Archivo de la etiqueta: beber

El Viejo San Juan: Turismo rompe culo

Mano, yo no soy una de esas personas que se la pasa en El Viejo San Juan. No sé. No me llama mucho la atención. No es porque no me gusta su historia ni sus alrededores. Para nada. Es el mero hecho que no me gusta mucho estar caminando mucho por lugares poblado de mucha gente. Me siento apretado y fino como peo de culebra. A esos casos respondo a un jangueo más pueblerino, ya tu sabes, a las barras de señores mayores donde recordar los viejos tiempos que “siempre son buenos” y hablar sobre el asesinato del niño Lorenzo y por qué García Padilla es o no es un cabrón mientras sientes el cantazo a Winston y perfume barato de Dakkar Noir. Pero la juventud llama a uno y yo, que no soy un teenager, a veces quiero presumir de que todavía aguanta una Calle San Sebastián o una caminata por El Paseo de La Princesa sin que se me salga un peo. Es por eso que me pasó por la mente darme una oportunidad y darle una visita a la capital de mi perdido país, Puerto Rico, San Juan, en especial a ese rincón turístico el cual llamamos El Viejo San Juan.

calleviejosj

San Juan. ¿Qué se puede decir de él que no lo sepamos nosotros? Un lugar de múltiples localidades donde el turista puede disfrutar de decenas de lugares de alto nivel cultural pero también de un alto nivel adquisitivo.

Yo no sé, en particular cómo es que en Puerto Rico tenemos una idea errónea donde pensamos que mientras más caro es el lugar más fino es. Miren, cabrones, podrá ser que sea más fino, pero no necesariamente se puede decir que se pasa cabrón y ésto que les voy a contar me pasó por cabrón, por huelebicho y masoquista pero me voy de culo que fue un mensaje del Divino Creador para recordarme el por qué no iba al Viejo San Juan para noches de jangueo intenso.

Les explico. Hace unas 2 semanas atrás tenía de visita en mi apartamento la visita de una amiga de años. Una amiga que vivió la vida al máximo. Que sabe lo que es joder y pasarla cabrón a lo Old Fashion. Jodedora desde los tiempos de En Casa con Juanma y Wiwi, tu sabes, que ha corrido mundo ya. Pero ella era de éstas personas que, al igual que yo, cuando querían calle, preferían la compañía de gente triste y despechada en un bar donde todavía se forran las paredes del baño con las mujeres del Bombón de Primera Hora en una jarda del pueblo olvidado por Job (Cayey) que irse al área metro.

Pero yo la convencí. Quise ser cabrón. Le dije que teníamos que salir de la misma mierda. Que teníamos que ir a El Viejo San Juan. Ella no se inmuto a aceptar. Seguramente compartía conmigo la idea de salir de lo cotidiano y pues, como yo también fui tan insistente, pues, no sé si fue por cortesía o por que no jodiéramos más, así que nos pusimos nuestras mejores ropas y nos fuimos a la ciudad capitalina y fue allí, en ese momento cuando vi por qué carajo es prohibitivo janguear allí.

Primero que todo, buscar estacionamiento es un bicho. Es un bicho porque esa ciudad jamás fue diseñada para automóviles por ende que todo carro queda pillado y para estacionarlo en una esquina de una acera (cosa que no hago así sea en una pista de aviones) yo soy un come mierda para eso, me siento obligado a meter el carro en un estacionamiento de esos multipisos. Es por eso que prefiero el Doña Fela.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pues ese día estaba putamente lleno. Estuve 25 minutos vagando en el carro chequeando dónde carajo lo dejaba. Estando a punto de resignarme y regresar al Reino de Bayamón de regreso me dio por pasar de nuevo al Estacionamiento Doña Fela y pude estacionarme. ¡Por fin podía comenzar mi aventura de jangueo!

nosoyverdeNada, saliendo del estacionamiento pasamos por las diversas tiendas que ofrece El Viejo San Juan. Mano, a mí me da pena decir ésto porque a mí me gusta respaldar lo que es nuestro, pero puñeta, El Viejo San Juan es como un China Town. Coño, de 5 tiendas que podía entrar a ver de ropa, accesorios y chucherías, 4 tenían mínimo el cabrón coquí verde, camisetas que puedes encontrar en Barbados o San Martín con un negro jamaiquino fumando un blunt, y mierdas alusivas a piratas entre otras cosas más. Los llaveritos que dicen Puerto Rico que atrás dicen “hecho en Perú” y cosas que un boricua y cualquier persona que haya pisado mínimo un Canton Mall por accidente sabe que todo lo que ves es fake y a unos precios bien hijo de puta. Lo que ves en una de esas tiendas se repite en las otras tiendas de alrededor.

