Archivo de la etiqueta: cagar

El Arte del Buen Cagar

Hola. Me levanté en la madrugada con unos monchis bien cabrones y tuve deseos de satisfacer la tripa con un sándwich de pan de Los Cidrines, con una raja de queso Borden y salsa Tabasco. Una hora después decidí mientras dinamitaba el culo de la gran cagada que dí escribir un pequeño blog referente al tema.

Todo el mundo ha escuchado que lo mejor de éste mundo son las Tres C: comer, cagar y chichar. Nada más cierto pues es más que todo La Santísima Trinidad de la biología humana. Eso sí, muchos quizás desconocen que cagar no es solo excretar o botar mierda del culo; no señor, cagar es un estilo de vida y los estilos de vida evolucionan al punto que se vuelve simplemente un arte y cagar, mis amigos es eso mismo. Cagar es un arte.

Cristo levantó a los muertos y curó a los enfermos. Yo, en mi caso, les daré unos tips precisos para que aprendan a cagar pero de forma artesanal cosa que el mojón que expida su culo lo venda por ebay aunque sea una mierda.

 

¿Cuál es tu spot?

macgrill

Nosotros somos parte del reino animal y  de la misma forma que el perro gusta de alzar la pata y mearte el sofá por más que te jodes diciéndole que no, que ahí no se puede, nosotros somos iguales. Tenemos la facultad de razonar, pensar y de biológicamente cagar donde nos salga los cojones pero también es cierto que preferimos hacerlo en un mismo lugar: el retrete o inodoro de tu casa o en el caso de otros, como el mío, los baños de Macaroni Grill de Plaza del Sol. Cago y aprendo italiano. ¡Todo un sueño pedagógico! Atesora ese lugar y hazlo tuyo. Aduéñate del mismo. Ese momento es tuyo.

 

Conoce tu culo

whatanass

No todo culo es igual. El culo es algo más que un rotito. ¿Cuándo fue la última vez que te paraste frente al espejo y te viste el ano? ¿Te haz visto las nalgas? La experiencia de cagar varia de persona a persona y aflojar los gluteos y evitar embarrarte los mismos con tu mierda es un arte que debes de aprender. Yo en este tipo de cosas soy un poco ortodoxo pues nada me pone más simpático que la cremosa sensación de tener el culo cagao. Pero esas son pendejases íntimas las cuales no dejaré detalles. Lo que sí puedo decir a ojo cerrado es que me he visto el culo y lo conozco. Sé donde quedan los lunares, cada uno de los pelos que me lo cubren y puedo decir, sin temor a sonar pato, que amo mi ano, pues es mi hueco especial.

 

 

¿A qué huele tu tripa?

weleculo

El sentido del olfato es uno de las expresiones sensoriales que más activas están al cagar. Cuando hagas uso de ese culo y botes caca por el ano, no solo te limpias el culo y flocheas la mierda. Hay algo más, ponte a oler. Sí, oler. Recuerda que eso estuvo dentro de ti. Debes sacar un momento, por lo menos, para olfatear. Conocer. Entiéndede tu mierda. Tu mojón no tiene cuerdas vocales pero, ¿sabías que su aroma es su forma de poder expresar su cariño el mojón al cagar? Que no te dé repugnancia. ¡Al contrario! No seas descortés. Compréndelo oliéndolo.

 

La Psicocagada

shimind

 

El arte del buen cagar no solo se trata de pujar y hacerlo placentero, también se trata de interpretar al individuo de varias maneras y una de las formas más excitantes es hacerlo de forma visual y con ayuda de algo llamado papel de baño o conocido en otros países de habla hispana como “papel de culo”. El mundialmente reconocido doctor en psicología Hermann Rorschach fue uno de los primeros en investigar con éste método en donde según como dejas el papel de baño sucio con tu mierda puedes interpretar el estado de ánimo de la persona y sobre todo, que tipo de individuo es. Claro está, como no tienes en mente limpiarle el culo a otra persona límpiate el culo y conócete. Es como encontrarse a sí mismo.

 

El orgullo del buen cagar

expensiveshit

 

Cagar es una cosa natural y que no deberías sentirte tímido de tal acción. Cada cagada en una celebración de vida. Siempre que vayas al baño a depositar un mojón, no flochées el contenido pues todos merecen presenciar magno evento pujado. Invita a tus papás, a tus hijos y a tití. Que miren lo que cagaste y se sientan orgullosos de ti. ¡En hora buena! Eres papá (y un puerco).

