veces, pero que te cuida mucho aún así. Toda una personita especial.

Yo de ella personalmente no me quejo mucho sobre sus tratos. A pesar de ser una trolera de a conveniencia es a menos una mujer que quiere, mima, se deja querer. Es de esas mujeres que se ganan el corazón de uno. Como cuando tienes un cachorro que te come las tenis y te los hace miera y cuando le vas a dar con el periódico te pone esos ojitos de cabrito degollado que te serena al instante. Te da paz. Eso es lo que pasó con Señorita X. Una hembra que está dispuesta a ganar siempre y como mucho empatar, pero perder jamás.

¿Pero saben una cosa? Hay algo en esa mujer que me atrae. El aspecto de que no sea una mujer sumisa y que siempre está constantemente jodiendo por lo que cree y que se va hasta de culo con su línea de pensamiento me atrae. Porque no hay nada más charro que andar con una mujer que te diga si, si , si a todo lo que digas solo por el mero hecho de que seas tu. Una mujer que te dé el culo de la primera sin poner un poquito de resistencia ni nada. A mí me gusta que se me pongan brabuconas. Cabronas. Bichas. Que se den a respetar. Esa es la mujer que sabe como reaccionar en momentos difíciles y que estás seguro que no importa donde esté le partirá la crisma al primer welebicho que se quiera zafar con ella. Yo por eso agradezco a la vida por haber conocido a Señorita X. No hay necesidad de cambiarla. ¡No está defectuosa! Y puede que tenga una relación cuasi-masoquista co ella… ¡Pero me encanta! ¡Me llena!

Nada como meter pinga con una mujer que tiene el control. Una mujer que sepa ponerse en su sitio. Porque no hay nada más saludable en una relación que jugar seualmente a que yo la estoy violando y ue ella trata de defenderse de mi trapo de pinga. Eso, mis amigos, es algo que me llena. Es algo que me dice que mi chica, indirectamente, me ama. No me lo dice porque le estoy dando de la que envicia y no de la que enchula. Porque ella aún posee un pedazo de corazón dentro de esa maraña de orgullo, cabronería y jodedera.

Yo voy a tí, Señorita X. 

Te odio pero te amo

Elvis El Conejo Diabólico

Conocí a una amiga y esta amiga tenía unas fantasías locas de tener consigo unos animlitos especial. Ella me hablaba de que quería un burrito, una llama y una cucaracha ¡Ah! Pero lo que ella más quería era un conejito. Pero no cualquier tipo de conejito. No, nonono, ella quería un conejo de raza “lion head”. Los conejos lion head son como que normales pero tienen la cabeza pelúa como un león o el bicho mío. Bueno, la cosa es que yo quise en un momento acompañarla a un pet shop y hacerle pasar un momento fenomenal a ella. Tu sabes, quién sabe si con gestos tiernos la llegaba a conquistar y sabrá Dios que más. Llegó el día y fuimos a ese Pet Shop. Uno no muy famoso pero ubicado en el oeste de la isla y nos acercamos al sitio pues corrían rumores de que los famosos conejos lion head habían llegado allí. La chica estaba exitada. Por fin tendría su mascota y yo en mi mente pensando que con un conejo me daba ella su corazón y partes íntimas. Caminamos por toda la tienda en búsqueda de los conejos no sin antes pararnos en las peceras y ver que tan aburrido son los peses, vimos culebras, ratones y cuanta mierda hay pero lamentablemente no vimos el paradero de los lion head. Ella se puso triste y si ella se pone triste entonces yo me pongo peor porque entonces se me jode el guiso con la grilla.  Fue entonces cuando divisé este bello conejo de la foto que les mostraré  continuación:

Era un conejo verdaderamente hermoso. Cabello gris, negro y blanco y unas orejotas cabronamente largas. La chica se desvivió al verlo me dijo que lo quería. Lo compramos. Ella se llevo su jaulita color violeta y pendejerías para el conejo. Esa mujer estaba tan felíz… Tanto así que cuando nos fuimos del lugar ella se despidió de mi no sin antes soltar a Elvis (así nombro al susodicho animal) dentro de su carro y conducir a su casa con el conejo en la falda sin importarle si el cabrón conejo se le meaba o cagaba encima. Su amor hacia ese animal iba más allá a los orines y la mierda. Esta mujer amaba ese animal. Su familia estaba llena de felicidad y no era para menos. Ellos son amantes de las mascotas y un nuevo miembro de la familia estaba por llegar y ser la sensación de la casa.  Yo estaba muy seguro de eso. Y efectivamente eso fue lo que pasó. Por teléfono ella me llamaba y me decía cómo es que Elvis había sido todo un querendón. Los nenes lo adoraban, su madre lo apapachaba, ella lo cargaba de allá para acá y de acá para allá. Era un amor cuadrúpedo.