pizzamierda

 

Anyway, luego nos picó el hambre y me pasó por la mente invitar a mi amiga a comer y yo, como soy un cheap ass motherfucker la invité a comernos una pizzita de esas que venden cerquita de El Paseo de La Princesa donde se para cerca guagüitas de comestibles, piraguas y otras jodiendas más. Mano, $5 dólares por 2 minúsculos trapos de pizzas que te juro por el culo que me cagó y me dio vida que era la pizza más mierda que he comido en mi vida. Loco, te digo, las pizzas Totino’s que venden a peso y pico en Amigo sabían superior y tienen un aspecto sumamente mejor a ese cartón con queso y peperoni que nos comimos. ¡Ojo! Eso no incluye el refresco.

image2

Ya que estaba en El Viejo San Juan pensé que más podría pasar mal. Mi gente, luego de caminar por todo El Paseo de La Princesa y llegar hasta la Puerta de San Juan enfrentándome a la peste a orín rancio que dejan los borrachos locales e internacionales decidimos que ya era hora de darnos una cervecita, pues coño, nos la merecemos. Subimos y caminamos como Forrest Gump luego de un mental breakdown y decidimos si entrar a una u otro local. Uno de los locales estaba lleno y eso a mí como que no me motivaba pues la verdad es que estaba lleno de muchachería y no sé, los ambientes llenos jamás han sido mi fuerte pues los considero pesados en especial cuando tengo a una invitada enchapada a la antigua. Así que pues, decidí entrar a una barra que se veía medio vacío a ese hora (picando las 7:00 PM) llamada Ostra Cosa. Es aquí donde comienza mi terror.

image3

Tiro el nombre porque me importa un bicho. Ostra Cosa. Ostra Cosa en El Viejo San Juan es sin lugar a dudas el motivo de éste post. Puñeta sí, porque lo que les voy a contar llora en los ojos del Niñito Jesús. Ostra Cosa es una barra/restaurante que creo que no saben si están localizados en El Viejo San Juan o en el puto Dubai porque puñeta jamás me he sentido tan asaltado en mi vida. Pues como ustedes, mi panita y yo queríamos darnos unas cervecitas mínimo para recuperar energías tras caminar esa longa en el Paseo de La Princesa y pues, parte de la dinámica de salir era pues, darnos alguito por cuestión de decir que nos dimos alguito en un lugar que no era lo mismo de siempre y miren que si que tenía razón con eso de que era “un lugar diferente”. ¿Ustedes podrían creerme que 4 cervezas Medalla me salieron en $20 dólares? Sí, como lo acaban de leer 4 Medallas por $20 dólares. Me cago en Dios.  Jamás en la vida me he sentido tan fuckingmente asaltado. Chacho, con $20 me compraba una cajita de Medallas y me las llevaba a casa. ¿Y saben lo más cabrón? Que yo tenía una cajita en mi puta casa. Gracias a Dios o al Diablo que no me pasó por la mente comprar Heineken en ese momento o que me pagara 5 rondas de cervezas porque sino tendría que sacar $100 toletes. Y eso que estaba pendiente a una picadera que se trajo el bartender a la barra. Que bueno que no fui tan babilloso de pedirlo. Tanto fue la impresión que dio mi rostro que hasta el mismísimo bartender me miró y me dijo que comprendía mi sorpresa, corage, ira y decepción. Que tanto era así que ni el mismo recomendaba beber allí. Hasta me dio el nombre de otra barra con un Happy Hour bien bellaco. La verdad es que enganché los guantes. El daño ya estaba hecho. Me cago en la madre.

Tanto fue la impresión que causó esa mierda en nosotros que decidimos irnos a la puta de allí, directamente al Estacionamiento Doña Fela donde de camino a Bayamón hablamos sobre cómo ése día tuve una de las experiencias más bicho de mi vida. Cada 20 segundos de conversación salía a relucir por mi boca cómo fui asaltado, apuñalado con un cuchillo de carne por el centro del roto del culo de forma simbólica (y con las bolas también) por Ostra Cosa del Viejo San Juan. Tanto fue mi impresión  juré o pisar El Viejo San Juan, al menos no en calidad de jangueo. ¿Sabes por qué? Porque janguear cuesta un bicho allá.