 

Desde el ser humano primitivo hasta el más filántropo de los seres humanos han hecho uso de su culo pero muchos han vivido prohibidos de los mejores placeres del cagar. ¿Por qué la sociedad juzga a las personas sin conocerlas? Creo que es un asunto muy serio. Marthin Luther King Jr. luchó por los derechos del negro estadounidense y yo lucho por el arte del buen cagar. Cagar no debe verse jamás y nunca como un asunto “nasty” algo que se consideré un fó inmediatamente. Es tu cuerpo es parte de ti. La gente quiere ver la acción de cagar como algo obsceno de la misma forma que pasaba con la desnudez en el arte, en las protestas. El cuerpo es feo, es horrible es impuro… EL CULO ES IMPURO. ¿Puedes creerlo? ¡Hasta donde ha llegado la sociedad! Algo que no solo todo ser humano tiene, sino todo ser viviente tiene y todavía nos atrevemos a repudiarlo. La acción de cagar es universal. ¡Defiéndela! Es tu derecho… es tu deber.

 

 

Sexo Satánico

Allá para el siglo 20 como para el año 1997 yo era un tipo que estaba en ná. Dolido por pasadas experiencias y sobreviviente de vivencias en donde aprendí a ser mezquino con las mujeres para poder desarrollar una coraza que me hiciera a prueba de pelos de crica, me puse a vivir la vida al máximo. ¿Cómo? Intente muchas cosas. Tratar a las mujeres como mierda, objetos, instrumentos de satisfacción etcétera, tu sabes, cosas que un buen hombre hace para poder cumplir con su cuota masculina. Ser macho es cosa seria para mí. No soy una persona muy sentimental en lo que se refiere a las artes del querer. Rara vez amo; de hecho lo evito. ¿Por qué? Bueno, entiendo que el amor es algo que complica las cosas en una relación. De hecho. Qué carajos. Ni relación es lo que quiero, o a menos quería durante esa época noventosa. No. Quería ser libre. ¡Oh si! Lejos de responsabilidades y de cabronerías que me afectaran mi mente. Yo… pues, hablando claro, yo quería chichar. Pero aunque yo solo quería chichar, como dije anteriormente, había algo que me preocupaba. Yo era y de hecho sigo siendo un tipo con cierto tipo de “necesidades especiales” y siempre deseo, mientras sea posible, disfrutar de los placeres de la vida. Los míos, personalmente, son muy peculiares. Me gusta atacar sexualmente a mis parejas mientras duermen, comerles las totas sorpresivamente, abofetearles en la cara con el trapo de bicho mío, y meterles el dedo en el culo como muestra de afecto. ¡Pero yo quería más! Soy un dinámico en el sexo.

Quería comer culo (de mujer), devorarle la crica a un jeva, chuparle las tetas a la mujer más mezquina de Trujillo Alto, soy un depredador sexual de fetiches nauseabundos y devorador de almas de mujeres en pena gozosas de buena maseta. No puedo lidiar con tanta presión. El bicho lo tengo hecho un pretzel de tan bellaco que estaba, cuestionando, lleno de interrogantes sobre cómo satisfacer estas necesidades biológicas que tanto alteraban mi cuerpo y alma. Entonces no pude más. Tomé las llaves del carro y escapé; bueno, escapé de mi hogar pero no de mi mente fresca, nauseabunda y ninfómana que solo piensa en los más grandes placeres que un hombre tan enfermizo como yo pueda tener. Conduciendo en mi vehículo de motor reflexiono al respecto. Llego a una calle sin salida y paro en seco. Vi algo que me deja perplejo. Bajo una caja de cartón veo una pequeña perra, chichuahua, media sata, pequeña, con las tetas inflamadas y unos perritos mamando del sabroso néctar que emana de su madre. Me di de cuenta de una cosa. ¡Eureka! Quiero chichar con perras mujeres embarazadas.