Pasó el tiempo y nos volvimos pareja y llegué a quedarme en su hogar varias veces. La pasaba chilin, chilin… bueno no les voy a menir. Hubo algo que me incomodaba. Era la existencia de un canino llamado Chowder. Chowder es arameo para “perro infernal”. Ese perro estaba más que cabrón. Ese perro jamás me quiso con cariño. Recuerdo que cuando pise la casa de mi amiga por primera vez ese perro quería comerme. ¿Era un pitbull? ¿Un Dogo Argentino? Cojones, era un maltese. Pero este maltese me jodía a mi personalmente y se ponía como un puto león. El perro estaba cabrón. Su primera muestra de cariño fue morderme un dedo el muy hijo de puta. Chowder no me simpatizó. El era un perro dos caras. A fuego con todo el mundo, ah, pero si Merdócrata anda de cerca pues me jodía porque comenzaba el caos. Ladraba feo con cojones. Era una mezcla de ladrido con chillido. Algo así como un “Ááá….áááa….ááááa…á..Á”. Me inchaba los webos.

Un día mi amiga se va a trabajar y me deja a mi a cargo de su perro. Me dice que lo deje suelto dentro de la casa porque de esa manera no me ladraba y era más simpaticón conmigo. Tenían que conocer ese perro. Suelto venía a lamerme las manos y era tierno si es que ella estaba cerca, rápido que daba la espalda se ponía cabrón conmigo. Me mordió en tantas ocasiones, puñeta dios, estaba cabrón. Pues nada, yo le dije a mi chica que no había problema que se lo cuidaba en lo que ella llegaba. Lo primero que hizo al soltarlo y ella irse al trabajo fue correr como demente y comenzar a tumbar cosas dentro de la casa. Tenía déficit de atención con hiperactividad; súmele que tenía problemas incontinencia urinaria. En una estaba yo corretiándolo por la casa porque acababa de meterse en el baño y se había robado un poco de papel de limpiarse el culo. Corrí como demente y el se me escondía hasta que de momento mi pié patinó en uno de sus charquitos de meau caí de espaldas y me di con la mesa de la cocina fuertemente en la nuca.

Pierdo el conocimiento…

Me levanto y estoy acostado en la cama de mi jeva. ¿Cómo carajo llego ahí? No tengo ni puta idea los juro. Solo les puedo decir que lo que pasó después de eso ha sido una de las cosas más absurdas que he vivido en mi existencia.

“¡Levantate  cabrón!”, me dijo la voz. Mire a mi lado y estaba Elvis al lado de la cama. “¡¿Quién carajo es?!” dije yo y el conejo me dijo “Soy yo welebicho”, tu sabes socio lo que hice, ¿verdad? Se me salió toda la mierda del intestino. Sorprendido, asustado, me quedé en shock mientras esuchaba a Elvis hablarme: “Te caíste como un pendejo tuve que subirte aquí a la cama. Oh Merdo, nececito un amigo.”, me dijo el conejito con sus orejitas caídas, “no puedo más con esta familia en especial con mi ama. Estos humanos están cabrones. Yo me la paso todo el dia comiendo mierda en mi jaulita (literalmente) y ella no me quiere dejar salir afuera porque dice que Elvis es un comelón. Porque Elvis se la pasa jodiendo las paredes y haciendo “fofi” por todos lados. Me duele de parte de ella. Porque el muy cabrón de Chowder se mea en todos lados y yo, que a penas cago bolitas me regañan o sea, jelou, ¿Cuál es el show de mi ama? Me tiene bien encojonau, puñeta. Yo no soporto mi vida…”

El conejito se sinceró y se me trepó en mi pecho pelú y comienza a hablarme:

