Archivo de la etiqueta: bicho

Sportman de cebolla para la polla – Luis Pizza en Bayamón

luispizzaplaceBayamón es un pueblo que se destaca por su gastronomía mierda consistente de mil y un restaurantes de comida rápida en donde ustedes puede acortar su vida según su predilección. Escoja su veneno. Hace unas semanas atrás me dí a la tarea de romper un poco la dieta que tengo pues quiero adelgazar mi mastodóntico bicho y me dí una ronda por todo Bayamón buscando un sitio para entrar en pecado gastronómico. No andaba solo, andaba bien acompañado de una buena jeva y quería complacer de una forma tal que me jartara yo y no se sintiera ella chipi pensando que la llevaba a un sitio mierda pero tampoco quería impresionar demasiado para que ella pensara que era un tipo de torta así que descarté Martin’s BBQ como sitio “barato” e Ichiban como sitio fino y decidí irme por el punto medio. Me lancé a Pizza Hut de Forest Hills, Bayamón.

Pizza Hut es un restaurante de Pizza. Por si no lo sabían. Allí he comido pizza en pasadas ocasiones y pensé que si compraba un surtido y una pizza vegetariana estaba listo para llevar a esa potranca a la cama. Yo entré al establecimiento. Doy los buenos días que no me dieron a mí. Me ubicaron en un asiento al lado de personas con un nene que balbuceaba y gritaba mierda todo el tiempo. La mesera de turno nos hace entrega del “amplio” menú (que de hecho, debería hablar un poco al respecto en otro post) el cual me doy cuenta como que le han macheteado varios ofertas cosa que no me favorecía ni con la jeva, ni a mi bolsillo; y ella, que no es pendeja tampoco me propone buscar otro sitio para saciar nuestra hambre y salir de ese infierno donde tenía a ese welebicho de 4 años gritando y jodiendo y es ahí donde me viene a la mente ir a un restaurante que hace años, pero años largo que no había visitado. Su nombre: Luis Pizza.

Le mercadeo la idea a la chica y ella parece convencida cosa que me da la oportunidad de irme pal’ carajo de Pizza Hut. Que se metan su Stuffed Crust por culo con todo y nene llorón. Prendo el carro y me dirijo a esa bastión de la pizza bayamoneza. ¿Y qué puedo decir? ¿Por dónde arranco? Estacionamiento. Sencillo. Luis Pizza es uno de esos sitios que es una cabronería para estacionarse. Estás obligado a treparte en una acera, robarle el estacionamiento a un negocio o rifar el carro en medio de una isleta para poder bajarte a comer allá y cuenta realmente como con 4 o 5 estacionamiento donde seguramente los primeros dos son del cocinero y el gerente del sitio o sea que te cagaste en tu madre y yo soy de esos conductores comemierdas que no me paro en un sitio si no veo estacionamiento. Así de mamalón soy yo y que se joda. Yo pago el carro no tú. Luego de dar dos vueltas por la avenida me di de cuenta que un cabrón se estaba marchando y rápido aproveché para poder meter el carro ahí como podía porque los otros cabrones que cogieron parking allá se estacionaron todo viroteado. Me cago en la madre. Igual metí el carro como podía. No iba a hacer esperar a la chica y a mí mismo por un foquin hijo de mil putas que no sabe estacionarse como es debido.

Anyway, siguiendo con el blog, me bajo llevo a la chica cogidita de la mano, como todo un caballero abro la puerta y… y… y… ¡allí estaban! Los 1001 espejos que cubre todo el cabrón Luis Pizza. Si no estás familiarizado con el sitio no sabrías si entraste a un motel temático o que realmente estás en una pizzería. Siempre me pregunte si en la noche en ese sitio se chicha en clandestinaje, porque eso es lo que parece ese sitio. Y me imagino una escena de Eyes Wide Shut filmada en ese restaurante. Eso está cabrón. Esos espejos llevan allí desde que tengo uso de razón. Esos espejos si hablaran dirían muchas cosas. En 1994 lance mi aliento a uno y dibujé un bicho con cuernos y me entró la curiosidad por saber si aún existía semejante monumento al bicho hoy, luego de 20 años, pero da la mala pata que nos divisó uno de los empleados (no vi muchos) y el mismo nos procede a sentarnos en una de las mesas que da directo al cristal so que tenía vista al carro (que by the way no me molesta para nada, así se si Baby Rasta o uno de sus esbirros me dan un trambo).

El muchacho nos entrega el menú. Maldigo la hora que no le tomé una foto al menú. Ese menú estaba descojonado a niveles extremos. Parecía que era el mismo menú que me entregaron 20 años atrás cuando dibujé el bicho en el espejo. Gastado, decolorado, tenía la mica enrrollada, lo único que le faltaba era pedazitos de papel de baño impregnados en la mierda esa. Yo no soy un tipo comemierda ni mucho menos pero creo que un restaurante debe de siempre ser precavido con las cosas que le muestra a sus clientes pues soy de los que pienso que si te importa un bicho tu restaurante pues te importará un bicho tu propio cliente. Es lo que pienso, sinceramente. El menú constaba de lo básico la picadera o entremeses, pastas, pizzas con sus ingredientes y tamaños, postres, bebidas, etcétera. Nada que te sorprendieras y que te hiciera decir “diablo, esto debe de ser algo cabrón” ni nada por el estilo.

Total para lo que venía era para comer pizza so que le di pichón a eso y pedí de aperitivo lo que la chica quisiese. Ella me menciona que cogiera algo rico y económico, y se antojó por unos pan con ajo y queso por medio. No lo vi nada mal. De eso tenía un costo accesible y qué carajo, lo pedimos con dos vasos de agua (jamás pidan botellas, el vaso con agua no se puede cobrar). Lo ordenamos y esperamos a que el pan con ajo y queso llegara para ordenar la pizza.

No se ve fancy, pero se deja comer

 

Bueno. Sencillo. No estoy seguro que el pan sea hecho allí mismo, pero qué carajo. Algo positivo. La salsa me la sirvieron caliente y no sacada directa de una nevera. ¿Que si la salsa es de pote o es hecha por ellos? No lo creo, pero igual, en Puerto Rico el 90% de las pizzerías no hacen sus salsas, mierda, lo tienen todo enlatado así que no me quejaré en lo absoluto. Sabía bueno. No me quejo. No es el mejor aperitivo del mundo pero malo no es, eso se los aseguro.

¿Qué tal la pizza? Luego de ordenarlas no tardó mucho en llegar. ¿Y qué les digo? ¡Fenómeno! Es de esas pizzas que uno siempre aspira comer. De esas que tienen tanto queso que halas y halas y halas y los hilitos de queso se vuelven infinitos. Es uno de los placeres que más me da de comer buena pizza. ¿La mía? De cebolla. Amo la cebolla. Se me para la polla. Iba a pedirla con setas incluidas pero no hacía falta porque así, con un ingrediente no más estaba bien ready para comer. Estabas obligado comertela los primeros minutos de traída a la mesa con tenedor y cuchillo porque sino, tenías quemaduras de primer grado en la mano y de no soplar la misma, en el cielo de la boca. Cosa divina.

luizpizza1

La masa es fina  y eso es un plus donde sea porque la pizza de masa gorda es una jodienda que se abastece rápido y siempre puede sobrar pedazos. Yo quiero la experiencia completa. Quiero comermela toda allí mismo como Cristo Nuestro Señor manda, puñeta. Todo bien rico la verdad. El cabrón que las cocina sabe lo que hace. No se veía mantecosa ni nada. Obvio, no era fat-free ni nada obviamente, pero tu sabes cuando el queso de una pizza es una mierda cuando lo que ves es un mantequero chorreando de la misma. La foto no te engaña.