Es entonces cuando me doy a la tarea de visitar chicas de todo el país, en especial mujeres preñadas de áreas olvidadas de Dios como Adjuntas, Aguas Buenas y Maunabo, pueblos en donde aún los machos chingan y preñan a sus jevas solo para tener mano de obra para poder recoger el tabaco, tu sabes, tierra de nadie. Tenía tantas ganas de chichar y tantas mujeres con ganas de ser agradecidas de un pingazo de su amigo inexistente Merdócrata que… Dios mío, el cielo era el límite. Fui a tanta barra de mala muerte veía, interactuando con tantas barrigonas como me fue posible, sea pagándole tragos y pagándole cigarrillos Marlboro pero luego de tantas citas a ciegas con mujeres y de muchos intentos infructuosos logré dar con una que se dignó en abrir su corazón. Su nombre era María, ella era del pueblo de Trujillo Alto, un pueblo en Puerto Rico en donde la gente sabe que existe en el mapa pero jamás han pisado suelo en él. Dentro del Área Metro pero perdido en tiempo y espacio en donde la gente aún cortan caña de azúcar en temporada de zafra y tabaco creo que era un lugar idóneo para poder hacer mi fechoría sexual.

María era una mujer de mediana estatura, ojos verdes  y redondos, blanca, pelo rubio de farmacia y con un hedor a mentol penetrante. Cierren los ojos e imagínenla. Sus tetas eran medianas pero respingadas, buen culo, piernas gorditas y una panza descomunal producto de sus casi 9 meses de gestación. Todo un personaje. Cualquiera que la ve de frente pensaría que es de parcela. ¡La típica mujer boricua! Me le acerqué con sigilo y le dije “vaya grilla que dura estás, te daría un pingazo en este momento”. Eso a mi me funciona con todas las jevas. La tipa se viró, pude oler sus jugos vaginales y me responde “wau, solo un macho muy seguro de lo que quiere puede hablarme de esa manera”, y me agarró la pinga y se puso de rodillas y me lo empezó a mamar como si nada. El cajero se puso nervioso y se marchó. ¡Perfecto! No me agrada que hombres se masturben mientras le meto mi pingasaurio rex a una jeva y así fue. Ella me desnudo, mi maceta estaba encendida, ella con su ropa aún, luciendo unos mahones rotos, con su camisa del perrito de Taco Bell bien afuego y esa mirada que decía “dame esa pinga, welebicho” me puso tan excitado y tan caliente que la cogí del pelo, le metí una galleta y la reventé contra la puerta de cristal de la nevera donde estaba los jugos Snapple.

La chica calló inconsciente en el suelo y en su frente se dibujaba un puntito rojo. Me estuvo curioso. Pero pronto es punto rojo se transformo en ríos de líquido rojo y viscoso. El tiempo se congela. Algo no andaba bien… Heme aquí, asustado, helado, paralizado ante la escena que tengo frente a mis ojos. Una mujer embarazada bañada en un charco color carmesí de sangre y yo como un welebicho sin saber qué hacer. Muchas fueron las ideas que pasaron por mi mente en ese instante. Ir preso, el culo devorado por O.G. Black o cualquier pingudo afrocaribeño, ser la puta de alguien, sobrevivir, pena de muerte, dejar de escribir mierdas por internet… pensamientos que ponen a una a reflexionar en una escena del crimen en donde no tienes ni puta idea qué hacer. Acerqué mi rostro de mierda a su pecho, quería escuchar su corazón, nada de nada, revisé sus ojos, dilatados y perdidos, no parpadeaba… ¡mierda!

Comienzo a frikearme, lloro, mira a todos lados mi pongo de rodillas frente al cadáver de la futura madre irresponsable y me llevo mis manos ensangrentadas a la cara… Las veo. Veo la sangre, puedo sentir hasta el sabor metálico de la misma, se me eriza la piel y casualmente se me para el bicho. Sí, se me ha parado el mamerro viendo la escena. No sé por qué culos pasó pero la pinga me azotaba el ombligo. Estaba bien bellaco. No podía creer que esta escena tan macabra se volviera una sumamente cachonda. Yo desnudo frente al cuerpo inerte de una embarazada. ¿Qué podía hacer ? Lo más sensato: le rompí lo que le quedaba de ropa, le baje los mahones mierdas que tenía, le arranqué su fokin camisa. Le bajo las pantaletas y le inserto el miembro con furia. Saboreo sus pezones prietos por el embarazo, mordisqueo su ombligo brotado y sigo atornillando mi bicho en ese bollo mojado en glóbulos blancos y rojos. Pero de momento…