“Merdócrata yo se que tu eres un cabrón y mereses que tu mujer te pegue cuernos y tus blogs son una mierda, pero eres la única persona real con quien puedo sacarme esto de encima. Chacho, te digo. Todo empezó mal desde el día uno. Soy una chica. Tengo criquita. ¿Me ves bicho? No, ¿Por qué? Porque soy nena, Merdócrata. Desde el día uno esta… cabr…. desquiciada me hace llamar Elvis. You know, Elvis, es como si tu Merdócrata te hicieras llamar Angie Rivera o un nombre así de mierda. Tu sabes, nada cool. Me gusta ser femenina. Me encabrono, me faltó el respeto. Luego la muy dick me da de comer unas mierdas ahí que son como unos palitos verdes. ¿Qué mierda es esa? ¿Dónde está el arroz blanco, las patitas de cerdo, la cerveza? jaja, dije cerveza? Ay Merdo, si yo lo que hago es tomar agua de un envase plástico y yo tengo que pasarla la lengua a un pinguito de metal ahí para que me suelte unas gotitas. Cualquier cabrón se muere de sed. Ustedes par de cabrones se ajuman en las madrugadas y se dedican a chichar y a tirarse peos. ¿Yo? Yo solo tengo que quedarme aquí solitario, moviendo mi naricita y ver a ese puto pez Tofu hacer un carajo. Yo… yo no quiero ser como Tofu… Yo quiero vivir. Quiero salir. Quiero ser libre. Merdo, por favor… haz… haz algo…”

Las palabras del animalito me cautivaron y su silencio fue automático rápido que Chowder entró al cuarto y se acercó al conejo.

“Merdo… a…yu…da…me… 😥  ”

Mi corazón no pudo más, agarré a Elvis fuertemente, patié el puto perro y me lancé por la ventana del cuarto. Se le olvidó que esas ventanas son Miami. Me dolió, me cagué en D##s, y corrí, corrí rápido rápido rapidísimo. Con lágrimas en mis ojos de pena y una sonrisa tímida, Elvis se acurrucaba en mis brazos mientras yo, monte adentro me adentraba. Sentí la necesidad de amar. Supe por primera vez la importancia de salvar un animal. Quise darle la experiencia única de ser libre, de poder vivir. Quise que su mundo tuviera un sentido. Mi corazón se ponía blandito y mis pulmones a penas bombeaban aire. El corazón se me quería salir de la boca.  Bajo por la maleza, cruzo una carretera y no me percato que un hijo de mil putas conduce borracho. No me divisa y me da un cantazo bien cabrón yo soy arrastrado por la brea y Elvis vuela por los aires.

A penas mierda puedo recordar, solo veo sangre en mis manos, las patrullas de la policía y un agente de la Defensa Civil… una carita puedo divisar al otro lado del camino. Es el cabrón de Elvis que se escondía en unos escombros que hacían en la orillita. El público aparece en la escena. Me ven cagao, meao y adolorido. Entre ellos hay un niñito blanquito, pelú y cabello ricito. Recoge a mi buen amigo Elvis, y es entonces cuando del paradero de mi compañero de viaje y fatídicas aventuras no vuelvo a saber.

Ya han pasado 7 meses de este suceso. Me recuperé de mis heridas, mi relación con mi amiga ha estado bastante aceptable y Chowder sigue siendo el mismo hijo de perra que siempre fue. Pero cada vez que llevo a mi pareja a trabajar siempre me detengo en el mismo lugar donde perdí de vista a mi amigo Elvis. Apago el carro, me siento sobre el bonete y miro hacia el cielo rogándole a los cielos que en algún lugar  mi poco comprendido amigo haya conocido la alegría eterna.

“¿Dónde estás querido amigo? ¿Me escuchas?” – Grito a los vientos – “¡Quiero que seas feliz!”

Cierro mis ojos, escucho el silencio. Imagino… Imagino que en algún lugar de este mundo sus orejitas se paran y me responde mi conejito:

"Gracias Merdo... Ya soy feliz"

Te quiero Elvis

La Tercera Guerra Mundial & La Homosexualidad

 

El Escarabajo, bellaco malo, desempleado e intelectual cuando se lo propone acaba de redactar, luego de meses de ausencia un artículo para el blog. Desidió hacer un escrito sobre homosexuales. ¿Por qué? Ni puta idea. Me manda un mensaje a mi correo electrónico con un archivo adjunto de su foto con speeedos, el pecho pelú y bañado en baby oil y me dice que publique esto o me somete. Yo le tengo miedo so que aquí el escrito de mi buen amigo, El Esccarabajo. ¡Qué disfruten!

 

Por: El Escarabajo (Para Merdócrata)

Recientemente he visto enlaces y artículos, en los muros de algunas mis amistades en Facebook, sobre la posible “Tercera Guerra Mundial”. Lo más que estos artículos y noticias resaltan es la alianza entre Rusia, Irán y China. En otras palabras: los que van a ser nuestros “enemigos”. Al leer todas estas especulaciones y rumores de guerras me puse a pensar muchas cosas. Entre todas las cosas que pensé quisiera compartir esta con ustedes.