Las porciones son grandes. Cuando esta gente dicen “sportman” hablan en serio. Hay lugares donde cuando pides una “sportman” o pizza grande lo que te sirven es una glorificada pizza que en cualquier guagua de pizza por ahí le dirían mediana seguramente pero aquí estos hijos de puta no creen en Dios. El concepto de lo que es Dios no lo comprenden, solo comprenden una sola cosa y es hacer dinero y conmigo lo lograron. Esa pizza es blasfema.

luispizza2

 

Sabrosa pizza, eso si, te lo sirven encima de una plataforma de metal como si se tratase de un sacrificio humano a tu nombre; algo totalmente tétrico e imponente que se impone entre la conversación que tienes con tu pareja pero qué resuelve con tan solo apartando a un lado continuando así tu tertulia y labia monga, tranquilo.

Que triste que el mesero no se molestó en tratarnos con más cariñito a la mesa sin procurar en brindarnos más bebida para nosotros. Supongo que como eran vasos de agua y no cervezas o refrescos el tipo pensó que no valía la pena atenderme con propiedad. Nada como 1 centavo de propina para cagarle la conciencia a ese cabrón. Pagué, me marché y rogué a Dios no cagarme encima el resto del día.

Ese día no chiché.

En conclusión, puedo decirles que Luis Pizza es un restaurante que funciona si te haces bloqueos mentales y tienes bajos estándares de salubridad. Si eres de esos que son tiquismiquis con la comida y con los lugares, que no puedes ver un pelo en la sopa y te limpias el culo solo con papel Charmin tendrás un problema existencial con Luis Pizza, pues Luis Pizza es como esa abuelita que hiede a mierda pero que cocina bien cabrón.

Es un fenómeno único y especial. Luis Pizza es como el arte del buen cagar: Asqueroso y hediondo pero sumamente placentero.

El Culo: La Nueva Vagina

pantaletasculoHola amigos cómo estamos. Espero que andemos bien por aquí. En la noche de hoy quería hablarles a ustedes de un tema muy insisivo, picante pero a su vez muy serio. Tema que me hace a mí revolcarme en mi cama cada noche hasta que no pude más, tenía que traerlo a colación y es el tema de Venezuela. ¡Ja! Es jodiendo, es el tema del culo (de mujer) y su degradación a vagina. Primero que todo hay que arrancar con lo básico compañeros y eso es buscar la etimología u origen de la palabra culo.

¿Qué es un culo?

Para que usted esté bien informado, la Real Academia Española (RAE según sus siglas en castellano) lo define como:

RAECulos

 

 

Teniendo eso claro. Vayamos a un próximo punto. Su función. ¿Cuál es la función del culo? Básicamente se limita a expulsar las más de 2 libras de mierda que llevas dentro del cuerpo. Digo básicamente, y me siento hasta mal, porque para un buen bellaco como yo, el culo es algo más complejo. Es mucho más que cagar. El culo, es placer, es amar, un culo es un estilo de vida.

No podemos negar que el culo es un órgano multitasking. Está más o menos al nivel de las manos. Con él puedes hacer de todo. Cagar, tirar peos, acomodar la comida, eliminar toxinas, símbolo de deseo sexual y sobre todo, chichas con él. ¿Todos chichamos con el culo? Obviamente sí, (porque ni modo que te lo quites) ¿pero todos hacemos buen uso de él? Esa es una buena interrogante.

El culo o “ano” como dicen los más finos, se ha vuelto un órgano de moda en estos días. Todos los desean. En el aspecto sexual se ha convertido en rey, por excelencia a la hora de llevar una jeva a la cama. El culo te engancha, te descojona la mente. El culo  es la clave para que una relación sexual llegue a la cumbre del éxito. Todos pueden chichar pero no todos pueden llegar a esbaratar un buen culo (de mujer). Esa es la misión. El tip of the iceberg del buen bellaco. La chery en el sundae. Una vez templo prohibido y ahora profanado por todo hombre que se respete y auto-proclame un buen bellaco.

rihannatatuaje

Pero como las pirámides en Egipto, donde luego de cientos de años se re-descubre un sarcófago con la tumba de algún antiguo faraón,  y luego es visitado por miles de saqueadores de tumbas lo mismo pasa con esa protuberancia mal oliente que tanto nos excita. Antes, el buen bellaco veía el culo (de mujer) como ese lugar prohibido de puro fantaseo sexual. Luego de bombear pinga por esa chocha montones de veces a esa esposa, novia, prima o vecina, nada te ponía la pinga como arpón que poner a esa jeva en cuatro y reventar ese tostón mientras veías ese rotito mirón, saludando cada vez que esa cabrona se jamaqueaba. Tus gotas de sudor bajando y deslizándose entre esas nalgas viendo como la misma llega a ese orificio prohibido. Cuando te sacabas la pinga de la crica y se lo frotabas por el culo la muy zorra te grita “¡Por ahí no!… uff, lo sé. ¡Se te para el bicho! Lo sé lector. No te culpo.

Esa escena que describo no es algo que pasa en una película. Es algo que nos tocó a vivir a todos y cada uno de nosotros en parte de nuestra vida, allá, en el siglo 20, cuando las mujeres eran putas pero precavidas. Ahora en el siglo 21 tenemos una generación de bellacas y bellacos enfermos que le han quitado el fun al arte del culiningus. Me explico. Antes la mujer no te daba el culo como si nada. Las cabronas tenían un orgullo y abrir las patas para chichar era, no imposible, pero tenías que tener buena labia para el penco clavar, pero dar el culo era zona de peligro. La última frontera. Bastión impenetrable. Rompérselo era una misión imposible que todo hombre, que quería roncar de de ser el máximo bellaco, tenía que joderse para lograrlo. Pero ya no es así. Tiempos que se fueron. Ya no existen.

assburger

Si hacemos una comparativa con las mujeres del siglo 21 podemos notar que dar el culo es algo común. Es un combo completo, como ordenar un Whooper doble carne, con papas y refrescos. Dar el culo se volvió alternativa. Rotativo. Te doy chocha, 5 minutos y luego culo. Lo normal. Un estándar. Todas las parejas se revientan los culos. Hasta normal que le metan el dedo al novio. Las mujeres no respetan su “Tira Peos”. Ahora el culo de cualquier cabrona de 18 a 25 es un hoyo negro. Como tirar un hot dog por un pasillo. Las muy cabronas se vivieron la película. La industria porno les iso pensar que 16 pulgadas de miembro masculino por la retaguardia es lo normal y se lo creyeron. He visto más porno de sexo anal que de sexo crical. ¿Estoy en contra del sexo anal? No. Al contrario. Lo defiendo. Creo que es rico. Me encanta meter el bicho, sacarlo con mierda y ponerla a mamar como todo buen cristiano que se respete a sí mismo. Pero no le veo la gracia a que todo se me de tan fácil. Chichar y darle por el culo a una hembra ya no es ni justo. Es como ir a pescar con dinamita. ¿Dónde está el reto? A la mierda.