¡¡¡¡AAAAYYYYYYYYYYY!!!!!1!! Tremendo pinchazo siento en la cabeza del bicho. Saqué la tranca rápido como una bala y vaya sorpresa la mía cuando veo que tengo guindando del miembro un bebé 9 mesinos. ¡El muy cabrón estaba furioso! Me mordía la maseta y yo no sabía qué hacer. Gritaba adolorido, pero tenía que hacer buche. “¡Estás en una escena del crimen, cabrón!” me decía en la mente. Tuve un forsejeo con ese escuincle que seguro estaba rabioso porque yo, accidetalmente maté a su mami. “Socio mala mía, no era mi intención”, le decía al cabronsito para que soltera mi virilidad. Recurrí a la fuerza. Le metí puños, picadas de ojo pero nada de nada. Me revolqué en las góndolas, resbalé, caí, me espeté una lata de habichuelas coloradas GOYA en el medio de la espalda. Pensé de momento que quedé parapléjico pero la visión breve de estar en silla de ruedas y hacer programas para cabrones de 10 años para abajo me hizo obtener fuerzas, así que cojí al bebé de sus pequeñas piernas y lo halé bien cabrón y pude ver cómo es que se desgarraba el prepucio de mi trapo de bicho gracias al mordisco del hijo de puta y el tirón.

Sangre en mi pinga… terror… un bebe llorando, botando espuma en la boca, con los ojos rojos de cólera .Observé detenidamente su rostro y tenía como que dos cuernitos brotándole de la frente. No sé, quizás eran chichones de los puños que le metí o algo así. La cosa es que el cabrón abre su boca y me dice “Merdo, hijos de puta, el bicho o tu alma”.” ¡El bicho! Por supuesto”, grité yo. Huy que susto, puñeta. Comenzaron como que no sé, a brotarle unas alitas por la espalda y yo como que pal carajo, fui corriendo al baño de la gasolinera e hice lo más sensato: metí al bebé demoniaco entre la bacineta y la tapa del inodoro y comencé a cerrar y abrir la tapa del inodoro fuertemente. El gritaba. Le estaba aplastando el cráneo con furia. Esto estaba más feo que una cagada en Dios en Viernes Santo. Se cagaba en mi madre, blasfemaba, decía cosas hirientes, que lo tenía chiquito, que el apocalipsis se acerca, que Luis Fortuño regresará al poder. No pude más. Puse mi culo frente a su boca nauseabunda y cagué un mojón kilométrico. Vi como se le llenaba la boca de mierda y como la tráquea  se le cerraba y poco a poco dejaba de patalear; no perdí tiempo, lo eché en los orines rancios y flochié el inodoro.

Escuché el sonido de las sirenas. La policía se acerca. Un hombre desnudo al lado de un cadáver y con el mamerro parado es evidencia fara que le echen 40 años a perpetua y me largué no sin antes graparme el pellejito del prepucio y me fui a la fuga. Rápido encendí mi radio y puse la estación de la policía. Buscaban un sospechoso, humano, cabeza de mierda. ¡Ea puñeta! Descrito de arriba abajo así que hice lo más sensato y me dirigí hacia el Comité del Partido Nuevo Progresista más cercano y solo fue así como logré que perdiera la policía la pista.

Hoy por hoy mis gustos en las mujeres han cambiado constantemente y me he dedicado a escribir blogs y adoro contar mis vivencias, pero si de algo he aprendido. Les digo, el amor de una madre es fuerte pero más amor le tengo al bicho mío. Ahora cada vez que veo a una perra preñada solo puedo pensar en 2 cosas: en como se me para el bicho y en esa noche donde violé un cadáver y un bebé enviado por Satán me mordió el bicho.

Experiencias que contar…

Friendzone: El Purgarotorio del Buen Bellaco

Friendzone, wau, ¿Quién no a caído en el friendzone? Hola amigos, les habla su amigo inexistente. Aquel que se toma vacaciones  de la internet muy en serio, el Merdócrata. Aquí en el día de hoy quiero hacer este post porque me lo pidieron a gritos cientos y cientos de personas (en realidad un solo mamabicho me lo sugirió) referente a lo que es el Friendzone. Creo que es bueno poder discutir este  problema porque esto es algo que afecta a muchos hombres del país y de mundo entero. Si, del mundo entero porque el Friendzone no se limita al boricua ni mucho menos, al contrario, responde a la humanidad misma. Es un problema serio el cual puede causar al hombre promedio cierta inseguridad y en el peor de los casos puede volverlos todos unos renegados de la vida, convirtiéndolos en psicópatas en serie y gente “toasty” como Avelino Muñoz Stevenson.