Hace unos meses los homosexuales y personas que defienden los derechos de estos estaban celebrando que el Ejército de los Estados Unidos acepta candidatos que sean abiertamente gays y lesbianas. Esta celebración se debe a que los homosexuales han sido discriminados por mucho tiempo en las fuerzas armadas norteamericanas. Según personas mayores norteamericanas me han contado, discrimen en contra de los gays llegó a un nivel tan ridículo, que si el servicio selectivo durante la guerra de Vietnam en la década de los sesenta y setenta, convocaba a una persona para ir a la guerra y esta persona iba a donde un medico para que “probara” y “certificara” (hasta el día de hoy no entiendo como hacían esto) que era homosexual, pues se salvaba de ir a la guerra.

En el 1917 los norteamericanos concedieron, con la Ley Jones, la ciudadanía estadounidense a los habitantes de Puerto Rico. Muchos pensaran que esto fue un acto de generosidad, pero no fue así. La razón de esto fue que los Estados Unidos tenían planificado, en ese mismo año, participar de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y necesitaban carne de cañón para una guerra de esa magnitud. Dando la ciudadanía norteamericana a los puertorriqueños, hacían legal y legitimo el llevarse a la gente de Puerto Rico para la guerra.

Hasta la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) los afroamericanos fueron una minoría en el Ejército de los Estados Unidos que operaba generalmente en pequeñas unidades segregadas racialmente sin los mismos beneficios y derechos que los soldados blancos tenían. En el 1948 el presidente Harry S. Truman, terrorista responsable de lanzar las bombas atómicas en Japón, eliminó la segregación racial en las fuerzas armadas norteamericanas. Esto tampoco fue un acto de amor y generosidad de parte de Washington. A los pocos meses de eliminar la segregación racial en las fuerzas armadas, los Estados Unidos estaban de lleno metidos en la guerra de Corea y pocos años más tarde en Vietnam. Los afroamericanos se unieron oficialmente a los puertorriqueños a ser carne de cañón.

 

El que las personas abiertamente homosexuales puedan ser admitidas a las fuerzas armadas norteamericanas es un gran logro para la igualdad de los derechos de los homosexuales pero tampoco es algo que se debe celebrar con bombos y platillos. Si nos dejamos llevar por la política de las fuerzas armadas norteamericanas, cuando acepta alguna minoría, estos tiñen de sangre a esa minoría o comunidad que acaban de aceptar oficialmente. Ante los rumores de guerra o “Tercera Guerra Mundial” me preocupo por los hermanos y hermanas homosexuales ya que no deseo que experimenten lo que el pueblo puertorriqueño y la comunidad afroamericana ha tenido que vivir por tener que ser parte de guerras que no nos pertenecen. 

 

 

Entierra mi corazón en Cayey

Cuando eres Merdócrata Bloguero la vida te pega duro. Hay muchas personas que tienen ciertas expectativas sobre ti. Que tienes el bicho enorme, que eres todo un lindín, que comiendo culo eres un campeón y que roncas de ser el sujeto más apasionado del mundo. Expectativas difícil de llenar por parte de un sujeto que tiene mierda por rostro y una personalidad hiper-bellaca. Lo sé. Soy así. Soy un sujeto que despido no solo fuertes olores a pañal cagao’ sino que proyecto ser un hombre que está por encima a los de mis pares. Porque soy un bellaco profesional. Porque llevo cerca de casi 3 décadas de puras experiencias sexuales baqueadas de un sendo bicho que es gloria de mi anatomía. Porque lo que Dios no me dio en rostro me lo dio en pinga. Tengo ese balance entre desagradable y divertido; amigable y prohibido que muchas mujeres no desearían experimentar pero que igual optan por probar. Soy un morbo ambulante. Lo que no desean de un hombre lo encuentran en mí y aún así me aceptan, me quieren y en caso peligroso, hasta se atreven a amar.

Pero no siempre es así. Existen esas mujeres arcanas, que no son tan pendejas como muchos hombres creen, que simplemente te aceptan, te quieren y te adoran pero a su vez saben cómo tenerte al margen. No es como tirar una raya y tener un límite hacia el trato de la persona. No, para nada. Es algo así como que saben de lo que cogeas. Te psicoanalizan sin necesidad de ser psiquiatra, no comprenden el por qué eres como eres pero aún así se atreven a dar la milla extra y hasta te pueden dar cariño. Cariño que no le darías a todo el mundo pero a un ser como tu, sí. Te apapacha, te mima, te desea. Sabe que aunque eres un mierda de ser humano tienes un corazón que late, que ruge cuando ella está cerca, que palpita cuando puedes oler su aroma.