¿Y qué me dicen de esa obsesión de los hombres últimamente de solo querer meterle la polla a las mujeres por el culo? Oye mi hermano, yo te digo una cosa. Si tu tienes una novia y solo quieres darle por el culo, puedo pensar que es por evitar los hijos, normal, pero si estás casado y solo le quieres dar a tu mujer por el culo y solamente el culo tengo noticias para ti: Eres pato. Si loco, eres maricón. No te diste de cuenta pero lo eres cabrón. Si te pones a ver la única diferencia entre el roto del culo de una mujer y el roto del culo de un hombre está en que uno tiene de frente una raja y el otro un bicho. That’s it. Pero si le tomaras una foto a un u otro es el mismo. El culo (de mujer) es una droga que si no te sabes controlar no podrás diferenciar el culo de JLo del de Abel Nazario y mira que ese sí que sabe de culos.

peach-censored

¿Moraleja? No seas tacaño contigo mismo. Hombre que me lees. Cuida donde metes la pinga. Dios le dio cabeza a tu bicho para que la pongas a pensar. ¿De qué vale darle trato preferencial al ano de tu jeva y olvidarte de que ella tiene otras zonas más dispuestas al disfrute de ella y tuyo por demás? ¿Qué pasará luego por tu mente? ¿Tríos Hombre-Mujer-Hombre entre tus compañeros de Taco Maker rotándose tu novia y ver como tu pana te encaja la matraca por el recto por accidente? ¿Y qué me dices tú, mujer? ¿Cuándo le darás otra vez cariñito a tu culo? ¿Cuándo te armarás de coraje y dirás a viva voz “¡Mi culo! ¡Tu Premio!”, entregando ese hueco mal oliente a aquel que realmente se lo merezca. Aquel que se jodió pagándote cenas en Chili’s, te puso a dormir en las mejores camas del Motel Tío Flor y te compró los peluches Sad Sam que tanto te enamoran. A mí me enseñaron que uno atesora más lo que uno ha trabajado que lo que a uno le dan. Ponlo en práctica, bicha o te mato.

Nada bellezas, con esas les dejo, para que mediten, reflexionen y compartan estos bellos pensamientos míos con aquellos que aman. Recuerda, tienes dos ojos, dos, brazos, dos bolas, dos gajos pero solo un culo. Atesóralo.

Carta abierta a Cabeza de Bicho

Hola Cabeza de Bicho;

fergallo¿Cómo estás? Supongo que estás de lo más bien en el día de hoy luego de un arduo trabajo mecaniando carros ajenos. En el día de hoy quería dedicarte esta epístola lleno de odio, viste, nada personal, porque creo que realmente te mereces la misma. Es relativo corto el tiempo el cual se de tu experiencia pero te conozco hace tiempo. Tus acciones, tu visión de ser un aprovechado y un buscón ha llevado a este servidor descargar su “ira” ante ti, por cobarde, por basura, por ser tan poco hombre para poder reconocer las responsabilidades que usted como padre debe de tener y que no debe jamás y nunca cuestionarse y es el de velar por la seguridad de esos miembros de la familia cuales tiene una responsabilidad directa y esos de quien hablo son sus hijos.

Debido a su baja educación y poco aprovechamiento en la misma creo que no está familiarizado con la palabra “padre”. Creo además que es el deber moral y ético mío educarlo a usted referente  al tema. Merdócrata no es solo el nombre mío y de mi blog, sino que es un espacio para el entendimiento y la sana educación con post célebres como la serie Crónicas Moteleras, Sir Mix-A-Lot: Profeta del Culo y  Friendzone: El Purgatorio del Buen Bellaco. Es mi responsabilidad hacer uso de mis artes “copro-pedagógicas” para orientarte un poco sobre lo que es ser un padre. Déjame buscarte la definición. Padre, según entiende la Real Academia Española, se refiere a lo siguiente:

padresegunrae

Me atreveré a desglosar cada una de las respectivas definiciones para que puedas comprender mejor. Según menciona primero la Real Academia Española, padre es un varón o macho que ha engendrado. En esto tu, Cabeza de Bicho, estás salvo. Tu eres padre por motivo de preñar a una mujer y esta dar a luz a su criatura. Ahora bien, comenta también que eres un varón respecto a tus hijos. Hijo de puta quizás, basura y todo lo que quieras pero creo que varón es algo así como un caballero. Un tipo con un poco de dignidad social, amable y ante todo un caballero, cosas que yo sé que a mi no me describen y por consiguiente a usted tampoco.  Sigamos. La Real Academia Española también cataloga al macho como la cabeza de una descendencia, familia o pueblo. Lo único que tu tienes de cabeza es su nombre, Señor Cabeza de Bicho. Usted tiene tanto glande en la cabeza como y de mierda en la mía. ¿Usted podría considerarse a sí mismo la cabeza de una familia cuando usted jamás en la vida a aportado nada dentro de un hogar. Coño, hasta la que fue mujer suya le tenía que pagar sus jangueos porque usted jamás dio un tajo en defenza propia. ¿Te sientes líder de familia? ¿Se siente como aquel que que se jode día y noche por el bienestar de un hogar? jejeje, Compadre, yo se que no. También la RAE comenta que cuando se habla de padre tambi”en nos referimos a ciertos religiosos. Yo sé que tu, “deep inside” eres un hombre cristiano. Me cago en Dios si El Señor piensa que eres un padre. Eres un tipo de fe. Rezas, tu actual señora te rinde pleitesía. Te ve como ese pastor que la encarrila y la lleva a senderos iluminados de gloria santa. La fe no te exhime de tu responsabilidad. No cualificas como padre. El Sacerdote de mi barrio que no chicha sabrá Dios hace cuanto (los nenes no cuentan) es más padre que tu así que pichón a esa definición. Está el padre como principio. Cabeza de Bicho, tu si eres el principio. Eres el principio de una vida de amargura y frustraciones de una madre y sus hijos. Eres el origen de una vida cuesta arriba, amargada, causadora de mil y un problemas, llena de necesidades y frustraciones. Cabeza de Bicho eres el autor de una obra de ingenio, sí, el ingenio de querer tratar de salirte con la tuya, haciéndote pasar como una persona sufrida y minusválida. Una persona que no puede tener ningún tipo de responsabilidad. Ingenioso por demás. ¿Qué te inventas para decir que no tienes ningún tipo de tiempo para dedicarle a tus hijos? ¿Qué tan ingenioso puedes ser con las mentiras para poder mirar a los ojos a tus hijos y decirles “te amo” sin que se te revuelque el estómago? Digo yo, porque el ingenio debes de tenerlo para poder lidiar con ese tipo de situación de tener a un hijo tuyo frente a tí y responder “con ingénuo” una de tus mil mentiras para explicarle por qué papá no llama, no visita, no procura por ti. Sí, porque ni la Santísima Trinidad te podrá creer.

Cabeza de Bicho tu eres uno de cientos de padres irresponsables que habitan en mi descojonada, pero aún así, bella isla. En un lugar donde  más de la mitad de los matrimonios fallan no puedo pensar jamás y nunca que tu eres el único cabrón que es así de basura con aquellos a quienes le debe responsabilidad. Ya que este es un blog donde cualquier welebicho puede leer y no necesita ni de suscripción  ni de ningún tipo de impedimento para poder leer el material, les daré un consejo a ustedes, padres irresponsables que me leen. De la misma manera que pasa con Cabeza De Bicho, ustedes tienen que aplicarse por igual. A mi me gusta chichar al igual que ustedes, lo sé. Pero la única ventaja que yo tengo ante ustedes es que yo no preño, soy estéril  La mierda no preña. Pero ustedes, cabrones, tienen la leche enriquecida en espermatozoides. A mi me gusta darle pa’ bajo a las jevas. ¿A quién no? Las de Gurabo son unas zorras, las de Corozal las cabe un poste y las de Cidra tienen garrapatas en el toto porque sus maridos chichan con yeguas de monte. De la misma manera que me gusta las mujeres también estoy claro que es importante la protección para poder no tan solo preñar a una jeva sino que me ahorro el mal rato de estar criando hijos.