Entonces ahora me pregunto por qué en Puerto Rico todavía la gente se cuestiona cómo es que hay un bajón en el turismo que nos visita. Puñeta, es obvio por qué. Porque estamos convencidos que más caro es igual a que es mejor y la verdad está muy lejos de la realidad. Por eso es que el turista no le gusta gastar como Dios manda aquí. Porque lo que tenemos aquí en la isla es un montón de mercaderes y farsantes de cartón que quieren coger al que no conoce de pendejo con sus sapitos color verde y mierdas así.

Coño, la República Dominicana se ha esforzado más y más en darle a sus visitantes una vida cómoda y de excelencia.Que se sientan cómodos y siempre buscando la felicidad en cada rincón que pasen tanto dentro como fuera del hotel. Los dominicanos están años luz frente a nosotros en el turismo. Ahora con la apertura próxima de Cuba y salida del bloqueo creo que tanto ha jodido a nuestro hermano país, el fururo inmediato del turismo en la isla está en veremos. ¿So que qué aremos? ¿Que nos importe un bicho y seguir pagando os $5 pesos por cerveza o nos ponemos pa’ nuestro número? Ostra Cosa, cágate en tu madre y mámenme mi diminuto bicho indignado. A mí me cogen 1 vez pero no 2.

Jarto de odio. Su amigo inexistente;

-Merdócrata Bloguero.

Jangueo Intenso con Avelino

Diablo mi gente no se si ustedes los había pero supongo que no porque obviamente no he hablado de ésto nunca pero yo soy una persona de costumbres y una de las costumbres mas bellas que tengo es que por cualquier motivo yo creo una celebración. Desde mi primera casqueta, hasta el cumpleaños de mi rompimiento con La Mujer Caballo. Cualquier cosa es justa para poder comprar una cajita de cervezas y buscar la excusa perfecta para coger una juma. Ésta vez pues me tocó el motivo de celebrar un año más dentro de mi apartamento. Un apartamento que no es que sea lujoso ni mucho menos pues toda la mierda que he decorado aquí las he comprado en All Ways 99 de Caguas y la comida de aquí no pasa de sopitas Ramen de 49 centavos, y cuando quiero darme una comidita más fina me como unas sopitas Ramen… de vaso, de 59 centavos; pero igual es un lugar especial para mí. Es un apartamento donde he vivido muchos momentos inolvidables. Momentos donde que si las paredes hablaran podría recordar tantos hermosas escenas vividos en éste cantazo de ratonera el cual tengo el placer de decirle hogar.

Anyway, la cosa es que ayer me di a la tarea, luego de negociar los chavos de la Tarjeta de La Familia la Tarjeta Violeta con un pana pinchero, de comprar unos drinks especiales porque era el día de rendirle tributo al lugar donde he hechado mis más celebres polvos, donde mi pene pernocta y la mujer de turno yace inconsciente cuestionándose qué carajo hace con éste ser de cabeza de mierda y mastodóntica pinga. Fui a Amigo de Palacios en Bayamón (mejor pueblo del mundo por más mierda que hablen) y me puse a irme de góndola en góndola buscando las bebidas de gente grande y vi de todo: José Cuervo, Babardi, Black Label, uff bebidas “fuertes” de esas de chamaquitos que frontean que beben. Yo soy ya un señor mayor y mi cuerpo no está para esa mariconería de juventud. Así que busque algo que le diera sentido a la ocasión. Era un día especial. Quería pasarla cabrón y joderme bebiendo como un campeón. Quedar inconciente y no arrepentirme un bicho de lo que hice, así que hice la elección perfecta…

smirnoffapple

Compré Smirnoff de Manzanita Verde, YES!!!

La noche es joven y yo, tu sabes como soy yo. Yo bebo y me descontrolo. Se donde me tomo la primera botella pero la última se me olvida. Pero igual estaré en mi casa so que no tendré que portarme bien en la carretera ni me meteré en líos en peleas de gasolineras Puma. Solo su amigo inexistente, Merdócrata, mis birras y mi apartamento. Recordando momentos especiales hasta que la última botella de fuerte alcohol caiga de mis manos y quede dormido en los brazos de morfeo.

Llego a casa y puse las Smirnoff Apple a enfriar en una neverita de “fóm” (también comprada en Amigo) porque para momentos especiales yo no escatimo en gastos para que la velada sea especial, me olvidé de la nevera que gracias a los voltajes ya yo no sé lo que es comerse una carne sin riesgo a contraer salmonera, y esperé casi 3 horas en lo que se enfriaban las cervezas. Cuando pensé que estaba el momento bien chilling de mis bebidas, abro la neverita y tremenda sorpresa la mía cuando me di de cuenta que no puse el hielo. ¡Qué loquillo!