Es una mujer que no sabes ni tan siquiera comprender. Es un ser humano que puede contigo. Puede con tu empuje. Es una mujer rara. Si, porque todo lo que pensaste jamás buscar en una mujer ella lo tiene. Es única, es especial, es divertida, hermosa, claro todo a su manera. Tienes unos estándares nuevos para poder enamorarte y quererla. Si te gustaban rubias, ahora te gusta con el cabello azul; te gustaban trigueñitas ahora te gustan blanquitas; si te gustaban tranquilitas ahora te gustan come fuego. Cambiaste de gustos. Cambiaste mi forma de sentir, de saborear, de degustar. ¡En hora buena! Ampliaste mi visión, reformaste mi mente.

Eres la mujer que tomó al Merdócrata de los huevos y le dijo “Aprende a querer”, quizás no con tu boca, pero el amor siempre ha sido y por siempre será algo abstracto. Hay tantas formas de decir las cosas sin decir una palabra. Un gesto, una caricia, una mirada. Mierda, es tener muchas lenguas y muchas palabras, las que uso para lamer tu cuerpo, las que uso para poder piropearte. Porque el lenguaje del amor es universal, y hasta un “tremendo ser humano” como yo lo puede puede experimentar.

Cambié, bueno, quizás no cambié, digamos que demostré otro tipo de cualidades que me abstuve a mostrar. El Merdócrata que ven en las redes sociales se enchalinaba, vestía de cuero, se ponía corbata, se veía genial, espléndido. Era un hombre entre hombres. Siempre igual de puerco. Un carro hecho mierda, suciedad dentro del él pero siempre caballeroso, siempre educado y esmerado de que a su chica no le faltara un mínimo de cortesía. No de la cortesía habitual de la que tengo a muchos de ustedes acostumbrados. La cortesía del cafre, del parcelero, no nono, para nada. Esto era cortesía de la genuina. ¡Ah de la verdadera!

Los placeres carnales estaban ahí, lector. No seré el mejor demostrando afecto, pero mierda, si que tengo sentimientos. A esa mujer la tenía guindá del corazón. Pienso en ella y aún siento el tun-tun, tun-tun que palpita en mi corazón. Era tan fenomenal. Un cuerpo divino. Una personalidad encantadora. Me gustaba todo en ella. Ella era la mujer que merecía tener el gusto de tener, y joder, quién sabe si afincarme.

Pero mi verdadera personalidad no dio el aguante. Ella se sintió deseada pero jamás querida. Fallé en demostrarle qué tan genuino era mi amor hacia ella, porque sí, el amigo “Merdo'” tiene sentimientos, y hasta hace poco más de unas horas me revienta en la cara uno de los momentos más chocantes y bochornosos de su vida. Merdócrata, el hombre que más jode, más tripea, el más que come yonyi en las casi 100 por 35 que compone la nación borincana y Rey de la Copro-Lectura ha caído.

El hombre de los mil amores y de las mil y una decepciones destruido, hecho añicos por una mujer. ¡Oh pero no cualquier cualquier mujer! Sino de tremenda mujer. Si por alguien tuviera que caer ten por seguro que fue “cool” caer por ella. Si, lo digo, que se joda. Touché. La karma es bien puta y le toca a cualquiera. ¿Saben por qué? Porque los que vagamos en este pozo séptico al que le llamamos vida estamos expuestos a joder y ser jodidos. Yo aprendí a joder y hoy me jodieron.

La vida le golpeó duro a Merdócrata. Merdócrata quiso, Merdócrata obtuvo lo que merece. Love & Hate. Fallé.

Sí, así como lo leen. Cayó Merdócrata.

Pero no es el final de mí. Cada pensamiento obseno, vago, disparatado, sucio y cochambroso que refleje al boricua de este miserable país me alentará a seguir pa’ lante. Reformarme. Soy cuerpo y soy espíritu. Porque demostraré de nuevo al mundo que sEnoy “Larger Than Life!”, ‘más grande que el amor, que la puta vida.

Cayeyana, a ti, mi último beso de amor (k).

Los caídos te saludamos.

Soy amo de mi Destino. Soy amo de la Mierda.