 

Yo soy fiel creyente que el cabrón que tiene hijos tiene que ser responsable con los mismos y eso no exime a las madres. Madres tienen que tener claro qué tipo de macho se están llevando a la cama y más aún qué tipo de macho se le viene dentro. Las responsabilidades son por igual, ahora bien, ustedes hombres que preñaron, cabrones, no sean cobardes y compórtense como machos. Porque hasta los animales crían a sus hijos y los protegen entonces cual es el show de uno querer evitar responsabilidades. El amar a los hijos es un acto humano que no todos ustedes quizás tenga la oportunidad de brindar como pasa con Cabeza de Bicho, no obstante no es menos cierto que ustedes tienen tienen una responsabilidad legal que debe de cumplir. ¿Por qué no pagar ese dinerito para que sus hijos coman? ¿Por qué no pagar ese dinerito para que sus hijos tengan la oportunidad de ir a la escuela sin nada que le falte? ¿Por qué no pasar ese dinero que sirve para cuando su nene esté enfermo tenga esa madre a la mano para poder sanar a la criatura que usted ayudó a procrear?

¿Amar? Amar no es su obligación pelota de cabrón, aunque usted no sienta ni un poco de calor por ese ser que es sangre de su sangre. Pero sea responsable con lo que le toca. Hijo de puta, en serio. ¡No sea cabrón! Si no va a ser papá entonces dele la oportunidad a otro hombre que sea padre de esos niños y que no tenga reparo alguno en darle a esos hijos la calidad de vida que usted jamás le proveyó. Pero recuerde bien, no olvide que existe algo llamado karma y que la misma es una puta y le llega a cualquiera. No vaya a ser que venga un Merdócrata de la vida a criarte tus hijos que tu, mamabicho, jamás pudiste hacer, le llamen padre y sientan asco por ti. Toda la cerveza, droga y joda que diste en tu juventud jamás repondrá la calidad de vida que le negaste a los nenes. ¡Recuerdalo! Porque nosotros no lo olvidaremos…

Que Dios te perdone.

Porque tus hijos no.

¡Cabrón!

 

 

Merdócrata

PD: Me cago en tus muertos.

Pedro Julio y la cáscara de guineo

pedrojulioHola, aquí el Merdócrata, buen amigo de Paladín El Cacique y enemigo a muerte de Baby Rasta. Espero que estén bien en este Santo Día. En el día de hoy quiero aportar mi granito de arena a lo que está pasando estas semanas en donde las redes sociales ha agitado el avispero con las acciones de un sujeto que nadie puede negar que es un show-man de los medios tanto tradicionales como cibernéticos, el Señor Pedro Julio Serrano que por deferencia no le diré “pato”, “marica” o “loca”. Creo que es importante para este servidor dar su opinión puesto que creo que como parte de residir en mi lindo Puerto Rico  en mente y en el ciberespacio en el físico tengo derecho de decir dos o tres cabronerías en referencia a la mierda que está pasando dentro del movimiento gay en la isla.

He estado reflexionando mucho referente a lo que está pasando con los gays y la representación de la comunidad L.G.B.T.T. por parte de Pedro Julio Serrano quien es reconocido por muchos como “líder “de la misma. No vengo en son de joder sino vengo en son de orientar, sí, porque todos ustedes saben que llevo tiempo con este blog llevando un poco de lo que pasa en mi vida para que ustedes puedan hacer una retrospectiva sobre las cosas que les pasan y se sientan identificados. Hoy yo quiero que una persona se sienta identificada y esa persona eres tu, Pedro Julio.

Mira Pedro Julio, hablemos claro, aquí todo el mundo reconoce que eres un tigre en los medios. Hey, el más o el que menos reconoce que están como el arroz y las habichuelas, o sea en todos lados. Nadie niega que eres una persona inteligente y sagaz. Tipo, en serio, si fueras un mierda de por ahí nadie estaría hablando de ti. Eres un tipo que eres fiel a tus creencias y eso te lo felicito yo, un heterosexual amante del culo, pero del culo (de mujer). Son pocas las personas que dan brazo a torcer y que son firmes a una causa. Muchos tienen un precio y parece que tu no. Hey, en hora buena por esas cualidades. Eres todo un líder. ¡Te felicito! Un buen líder es seguido y es escuchado por todos aquellos comparten un área en común. Un soldado raso sigue a su comandante, un cigarrillo sigue su encendedor, un maestro sigue a su director de escuela, la comunidad L.G.B.T.T. “sigue” a Pedro Julio pero Pedro Julio… ¿a quién sigue?

Así tiene Merdócrata el bicho
Así tiene Merdócrata el bicho

Esa es la mayor interrogante que tengo. Uno no sabe cual es la meta principal que está buscando el señor Pedro Julio. Puedo pensar que es buscar la igualdad de derechos y eso se lo respeto. ¿Pero será acaso eso realmente su lucha? ¿No será acaso la polarización de un país? Puerto Rico es un país patriarcal. Eso lo sabe hasta el perro de casa. ¿Machista? Bueno. ¿Clasista? Mucho. ¿Pseudo-Consevador? Pongo el bicho en un picador a que sí. Yo antes tenía la idea de que el puertorriqueño promedio era un tipo que está en ná. Que lo que quiere es ir a la playa, fumar pasto, ajumarse, endeudarse y vivir del gobierno (no en orden particular). Si el boricua está algarete pero si algo tiene bien guardado en la caja fuerte es el tabú del culo, en especial del culo de hombre.

Un hombre promedio gusta de devorarse un buen culo (de mujer). El culo de la Super Yadira fue perdición personal de este servidor a principios del siglo 21. Puedo comprender que te guste un buen culo. El culo es un roto por donde sale la mierda. Todos cagan. Yo cago también. Las mujeres y los hombres cagan por igual. La cosa está que a ti te gusta el culo con un bicho de frente y yo un culo con una raja entre las piernas y tetas de frente. ¿te discrimino? Para nada. Amar un culo no es malo ni mucho menos. Es algo que atrae, gusta, es curioso, pero esa curiosidad depende de la persona y sus gustos. Esto es como un Salad Bar de Tirapeos en donde escoges el más sonoro. Yo no te voy a joder con eso. Creo que los gustos de una persona son pues eso, personales. Lo que gustes en tu vida es mero derecho tuyo. ¿Quién soy yo para decirte a ti fo al bicho “mmm que rico” a la crica? No soy nadie para hacerlo. Me mama el bicho el que te obligue al mismo.

pedromerdo

Pero Pedro Julio hablando de obligaciones, tu tampoco puedes obligar a la gente a que simpatiza en tu causa. Una persona es como una esponja que recoge todo lo negativo y lo positivo, malo y bueno desde que es un pelabicho de bebé hasta que es un enfermo sexual de cuchocientos años como yo. No puedes obligar a la gente que te respete, que te ame, que te quiera a ti y a la comunidad que representas. Ustedes son víctimas de cientos de miles de hijos de puta que tienen la cabeza hecha más mierda que yo con opiniones retrogradas sobre el pecado de “coger por el culo”. Si fueras listo te importaría un bicho de la misma forma que me importa un bicho a mí. Uno hace lo que le ronque de los cojones en la vida siempre y cuando no jodas la existencia a alguien (excepto Baby Rasta). ¿Por qué demandas el respeto de esta gente si esta gente no te quiere a ti ni a tu grupo? Cabrón, en serio, eso es como mendigarle amor a alguien. ¡Prohibido! Coño tipo, ponte a pensar, como si te gustara un tipo y tu decirle te amo, acéptame y si no te acepta es porque es un hijo de puta. Así lo veo yo.