Como bien dije el Friendzone responde  a la humanidad misma y desde los tiempos en que Moises mató a Goliath en el Jardín del Edén existe. Si podemos buscar la etimología, o sea, mamabicho inculto, el origen de la palabra “Friendzone” sacamos que el mismo es originario de Friend que significa amigo y Zone que significa zona el cual significa Zona de Amigos, La puta zona que no quieres llegar con una mujer cuando tu propósito es comer culo (de mujer). El Friendzone existe desde la antigüedad. Los cavernícolas en tiempos de la glaciación, para cruzar el estrecho de Bering caminaban largas horas bajo una ventisca bien hijo de puta, escasos de comida, desnutridos, temerosos y con ganas de echar un buen polvo.  Cuando conocían humanas hembras, los cavernícolas buscaban la forma de llamar la atención de ellas. Cazaban mamuts con sus propias manos, pescaban en temperaturas bajo cero peces con sus propias bocas, hacían prendas con guantes para el frío a base del escroto de sus compañeros caídos, lo que sea por tal de que esa jeva viera que el cabrón hombre de las cavernas valía la pena. Continuamente este hombre era aceptado por la cabrona por el mero hecho de que tenía  alguien que la pudiera mantener como un mamao por el resto de sus días tanto a ella como a su bebe aún sin nacer que yace en su vientre. En el caso opuesto el cavernícola se sentiría rechazado y deprimido, respuesta a esperarse sin contar la próxima matanza de la mujer rompiéndole el cráneo a la hija de mil putas con una roca y con una hacha de piedra extirpar del vientre de la cabrona a su vástago hijo el cual tendrá la función de ser la fuente de proteínas y minerales en la cena de ese encabronado macho cabrío.

Yo no miento. Las evidencias están allí. El Friendzone lleva a la tristeza, a la ira y hasta a la muerte si cucan mucho. Cuando yo era chamaquito allá en el siglo 20 me recuerdo que conocía a una muchacha el cual llamaré, para no chotear su nombre en todo el ciberespacio, María, ojo que no la estoy choteando. María era esta muchacha dulce, feliz y jovial. Una cosita bella. Tenía una carita muy bonita y parecía toda una muñequita de porcelana. Cuerpo esbelto, unas tetitas pequeñas pero redonditas y un nalgaje que encajaba para su cuerpo. María y yo nos conocimos primero por internet por medio de Latinchat que era en ese tiempo la primera fuente de bellaqueo seguro para los enfermos sexuales como yo.

Poco a poco me gané su amistad. Al pasar del tiempo tuvimos largas conversaciones telefónicas en donde yo servía de paño de lágrimas referente a sus problemas con un cabrón cleptómano que tenía como pareja. Ellos tenían una relación boomerang en donde ellos cogían, se dejaban y regresaban, toda la misma mierda pasaba siempre. Ella se pasaba contándome como es que ese tipo era un cabrón y no la valorizaba. No obstante no podía pasar noche y día sin pensar en ese cabrón. Yo la aconsejaba. Le decía que eso estaba mal. Que ella era una mujer bonita y de unos sentimientos sumamente hermosos lo que hacía extremadamente estúpido seguir con ese welebicho.

La tipa entonces pareció que calló en tiempo, o por lo menos eso pensé yo. Le empecé a mandarle mensajes de texto diciéndole que era una amiguita especial. Que la quería mucho y que no perdiera esperanzas porque encontraría un hombre que valdría la pena. Un hombre que la tratara con cariño y delicadeza. Era más que obvio que ese hombre era yo. Me pajeaba con furia pensando en ella todas las noches pero ella no lo sabía ni tenía que enterarse. Yo le demostraba mucho afecto y yo no soy un tipo tan malo. Tengo la cara hecha mierda (literalmente) pero tengo un corazón de oro. En San Valentín le compré una camiseta de manguitos roja qu eme salió como en $40 billetes porque era de una mara de esas que son hasta difícil de pronunciar, un vaso de cristal con sus iniciales talladas a mano y una postal bien hermosa. Yo me boté bien cabrón. ¿Saben lo que hizo la hija de la gran puta? Que gracias que era un amigo tremendo y que hoy era un día tan especial que saldría con este muchacho del Residencial Villa España que conoció en la página de SEXY O NO. Me desesperé. Busqué info sobre ese mamabicho. Fotos de ese cabrón sacando pacas de dinero de $20. Mirada de maleantón. Camisa rosita fosforescente (la moda de la época) y con un flow bien mamabicho jactándose que por ser de residencial era bien calle con esas mierdas de foto que subía editadas con un poco de Photoshop arcaico que de seguro había bajado pirateado y no comprado con el billete que tanto se jactaba que tenía.