Voy a la gasolinera Shell donde le hecho de un poco de veneno gasolina a mi carro y me dirijo a comprar 2 bolsitas de hielo a precio que si fuera 1999 te cagarías en Dios y los meto en el baúl de mi carro.  Cuando me dirijo a estartear el carro me encuentro a nada más ni nada menos que a una de las glorias de la década de los noventas. El Dennis Rodman de la televisión y padre de un hijo reggaetonero (él no tiene la culpa) el señor Avelino Muñoz Stevenson.

Empezó una de las conversaciones más importantes de mi vida:

– ¿¡Avelino, quiéres ir a casa a tomar cervezas!

avelino1

-Dale, ok.

El corazón se me quería salir del pecho pero no era para menos. Tenía una celebridad montada en mi carro y el pueblo de Puerto Rico me podía mamar el bicho. Llegamos a casa y chacho ese hombre no salía de su asombro. No es para menos. Seguramente se dio de cuenta de los múltiples retratos que tengo encuadrados con su imagen y cómo aún conservo con sumo cariño mi camiseta con más de una década alusiva a la candidatura de Avelino Gobernador que arrancó el susodicho personaje en su desaparecido programa de TV “Cosas que Pasan… con Avelino” donde aquel que lee ésto y no comprende ni bicho de lo que digo, era una versión criolla de American Funniest Home Videos solo que Bob Saget es un pela bicho al lado de ésta eminencia de los medios, Avelino, con sus ocurrencias y pelo multicolores que lo hacían ver cool y radical.

Pusimos el hielo en la neverita y comenzamos a hablar de cosas de la vida. Yo siempre he considerado a éste caballero como una enciclopedia viviente pues parece que irradia un feeling a como si estuvieras en el papel del nene pendejo que salía leyendo el libro de The Never Ending Story, siempre hambriento por conocer más y más. Le pregunté a Avelino de todo: sobre qué es lo más importante de la vida, que si era temeroso de Dios, quién ganaría en una pelea a muerte entre Roy Brown y El Topo. Temas profundos que definen la humanidad de cada individuo.

Todos estos conocimientos sirvieron como bálsamo para mi mente y espíritu. Unas de las conversaciones más inspiradoras que he tenido el placer como ser “humano/mierda” reside en mi corazón. Las Smirnoff se enfriaron y le dije a Avelino:

-“Ya están las frías”

-¿Qué es eso?, me cuestionó mi ídolo.

-“Smirnoff. Manzanita verde, duh!”, y se la entrego en la mano.

Noté como que algo le pasaba a Avelino porque esa jodienda de tener la cara colorá, los ojos rojos y grandes como los de un personaje de Los Simpsons no me cuadraba.

 avelinopresion

Supongo que no se había tomado las pastillitas de la presión (él es un sujeto, quizás algo mayor, tu sabes) y nada, me volteo para buscarle a mi Dios de la televisión un medicamento en la lacena. Sentía a Avelino muy encojonao’, supongo que era la falta de putas, buenas jevas o música cocola, en el apartamento. Entonces cuando agarro las pastillas de la lacena. ¡PUM! ¡No sé qué carajo pasó! Todo se desvaneció.

brokenapartment

No recuerdo nada de lo que pasó después de ése momento. Solo les puedo decir que temo por la seguridad de Avelino. Los escrines de las ventanas rotas, los muebles con el relleno por fuera, hielo en el piso, botellas rotas, un mensaje escrito en mierda en el espejo del baño que decía “GRACIAS POR NADA” y, aunque ustedes no lo crean, con una botella de Smirnoff Apple metida en éstos mismísimos momentos en el culo.

Aunque tenga el tira peo rajao’ por el medio, he dedicado un tiempo de mi inactividad en el blog para hablarles con alegría y preocupación.

Alegría porque tuve el privilegio de conocer y compartir en persona con una hermosa persona como Avelino Muñoz Stevenson.

Preocupación porque no sé cuando volveré a ver a mi ídolo. El grande. Avelino.

Donde quiera que estés espero que la hayas pasado cabrón. No recuerdo bien lo mucho que nos divertimos Avelino, pero quiero que sepas que en mi subconsciente quede los gratos recuerdos que supongo que pasé contigo. Eso me pasa por no saber beber así como tú. Un hombre de clase.

Ahora si me disculpan, me retiro, que tengo que recoger la casa por si me encuentro en la gasolinera a El Cano Estremera y  cagar la mitad de lo que me queda de una botella.