Estás humillándote no solo a ti sino a los tuyos. Ya que eres líder no obligues a que te sigan los que claramente te odian. No seas pendejo. ¿Quiéres ser listo? EDUCA CABRÓN. Una campaña de educación que sea efectiva para poder llevar un mensaje de aceptación a las masas en especial a aquellos que están absorbiendo información, los curiosos, aquellos reprimidos que no quieren salir del closet y que se hacen pasar por machos para caer cool en el corillo. Mano, comienza una campaña educativa pero efectiva en donde la comunidad L.G.B.T.T. que representas se vea como una comunidad que no solamente está a favor de no solo aquel que sea gay o lesbiana. Al contrario. Que vele por los derechos del pueblo puertorriqueño. Que se coman los niños crudos cuando hay abusos de poder en contra de la mujer, de los animales, de los hombres. No protejan solo al homosexual por ser homosexual sino a aquellos que lo necesitan. La comunidad L.G.B.T.T. debe dejar de ser sectorial en lo que a causas se refiere. Debe diversificarse. La educación es universal.

mlkcivilrights

Martin Luther King Jr. no solo daba discursos en los KFC de la nación americana sino que llevo un mensaje de amor y tolerancia a aquellos que pensaban que ser negro era tan malo como ser… negro. ¿Y qué pasó al final? Los negros lograron múltiples derechos adquiridos gracias a la gesta patriótica de este tipo con todo y tiro que le metieron en un motel en Teneesee. No estoy diciendo con esto que cojas un tiro por la causa L.G.B.T.T. . Estoy diciendo que aprendas a llevar amor y tolerancia a aquellos que te odian y discriminan.  Hazlo y verás que ganas y no resbalas en la cáscara de guineo.

Recuerda que tienes a Cristo a tu favor.

El no andaba con 12 machos solo caminando por nada.

Gracias a GazooStarr, Manolo El Gallo y BoicotPJ por servir de inspiración a este post

Sexo Satánico

Allá para el siglo 20 como para el año 1997 yo era un tipo que estaba en ná. Dolido por pasadas experiencias y sobreviviente de vivencias en donde aprendí a ser mezquino con las mujeres para poder desarrollar una coraza que me hiciera a prueba de pelos de crica, me puse a vivir la vida al máximo. ¿Cómo? Intente muchas cosas. Tratar a las mujeres como mierda, objetos, instrumentos de satisfacción etcétera, tu sabes, cosas que un buen hombre hace para poder cumplir con su cuota masculina. Ser macho es cosa seria para mí. No soy una persona muy sentimental en lo que se refiere a las artes del querer. Rara vez amo; de hecho lo evito. ¿Por qué? Bueno, entiendo que el amor es algo que complica las cosas en una relación. De hecho. Qué carajos. Ni relación es lo que quiero, o a menos quería durante esa época noventosa. No. Quería ser libre. ¡Oh si! Lejos de responsabilidades y de cabronerías que me afectaran mi mente. Yo… pues, hablando claro, yo quería chichar. Pero aunque yo solo quería chichar, como dije anteriormente, había algo que me preocupaba. Yo era y de hecho sigo siendo un tipo con cierto tipo de “necesidades especiales” y siempre deseo, mientras sea posible, disfrutar de los placeres de la vida. Los míos, personalmente, son muy peculiares. Me gusta atacar sexualmente a mis parejas mientras duermen, comerles las totas sorpresivamente, abofetearles en la cara con el trapo de bicho mío, y meterles el dedo en el culo como muestra de afecto. ¡Pero yo quería más! Soy un dinámico en el sexo.

Quería comer culo (de mujer), devorarle la crica a un jeva, chuparle las tetas a la mujer más mezquina de Trujillo Alto, soy un depredador sexual de fetiches nauseabundos y devorador de almas de mujeres en pena gozosas de buena maseta. No puedo lidiar con tanta presión. El bicho lo tengo hecho un pretzel de tan bellaco que estaba, cuestionando, lleno de interrogantes sobre cómo satisfacer estas necesidades biológicas que tanto alteraban mi cuerpo y alma. Entonces no pude más. Tomé las llaves del carro y escapé; bueno, escapé de mi hogar pero no de mi mente fresca, nauseabunda y ninfómana que solo piensa en los más grandes placeres que un hombre tan enfermizo como yo pueda tener. Conduciendo en mi vehículo de motor reflexiono al respecto. Llego a una calle sin salida y paro en seco. Vi algo que me deja perplejo. Bajo una caja de cartón veo una pequeña perra, chichuahua, media sata, pequeña, con las tetas inflamadas y unos perritos mamando del sabroso néctar que emana de su madre. Me di de cuenta de una cosa. ¡Eureka! Quiero chichar con perras mujeres embarazadas.

Es entonces cuando me doy a la tarea de visitar chicas de todo el país, en especial mujeres preñadas de áreas olvidadas de Dios como Adjuntas, Aguas Buenas y Maunabo, pueblos en donde aún los machos chingan y preñan a sus jevas solo para tener mano de obra para poder recoger el tabaco, tu sabes, tierra de nadie. Tenía tantas ganas de chichar y tantas mujeres con ganas de ser agradecidas de un pingazo de su amigo inexistente Merdócrata que… Dios mío, el cielo era el límite. Fui a tanta barra de mala muerte veía, interactuando con tantas barrigonas como me fue posible, sea pagándole tragos y pagándole cigarrillos Marlboro pero luego de tantas citas a ciegas con mujeres y de muchos intentos infructuosos logré dar con una que se dignó en abrir su corazón. Su nombre era María, ella era del pueblo de Trujillo Alto, un pueblo en Puerto Rico en donde la gente sabe que existe en el mapa pero jamás han pisado suelo en él. Dentro del Área Metro pero perdido en tiempo y espacio en donde la gente aún cortan caña de azúcar en temporada de zafra y tabaco creo que era un lugar idóneo para poder hacer mi fechoría sexual.

María era una mujer de mediana estatura, ojos verdes  y redondos, blanca, pelo rubio de farmacia y con un hedor a mentol penetrante. Cierren los ojos e imagínenla. Sus tetas eran medianas pero respingadas, buen culo, piernas gorditas y una panza descomunal producto de sus casi 9 meses de gestación. Todo un personaje. Cualquiera que la ve de frente pensaría que es de parcela. ¡La típica mujer boricua! Me le acerqué con sigilo y le dije “vaya grilla que dura estás, te daría un pingazo en este momento”. Eso a mi me funciona con todas las jevas. La tipa se viró, pude oler sus jugos vaginales y me responde “wau, solo un macho muy seguro de lo que quiere puede hablarme de esa manera”, y me agarró la pinga y se puso de rodillas y me lo empezó a mamar como si nada. El cajero se puso nervioso y se marchó. ¡Perfecto! No me agrada que hombres se masturben mientras le meto mi pingasaurio rex a una jeva y así fue. Ella me desnudo, mi maceta estaba encendida, ella con su ropa aún, luciendo unos mahones rotos, con su camisa del perrito de Taco Bell bien afuego y esa mirada que decía “dame esa pinga, welebicho” me puso tan excitado y tan caliente que la cogí del pelo, le metí una galleta y la reventé contra la puerta de cristal de la nevera donde estaba los jugos Snapple.

La chica calló inconsciente en el suelo y en su frente se dibujaba un puntito rojo. Me estuvo curioso. Pero pronto es punto rojo se transformo en ríos de líquido rojo y viscoso. El tiempo se congela. Algo no andaba bien… Heme aquí, asustado, helado, paralizado ante la escena que tengo frente a mis ojos. Una mujer embarazada bañada en un charco color carmesí de sangre y yo como un welebicho sin saber qué hacer. Muchas fueron las ideas que pasaron por mi mente en ese instante. Ir preso, el culo devorado por O.G. Black o cualquier pingudo afrocaribeño, ser la puta de alguien, sobrevivir, pena de muerte, dejar de escribir mierdas por internet… pensamientos que ponen a una a reflexionar en una escena del crimen en donde no tienes ni puta idea qué hacer. Acerqué mi rostro de mierda a su pecho, quería escuchar su corazón, nada de nada, revisé sus ojos, dilatados y perdidos, no parpadeaba… ¡mierda!