Me dió una rabia bien hijo de puta pero me tenía que aguantar. Era mi amiga, mi mejor amiga la que estaba enchulado. Pero hice de tripas corazones y escuchaba tanta mierda de ella referente a su amiguito nuevo que se convirtió en su nuevo amor. Hacer buche y escuchar a la mujer de tus masturbadas hablar de otro cabrón no es cosa fácil pero tuve que soportarlo por casi un me hasta que una llamada en una madrugada me devolvió las esperanzas. Era María desconsolada. ¿Qué le sucedería a mi no enterada enamorada?, me cuestionaba yo. Ella a moco tendido me comentaba cómo es que ella yendo a la Disco se encontró a su pareja con una muchacha sentada en su falda, y besándole el cuello y diciéndole fresquerías que cualquier muchacho bellaco entendería. Ella se fue llorando. Llegó a su casa y me llamó. No sabrían toda la mierda que me hablo de ese cabrón. Toda la mierda que yo había dicho en mi mente ella me lo decía para atrás. ¡Aleluya! Decía yo. Esta cabrona entró en razón. Traté de consolarla. Era un fin de semana que ella necesitaría mucho reposo y support. Yo se lo quería dar.

Un domingo, entonces, ella me llama y me dice que gracias por lo que había hecho por ella. Me llenó de flores, algo que no me esperaba tan directamente de ella pero algo que naturalmente me merecía por lo tanto que me jodí por ganarme su afecto. Me dijo que era un chico especial, que la trataba con cariño y que realmente era un buen partido. ¡La tenía bajo mis pies! Ella me comenta que una persona tan hermosa de sentimientos como yo era una persona que realmente valía la pena. That’s it! La tengo me dije yo, Es por eso que ella me desea lo mejor en este mundo y que tarde o temprano iba  a conseguir el amor de mi vida. WHAAAATTT!!!!!1! HIJA DE PUTA QUE ME DICES!? Me dije en mi mente claro. Ella me comenta que soy un ser excepcional y que me merezco darme la oportunidad con alguien que valiera la pena. Ella pensaba lo mismo de ella misma y que es por eso que se tomó la molestia de darle  la oportunidad de nuevo a su EX-NOVIO, el pelabicho roba aguacates e gasolinera. El cabrón ese que le jodió la mente por años.

Yo no sabía que hacer. Estaba prendido en candela. Esto estaba cabrón. Sentí como mi corazón se hacía añicos dentro de mi pecho. Era uno de los sentimientos más horribles que me habían pasado a mí. Colgué. No lo pude soportar. Esa conversación telefónica era veneno auditivo para mí. Me fui al baño secándome las lágrimas, me baje los pantalones, comencé a cagar y a masturbarme con furia  a la misma vez. Mi mente no estaba en este plano. Yo quería desahogarme. Me pajeaba pensando en el mal que quería hacer. Quería venganza. Quería  sangre.

Al día siguiente prendí el auto. Hice mi función de stalker tal y como hice con Baby Rasta y fui a la universidad donde estudiaba. Ella estudiaba en la Caribbean Horse College o algo así. No ando seguro ando bloqueado. Eso si que me recuerdo que estaba en la facultad de arquitectura por ende sé que era una matrícula bien pequeña por ende era fácil divisarla. Saqué mi mochila y fui a los baños de la facultad. Llegué, me encerré con seguro dentro de unos cubículos y me bajé los calzones. Me puse a cagar para no levantar sospechas y me puse una camisa en la cabeza de mierda mía de la forma que en se los pone la gente de residencial cuando la policía se mete en los caseríos; pues de esa manera. Era como las 9:00 PM y la Universidad a esa hora andaba como sola. Ella estaba sola. Perfecto. Ella caminaba hacia el estacionamiento. Pude ver por primera vez el cuerpo de esta cabrona. Se me par’el bicho. Pensé era era bella pero era más que bella. Era despampanante. Caminaba más y más hacia el estacionamiento y yo escondido entre los automóviles contemplaba a ella. Quería recordar los bellos momentos que pasé con ella en mi mente, en mi cama haciéndome la puñeta a nombre de una mujer que me negó su corazón. Negó. Negar. Negación. Mi mente se volvió clara. Esta cabrona me las va a pagar. Me ajuste mi improvisada máscara. Ella tomó sus llaves. Comienza a abrir la puerta de su auto. Me acerco con furia y estrello su cabeza contra el cristal de la puerta. cientos de pedazitos de vidrio vuelan; algunos se incrustan en su cara. Esos vidrios que funden en su rostro son los mismos que reparan el corazón partido de este hombre sufrido. Ella cae al suelo, desfigurada, producto de mi autoría. Descubro mi identidad. Quiero ver a los ojos por última vez a la puta que causó mi sufrimiento. El hedor a mierda que caracteriza mi rostro la hace delirar o quizás algo peor: entrar en razón. “¿Me… Merdócrata?”, fueron las palabras que salieron de sus labios. Me paniquié. Me levanté , le patié en la cara y me fui de allí robando su auto y prendiéndole candela, horas después, bajo una noche estrellada en un lugar olvidado de Dios en Peñuelas. Caminé, si, caminé todo sucio, apestando a gasolina, mierda y sangre por kilómetros que parecían eternos, reflexionando sobre mis acciones.