Los amo en Cristo.

Christmas in Puerto Rico: Puerto Rican Bombing!

Hi there people. How are you? Everything fine in the neighborhood I guess? Yes this is me your invisible and smelly friend Merdócrata. Today is a special day because I want to do something different. Yes. I am going to post something in English because as you know statehood is right in the corner and thank God and Jesus Christ everything is going to progress here in my shitty island. And now, because Christmas is in just two days or something like that, I wish to give you some words of wisdom in English of course.

Here in Puerto Rico we have good beaches, good weather and good ass (of women) but there is something we have that is very important too and that is our music. I believe Puerto Rico is a very musical place and in Christmas music and culture mix to bring us one very distinctive festivity that distinguish us all from everyone in the world. Us, as latinos Americans have a duty to share this thing around the world. That’s the way George Washington will do it. Let’s beging with some songs, should we?

Let’s begin with the filthy song called “El Lechón se coge” singed in Spanish:

That’s so fucked up! Sounds like a satanic ritual, isn’t? Let’s translate it in English.

“The pig you grab it, you kill it and shave it.

The pig you grab it, you kill it and shave it.

You put it in a tube and give it hot.” 

And there is more. There is another one about pigs. This one os about the fate of a pig. Let’s here there original song. Yes, yes I know, Puerto Ricans have to change some “details” if we have to

This pork fascination have affected Puerto Rico’s social culture and you can find pork everywhere: in food menus  in traditions, as you can see, Puerto Rico is full of pigs, even people are pigs.  You can eat their brains with scramble eggs, you can eat their intestines with their blood and rice, just add a little spicy, eat the end of their little legs or “patitas de cerdo” with beans and shit under their foot, and those are just few  examples, because pork is universal. Everything is about pork  everything, everywhere, even in your shit you still find pork.

Arts are a great example of their use, paint brush are made of pork hair. Political status are full of mediocre pigs, our state celebrities are pigs too. Lets just give an example: Baby Rasta, Mexicano, Lubriel, Avelino Muñoz Stevenson y Otto Oppenheimer.

But lets return to the previous Christmas theme.  There are more satanic Christmas rituals linked to pork, music and traditions, listen this Christmas lyrics “Ese Pobre Lechón”

“Ese pobre lechón

Que murió de repente

Con un tajo en la frente

y otro en el corazón

lo metieron al horno

y le metieron el diente

y le metieron el diente 

a ese pobre lechón”

This satanic lyrics in English sound like this

“That poor pig

that died suddenly

with a cut in the forehead

and other in the heart

they put it in the oven,

they take it out hot

and they bite it

and they bite it

to that poor pig”

Apart of that shit I think people in Puerto Rico have a good time singing demonic songs. But the fun is not about saying prayers to the devil. We have things called “bombings”. What the fuck is a bombing? Bomb? Well in Puerto Rico bombs are verses (4 if you know how to make good bombings) that tell a  brief story. But it begins with a little intro song:

“The bomb how good it is!

The rhythm is flowing through my feet through my feet

Black man that out your brown woman

To dance bomb, bomb, Puerto Rican bomb, BOMB!”

Later the selected person need to say his verses.

Here are the more popular ones:

“One day I pass to your house

and I heard a shoot-out

I look to your window

and it was you farting, BOMB!”

“One day I pass to your house

you throw me a scratch disc

and I am not going to give it back

and I am not going to give it back

and I am not going to give it back

and I am not going to give it back”

As you can see Puerto Rican bombs are fun and good for all the family, You just need to be creative, have a couple of friends and live all the fun the experience of Puerto Rican bombs can offer you.

What is Puerto Rico in Christmas? Christmas is the people. All the island is crazy to celebrate this event. No one is safe! And I admit it. We party hard!!!

Bayamón
Las Marías
Canóvanas
Piñones

Let’s be creative. In this short blog, I want to hear all of you showing your Christmas songs and bombings in English of course and share them here in benefit of  all the people in our great nation USA and our good friends from Louisiana  Alabama and other states tat really love us . Let’s show all of them why Puerto Rico does it better. And you know who does it better? Simeón El Bárbaro our must value player in this season. Lets hear this song that unite our Puerto Rican family.

Is time to say good bye. Yes, we need to end this stupid and short blog remember you all the gratitude I have with you guys since the day I begin wrting shit in this blog instead of looking animal porn. From the bottom of my hart thanks. You are very special to me <3. Who I am kidding!? Hope you die forever.

Fuck you;

Merdócrata