Comienzo a frikearme, lloro, mira a todos lados mi pongo de rodillas frente al cadáver de la futura madre irresponsable y me llevo mis manos ensangrentadas a la cara… Las veo. Veo la sangre, puedo sentir hasta el sabor metálico de la misma, se me eriza la piel y casualmente se me para el bicho. Sí, se me ha parado el mamerro viendo la escena. No sé por qué culos pasó pero la pinga me azotaba el ombligo. Estaba bien bellaco. No podía creer que esta escena tan macabra se volviera una sumamente cachonda. Yo desnudo frente al cuerpo inerte de una embarazada. ¿Qué podía hacer ? Lo más sensato: le rompí lo que le quedaba de ropa, le baje los mahones mierdas que tenía, le arranqué su fokin camisa. Le bajo las pantaletas y le inserto el miembro con furia. Saboreo sus pezones prietos por el embarazo, mordisqueo su ombligo brotado y sigo atornillando mi bicho en ese bollo mojado en glóbulos blancos y rojos. Pero de momento…

¡¡¡¡AAAAYYYYYYYYYYY!!!!!1!! Tremendo pinchazo siento en la cabeza del bicho. Saqué la tranca rápido como una bala y vaya sorpresa la mía cuando veo que tengo guindando del miembro un bebé 9 mesinos. ¡El muy cabrón estaba furioso! Me mordía la maseta y yo no sabía qué hacer. Gritaba adolorido, pero tenía que hacer buche. “¡Estás en una escena del crimen, cabrón!” me decía en la mente. Tuve un forsejeo con ese escuincle que seguro estaba rabioso porque yo, accidetalmente maté a su mami. “Socio mala mía, no era mi intención”, le decía al cabronsito para que soltera mi virilidad. Recurrí a la fuerza. Le metí puños, picadas de ojo pero nada de nada. Me revolqué en las góndolas, resbalé, caí, me espeté una lata de habichuelas coloradas GOYA en el medio de la espalda. Pensé de momento que quedé parapléjico pero la visión breve de estar en silla de ruedas y hacer programas para cabrones de 10 años para abajo me hizo obtener fuerzas, así que cojí al bebé de sus pequeñas piernas y lo halé bien cabrón y pude ver cómo es que se desgarraba el prepucio de mi trapo de bicho gracias al mordisco del hijo de puta y el tirón.

Sangre en mi pinga… terror… un bebe llorando, botando espuma en la boca, con los ojos rojos de cólera .Observé detenidamente su rostro y tenía como que dos cuernitos brotándole de la frente. No sé, quizás eran chichones de los puños que le metí o algo así. La cosa es que el cabrón abre su boca y me dice “Merdo, hijos de puta, el bicho o tu alma”.” ¡El bicho! Por supuesto”, grité yo. Huy que susto, puñeta. Comenzaron como que no sé, a brotarle unas alitas por la espalda y yo como que pal carajo, fui corriendo al baño de la gasolinera e hice lo más sensato: metí al bebé demoniaco entre la bacineta y la tapa del inodoro y comencé a cerrar y abrir la tapa del inodoro fuertemente. El gritaba. Le estaba aplastando el cráneo con furia. Esto estaba más feo que una cagada en Dios en Viernes Santo. Se cagaba en mi madre, blasfemaba, decía cosas hirientes, que lo tenía chiquito, que el apocalipsis se acerca, que Luis Fortuño regresará al poder. No pude más. Puse mi culo frente a su boca nauseabunda y cagué un mojón kilométrico. Vi como se le llenaba la boca de mierda y como la tráquea  se le cerraba y poco a poco dejaba de patalear; no perdí tiempo, lo eché en los orines rancios y flochié el inodoro.

Escuché el sonido de las sirenas. La policía se acerca. Un hombre desnudo al lado de un cadáver y con el mamerro parado es evidencia fara que le echen 40 años a perpetua y me largué no sin antes graparme el pellejito del prepucio y me fui a la fuga. Rápido encendí mi radio y puse la estación de la policía. Buscaban un sospechoso, humano, cabeza de mierda. ¡Ea puñeta! Descrito de arriba abajo así que hice lo más sensato y me dirigí hacia el Comité del Partido Nuevo Progresista más cercano y solo fue así como logré que perdiera la policía la pista.

Hoy por hoy mis gustos en las mujeres han cambiado constantemente y me he dedicado a escribir blogs y adoro contar mis vivencias, pero si de algo he aprendido. Les digo, el amor de una madre es fuerte pero más amor le tengo al bicho mío. Ahora cada vez que veo a una perra preñada solo puedo pensar en 2 cosas: en como se me para el bicho y en esa noche donde violé un cadáver y un bebé enviado por Satán me mordió el bicho.

Experiencias que contar…

Te odio pero te amo, Señorita X

Yo soy una persona agradecida con lo que tengo. Lo digo en serio. Yo trabajo para lo que tengo. No soy un cabrón mal agradecido. Porque trabajo para lo que tengo puedo cómodamente decir que lo que tengo me lo merezco. No suplico en el amor. Yo trabajo el amor. Yo soy cabrón. Soy la ostia. Ahora bien, también reconozco que no soy perfecto. Si fuera perfecto tendría una relación ultra cabrona con la puta que me gustaba en escuela superior y tuviera la labia tan cabrona que la muy pendeja me estaría pajeando con su lengua, boca y dientes mientras escribo este post. No soy perfecto. Soy una persona abstracta por ende nadie me está mmando el bicho hora mismo. Cometo errores, busco personas imperfectas. Creo que eso es parte de lo que le da creatividad al amor: las imperfecciones. Para perfecciones mejor me veo al espejo. Ahí puedo ver un perfecto cabrón e hijo de puta pero no un perfecto amante. Sorry, me jodí.

En el camino en mi vida como mamabicho del amor (no literalmente un mamabicho, no mamo bicho) me he encontrado con múltiple tipo de mujeres. Soy un hombre con un gran conocimiento y experiencias sobre mujeres y les digo, jamás se puede conocer a una mujer por completo. Estás con una cabrona y te dejan o la dejas y sigues con otra con otra y con otra y jamás puedes decir que la conociste de pies a cabeza. Las mujeres son tan diversas como los impactos de bala encontrados en la masacre de La Tómbola. Son especímenes únicos, especiales y todas las pendejas tienen algo que las hacen especial… a su manera.

Hace unos meses atrás conocí tremenda persona especial. A fuego. Chula. Una persona que me movió el piso. Que roquió mis medias y las usó para colar café llamada… bueno, llamemosla Señorita X. Señorita X es una mujer de lo más particular para no decir extraña. Tiene unos gustos extraños por la moda. No es que sean gustos feos. No es una cabrona desempleada que bebe por ahí y janguea en Canton Mall con sus licras verde fosforescente. Es una tronco de hembra especial. Ella implanta su moda, su estilo. Señorita X es perfecta; a su manera. Pero eso no deja de que se comporte como una mujer… una mujer que jode con cojones. ¿A qué me refiero con joder?  Sencillo.

Señorita X es una mujer que, entiendo yo, joderte es supasatiempo, un arte por decirlo así. Ella sabe que eres un tipo asqueroso caballeroso no obstante le importa un bicho. Ella sabe por donde más te duele y es por ahí. Porque eres un tipo tolerante, y que por quedar bien te guardas los corajes e iras. Recuerdo muy bien la vez que la muy “soromambiche” llendo a Walmart a hacer una diligencia (tu sabes, la compra de la semana) me hiso un comentario mientras la tomaba apasionadamente de la nada. Me dijo “Merdo, me abochorna andar contigo y ponerme más bonita por tu forma de vestir”. Me dijo la chica que mis gustos eran tan mierdas como los temas de mi blog. No sabía si estar alagado o comprender todo esta pendejada como un sarcasmo.