Un chofer de un truck de Suiza Dairy se detiene y me grita “Mamabicho, hacia donde te diriges”, el cual le contesto “Donde haya Latinchat, mi buen amigo, donde haya Latinchat.”

Baby Rasta eres un mamabicho

Hola a todos y cada uno de ustedes mis amigos inexistentes. Aquí con ustedes su híbrido fecal, entre humano y mierda, Merdócrata. Me excuso con ustedes primeramente por el hecho de que los he ignorado por un largo tiempo debido a que estaba ocupado en otros asuntos más importantes que el bloguiar. Chiché, jodí, fumé, bebí, tiré peos y cagué con cojones. Experiencias que no se logran vivir si me quedo espetado en una silla y viendo el monitor. Pero de cualquier manera gracias. Gracias por su apoyo. Me importa realmente un bicho su apoyo, pero igual si lo hacen pues cool. Para los que no me apoyan pues que se apoyen del trapo de bicho mío, hijos de mil puta.

En el día de hoy les vengo a contar una historia real y 100% verídica porque yo no vengo aquí a hablar mierda, bueno, si, pero me refiero a que yo no vengo a frontear aquí a nadie ni a pasar el macho. Nah, deja eso, porque pa’ macho yo y el trapo de bicho mío demuestra que lo soy. Yo hablo con la verdad y quiero que ustedes presten atención a este post porque de veras, quizás sirva de inspiración para algún cabrón en particular.

Hoy, putas, les hablaré de una experiencia que me tocó vivir varios años atrás, allá para el 2010 en donde por poco logro, si por poco logro librar un mal encarnado en la figura de un welebicho. A ese welebicho lo llamaremos Baby Rasta. Pues estaba yo tranquilo conducindo mi Datsun mohoso, lleno de bolsas de Burger King con restos de hamburguesa descompuesta y mayoneza fermentada en el dash del auto con un guille cabrón. Venía pues contentísimo, puesto que venía de conectar con La Taína y había chichau sin condón en ese momento con ella, y desconocía de la pudrición en el bicho que me esperaba en años venideros gracias a esta cabrona. Pero que se joda. Era la Taína. Le froté mis genitales por u jaiba y le dije que tenía el webo enorme. Una cosa llego a la otra. Anyway, eso es material para otra historia. La cosa es que andaba feliz como lombriz. Es por eso que llamé a mi pana El Escarabajo y quedé con él en buscarnos más grillas para poder darles yeska. Algo paso con nosotros los hombres que chichamos a una jeva y nos queremos chichar a todas ahora. Pues nada, el muy hijo de puta me dice que pase a buscarlo porque el muy cabrón es un mamabicho sin carro, fokin loser.

Le doy breik a que se vista y se raspe una puñetita en la ducha en lo que yo sanamente me dirijo a casa de mi cabrón amigo. Llego a su casa, se monta en mi carro y siento un hedor a perfume Samba. El tipo andaba entregao’. Quería conectar. El Escarabajo y yo teníamos McNuggets y queríamos mojarlos en salsa de culo (de mujer) así que arrancamos sin rumbo a revulear por todo el área metro buscando yales para darles y no consejo. Nos paramos en tres chinchorros de mala muerte para darnos la ccerveza con calma y entonarnos. Yo tengo una cosa que borracho es cuando guío más cabrón. Así que en cada negocio que me metí pedí el clásico Caneca Ron Llave con Royal Crown. Escarabajo como es tan pendejo solo pidió Colita Champán. La cosa es que me estaba poniendo bien fokin ready, nos montamos en el carro no sin antes grajearnos  par de viejas mellas y apestosas a Agua Maravilla y luego de varias guayás de carro a carro y 2 iguanas muertas por mi excelente puntería en cuatro ruedas llegamos a La Lomita: Hogar de los muslitos rellenos… ¡y se soltaron los “Party Animals”!