Otra ocasión estaba bien bellaco con la pinga como machete amolao en plena zafra y ella, amorosamente me dice “Merdo, (sniff),  … ee… tus tenis apestan a pies” el pingo se me encaracoló. Menos mal que no estaba metiendo pinga, pero esa mujer totalmente me bloquió el pingazo. Un golpe bajo para una noche de sexo . ¿Y qué me dicen de la vez que me dijo cuando la llevé a trabajar que yo tenía un aspecto de “un desempleado que bebe por ahí”, I mean, what the fuck, chica. ¡lo de desempleado me molestó!

Pero la mierda de acaba aquí. La cabronería está rampante dentro de Señorita X y como tengo una relación de amor y odio con ustedes hijos de puta, quiero crear aquí una lista de cabronerías que Señorita X me dijo que de seguro una cabrona como su novia, mujer, amante, corteja o puta de turno le habrá dicho y le ha apretado los huevos de seguro.

  1. “¿Usaste el jabón de la ducha?” No puñeta, me bañe con pétalos de rosas y por eso huelo tan rico.
  2. “Tus tenis apestan bien cabrón” Coño, los tenía bajo mis pies. A pinito no iba a oler.
  3. “¿Tu me estás diciendo embustera?” Puñeta muja, que piense distinto a ti no significa que te diga embustera, coño.
  4. “Recoge la ropa” ¿Podrías esperar a que chiche primero, mija?
  5. “¿Ya hiciste tu trabajo de la universidad? Siempre lo haces tarde…” Tengo 4 puntos en mi Doctorado. No necesito ese tipo de regaño.
  6. “¿Comiendo eso? Así no puedes pensar en rebajar.” Cuando me meto un Whopper Triple Carne a las 12 PM esmayao’ lo menos que pienso es en mi salud.
  7. “No me abras la puerta del carro y aranca a prenderlo” Cortesía y caballerosidad pal’ carajo. Luego se queja el día que no se la abro.
  8. “Me incan los pelitos de tu cara cuando me besas 😦 ” Yo no se de qué bicho ella habla, tengo mierda en el rostro. Creo que se confunde de macho.
  9. “No apagues el abanico. Sin el no puedo dormir”. Mire puñeta, para qué carajo tu quieres un abanico si el cuarto está más frío que la sonrisa de Miguel Cotto.
  10. “¿Te llevaste la toalla? Llévate la que es. No me gusta que cojas la mía”. Cosa que más me encabrone que eso. Es solo un pedazo de tela para secarte. Coño es una toalla. Dame la tuya y que se joda, es lo mismo.
  11. “Recuerden limpiar todos los platos y ponerlos a fregar. No se limpian solos (mirando a uno)”. ¿Pero qué carajo es esto, puñeta. La Santa Inquisición auspiciada por las Ollas Lifetime?
  12. “Tu carro parece un vertedero municipal, ¿cuándo puñeta piensas recogerlo?”Mire mi hermano, lo recojo cuando me salga del forro del webo. Es mi auto, mi responsabilidad, mi vertedero. Si me gusta vivir como Cochino Basurón es MI VIDA. ¡Respéta mujer!

Les digo, esto está cabrón. Es una mujer que te jeringa hasta por el más mínimo detalle. Siempre viendo, observando todos tus movimientos para buscar la forma de sacarte de tu casillas. Busca buyas, problemas, quiere llevarte la contraria. No hace falta de que te coja con una chilla o algo así. De verdad, no vale la pena. Te jode como si tuvieras una. Es como que un esfuerzo sobrehumano a verte encabronado. ¿Por qué ella lo hace de esa manera? No tengo ni puta idea. Quizás es que la jodieron en toda una vida y ahora ve a su amigo inexistente, Merdócrata como aquel ser por las cuales desquitare…

O quizás no. Quizás es una mujer que simplemente es precavida con lo que tiene. No quiere que nada se le joda pues quiere que ese hombre que tiene, así sea tan pero que tan imperfecto como yo sea alguien especial en su vida. Lo cuida mucho, tan mucho que puede encabronar a veces, pero que te cuida mucho aún así. Toda una personita especial.

Yo de ella personalmente no me quejo mucho sobre sus tratos. A pesar de ser una trolera de a conveniencia es a menos una mujer que quiere, mima, se deja querer. Es de esas mujeres que se ganan el corazón de uno. Como cuando tienes un cachorro que te come las tenis y te los hace miera y cuando le vas a dar con el periódico te pone esos ojitos de cabrito degollado que te serena al instante. Te da paz. Eso es lo que pasó con Señorita X. Una hembra que está dispuesta a ganar siempre y como mucho empatar, pero perder jamás.

¿Pero saben una cosa? Hay algo en esa mujer que me atrae. El aspecto de que no sea una mujer sumisa y que siempre está constantemente jodiendo por lo que cree y que se va hasta de culo con su línea de pensamiento me atrae. Porque no hay nada más charro que andar con una mujer que te diga si, si , si a todo lo que digas solo por el mero hecho de que seas tu. Una mujer que te dé el culo de la primera sin poner un poquito de resistencia ni nada. A mí me gusta que se me pongan brabuconas. Cabronas. Bichas. Que se den a respetar. Esa es la mujer que sabe como reaccionar en momentos difíciles y que estás seguro que no importa donde esté le partirá la crisma al primer welebicho que se quiera zafar con ella. Yo por eso agradezco a la vida por haber conocido a Señorita X. No hay necesidad de cambiarla. ¡No está defectuosa! Y puede que tenga una relación cuasi-masoquista co ella… ¡Pero me encanta! ¡Me llena!

Nada como meter pinga con una mujer que tiene el control. Una mujer que sepa ponerse en su sitio. Porque no hay nada más saludable en una relación que jugar seualmente a que yo la estoy violando y ue ella trata de defenderse de mi trapo de pinga. Eso, mis amigos, es algo que me llena. Es algo que me dice que mi chica, indirectamente, me ama. No me lo dice porque le estoy dando de la que envicia y no de la que enchula. Porque ella aún posee un pedazo de corazón dentro de esa maraña de orgullo, cabronería y jodedera.

Yo voy a tí, Señorita X. 

Te odio pero te amo

Merdócrata A La Moda

La llegada mía ha este mundo está repleta de aventuras y mucha mierda en especial mierdas que me pasan a base del amor y otras pendejerías. Un día, hace unos meses atrás, estaba sentado en mi vehículo, una Champ color azul clarito y estaba con la jevita de turno tu sabes, y estábamos hablando pendejases. Yo soy bueno hablando pendejases, bueno, soy bueno hablando mierda. Pues eso es lo que hice: hablar mierda. Dentro de ese vernáculo de alcanterilla que me distingue le pregunté a mi chica cómo es que me veo. La muy cabrona respira hondo y me dice “como un desempleado que busca donde irse a beber”. No sé que carajo me pasó por mi mente en ese momento. No sé si abrir la puerta del carro y tirarla por la brea a 70 millas por hora o colocarme el gesto como una medalla en el pecho. La mierda es que me puse a reflexionar. Soy tan basura, tan miserablemente masoquista que me dio por pensar en cómo complacer a esta chica que me tiene loco pero que a su vez me preocupa su línea de pensamiento.  ¿Seré tan poca cosa? ¿Mis gustos por la moda está como los del gallo (en el culo)? No es que a mi me importe pero yo, como tremendo macho cabrío que soy me dediqué a la tarea de buscar un cambio de look, papi, tu sabes, de estilo. Cosa de lucir cabrón la próxima vez que saliera por ahí yo, con mi trapo de pinga por ahí, de casería.

Llegué a mi casa y empecé a meterme al internet desde mi Pentium custom made bien bellaca con Windows 95, con mi Dial Up bien ready y el casset de Super Mario Bros 2 de disco duro y comencé a surfear por la red. Cosa cabrona, tengo que decir, porque luego de 24 minutos de hacer loading del logo de Google pude acceder a la página y me puse a buscar información sobre las distintas subculturas que abundan en el país. Sea lo que sea quería observar imágenes de múltiples personas que necesitan ser parte de un grupo “elite” de la sociedad. Gente que viste según sus gustos o en algunos casos por presión de grupo para poder encajar en la sociedad. Pasa el tiempo, me quedo pensativo, reflexiono, recuerdo mis tiempos de mozo. Mis tiempos cuando encajaba con la crema y nada cívica de la isla.

Recuerdo años atrás cuando allá a principios de los noventas la gente me mamaba el bicho bien cabrón cuando yo vestía con mis mahones marca Pepe y mi camisa de Bad Boy. Bien baja panty yo. No había mujer con pollina que no le azotara la cara con mi monga matraca. Yo era todo un chulo, todo un boss. Los hombres me decían “Merdócrata, como un ser nauseabundo como usted puede tener mámises así de ricas y deliciosas” yo siempre les respondía sencillo con mis 6 palabras de virtud: “Que se te marque el bicho”. Ese es el secreto. Gracias a eso es que pude echar polvos con mujeres del caribe como Brenda Robles, Ivette Cintrón y La Taína (con condón).

Pasa el tiempo y llegando a mediados de los noventas yo me había vuelto un tipo medio caco. No les hablo del resto de los ochenta. Los ochentas estaban más que cabrones. Yo solo me vestía de Miami Vice y la gente lactaba y ya. Pero a mediados de los noventas yo tenía una crisis emocional bien cabrona pues siempre trataba de andar con mis putas tenis Nike,  Reebok al día. En el back to school yo quería venir con lo ‘último en calzado. Mis amiguitos se iban a botar. Yo también. Yo no tengo madre, solo se que me cagaron y que la sociedad me convirtió en el escombro humano-excreta que soy ahora.  Pero hay algo que no me daría gracia y que creo que era que unos mamabichos de estudiantes me la montaran con los chavos que les da sus mamis. ¡Mierda es! Es por eso que me dediqué a cobrar por trabajos de la escuela. 50 centavos, 1 peso, 3 dólares un proyecto. La cosa es que poco a poco ahorraba para separar el holy grail de los calzados deportivos. Si, hijo de mil putas, ahorraba para mis Jordan.

Se estaban por acabar los noventas y ya el milenio estaba por culminar y algo me pasó por la mente. No me sentía a gusto conmigo mismo. Era una masa asquerosa híbrida. Yo no sabía que hacer. Era caco, si, lo era. Aún le rendía tributo a Falo y a su tiradera al maricón ese de Alberto Stylee pero aún no sé. Pensé que era cool y radical en especial porque tenía en mi poder mis mahones marca BOSS negros bien anchos ultra cabrones pero estas estaban acompañadas por unas tenis Airwalk o Sketchers. No sé por qué. Yo se que era cosa de surferito pero para mí que era que el ser caco tenía que evolucionar. Teníamos la misma moda como por 10 años sin ningún cambio. Nosotros los que asistíamos a los festivales playeros de Telemundo simplemente estábamos desamparados. Es por eso que me olvidé de ser caco por un tiempo.

Dios bendiga a Falo y sus pinchos

Ahora me volví rastafari. Era un cabrón universitario que merodeaba por la tienda Gravity antes de convertirse en los boots mierda que hay ahora en Plaza Las América. Cojones, yo estaba con toda la indumentaria. Mi correa tri colores verde mierda, amarillo mierda y rojo como culo hecho sangre de Arango representando al rastafarismo. Yo estaba a otro nivel social. Me lo viví. Fume pasto, pasto con cojones. Fume pasto pa encajar con el corillo. Meterse yerba era cool e ir a conciertos de Cultura Profética en locales cerrados era una invitación a salir arrebatado y fallar un dopaje sin la necesidad de meterte una jalá de fili alguno, qué carajo, si eras fumador pasivo de decenas de yerberos. Pero la escena de los rasta estaba lleno de posers. De gente que simplemente seguía una moda y que de rasta lo que tenían era los mismos que tenían de revolucionarios los que se ponen las camisas del Ché y comen en un McDonnald’s. So que me cagué en mi madre. No me sentí a gusto. El rastafarismo es algo más que simplemente Bob Marley. ¿Dónde están los grandes cultivos de marihuana? ¿Dónde está el tributo a Haile Selassie? No lo vi en ningún lado. Aparte que no me sale bien los dreads, máxime cuando no tengo cabello y solo mierda en la cabeza. Así que lo abandoné.

Intenté ser metalero también. Me vestí de cuero, pantalones gastados y rasgados e intente que todas las t-shirts que podía encontrar fuera o una de dos de lucha libre o de bandas de rock. Yo pensé que se escuchaba Enter The Sandman en repeat por 12 horas y bebía tanto alcohol que haría que James Hetfield se sintiera abochorndo de mí podría encajar bien cabrón. Pero tu sabes. La gente rápido decía que los roqueros son puercos y eso. Bueno, yo soy puerco. Pensé que era parte de la indumentaria. No limpiarse bien el culo y andar con un flow bien lento… tu sabes, me tatué un bicho con cuernos, mochaba, era el terror de los mosh pits. Pero la verdad es hija de Dios y hermana mía. Era un welebicho infeliz. El rock me puede mamar el bicho en especial el metal. (Lo dije, me pueden mamar el bicho luego de acabar el post jeje)

Me resigné en mi vida, el metal no era lo mío. Los metaleros siempre tenían una mierda de vivir acomplejados con el reggaetón. Eran como que la sombra de ellos. Los reggaetoneros esto, los reggaetoneros aquello. No sé que bicho pasó pero tanta era la envidia que sentían los mismos que me cucó la idea de regresar al ambiente que abandoné. Corté con tijeras mi camisa de Iron Maiden, quemé mis posters de Metallica, borré los pentagramas de la pared y vendí en Clasificados Online mis mesa de rituales para sacrificar gallinas a nombre de Satán y me metí de lleno al círculo de los cacos.
Vaya es mi sorpresa que cuando regresé me encontré con cabrones con mohawks, cabellos pintados de colores rosita o amarillo pollito, pantalones pegados, carabelitas, estrellitas y gafas de neón. ¿Qué bicho pasó aquí? Parecía que andaba dentro de un anuncio de Fanta en un noviembre en el cine de Caribbean Cinemas de lo absurdo que eran las cosas. Me cago en tu madre, lector, te digo. Yo entré buscando refugio en el reggaetón  y acabé en el maricotón. Con gente más poser aún que no solo juran ser cacos y maleantes sino que gustan del recortarse y escuchar Skrillex para causar pánico y terror en los viernes en la noche en Plaza del Sol

La vida mía me dio vueltas. Esto estaba extremadamente pendejo. ¿Acaso yo no tenía dónde ubicarme? Pensé que era caso perdido. Al día siguiente llamé a mi jeva (de turno) y le dije que quería verla. Me arme de valor y le dije: “Oye mija, aceptame como soy, puerco, sucio y desempleado o te meto en la bemba”. A la cabrona se le aguaron los ojos, se puso colorá, me agarra la maseta por encima del pantalón y me dijo “Merdócrata, basura de hombre, te adoro y creo que te amo.”

Luego de un grajo intenso, donde sus senos rosaban con mi camiseta de “Eso Vale”, coloqué mi sobaco pelú alrededor de su cuello y nos dirigimos a Marshalls a probarnos unos mahones putis y calzoncillos Tommy Hilfiger.