Buscamos a las más cueros, nos chupeteamos a pares. Diablo que cosa cabrona. Habían pellejos de todas clases. Yo soy tremendo bellaco so que me grajié con todas. Soy tan macho.

Mostré a todo el mundo que no solo era el mejor bebedor cuando ordené mi Cutty Sark con Maví frío, sino que en la pista soy el puto Tazmanian Devil. Jodí, di mis pasos más cabrones y le enseñé al planeta Tierra mis habilidades en el Elektrobugui. Puse a mamar en la pista. Lo digo sin que se me quede nada por dentro. Pero de momento siento un golpe en mi mierda, o sea mi cabeza.

-¡Ouch! Pero quién carajo me golpeó, puñeta.

Dije con un encojonamiento. El golpe me hizo cagar mis movimientos y las gatitas vieron lo fail que soy. Miro hacia atrás y era nada más ni nada menos que Baby Rasta, arrebatau hasta los dientes y con un flow bien mamabicho. Yo le cuestiono que si qué carajo había pasado. Que yo soy Merdócrata y que si por qué me arruinó mi bailesito tan tripioso. El muy cabrón me dijo:

-¿Tu eres Merdócrata? No te conozco. Lo que si reconozco es a un pelabicho.

-¿Pelabicho? Cabrón no le digas así a mi amigo Escarabajo. No te burles de la gente con defectos

Y le metí una galleta. Esa galleta sonó de aquí a casa de tu mamá, cabrón lector. El se tocó la cara y yo puse mi pose de pelea.

Yo seré bellaco, sucio, puerco, y bloguero pero pendejo no soy, y de Baby Rasta no me iba a dejar dado. Así que comencé a pelear con el. Le di una clase de salsa tan cabrona que Roberto Roena me felicitaría. Pero él, como cobarde que es. Rápido sacó el culo y mandó a sus manduletes a pelear su pelea. Ya ustedes saben el resto. Le patié el culo a  5 de ellos. Tu sabes como son los cacos que no pueden pelear solo y necesitan el bonche. Pero lamentablemente eran demasiados. Cuando derroté al mamabicho número 12 Baby Rasta me dio con la culata de una pistola, pa mí que una Magnun 9 Milímetros. No sé, en verdad no se mucho de armas. Entonces el cabrón aprovechándose de la situación me cogió en el piso y me escupió en la cara y me dijo:

-Gringo ahora te va a meter el bicho por el culo.

-¡NO!

Se escuchó fuertemente. OG Black detiene a Gringo justo a tiempo.

-Ese culo es mío.

OG Black comienza a bajarse los pantalones y el calzoncillo y muestra un bicho que parece un brazo de nene. Entre todos los secuaces entonces me comienzan a desnudar. Me rasgaron la ropa y todo. Yo no lo podía creer. Iba a ser violado por OG Black. Me pusieron poca abajo y de momento, tanto fue el nerviosismo que me mee y me cagué encima bien cabrón. ¡Fo! Mi hedor a mierda impregnó todo el restaurante. Una mezcla de peo de cerveza, caca blandita, mezclado con huevos y malta mal digeridos quedó en el lugar. Baby Rasta se fue no sin antes cagarse en mi madre.

OG Black se le bajo el bicho automáticamente y cometió un barbarismo. Se metió el bicho el mismo. Gringo se vomitó en mi pecho. Los que no le daban el hedor a mierda se reían y los que si les llegaban se desmayaban, unos convulsionaban y escuché a par de gente llamando a su mamá en el desespero. Yo estaba tan abochornado que me fui, Escarabajo me siguió. El intentó poner paz en mi alma pero era inútil. Estaba encolerizado. Encabronado. Ido de mi ser. Le di las llaves. El condujo a su casa y no le dirigí la palabra solo para decirle “adiós” a secas y tomé el volante y me dirigí a mi casa.

Pasaron días, semanas, meses en donde me quedé pensativo, descontrolado. Baby Rasta me humilló, A MÍ…A MERDOfuckingCRATA. Hijo de puta. Esa no se la iba a personar jamás. Estuve pensando tanto en lo que iba a hacer. Yo sé lo que quería, no soy pendejo. ¿Pero cuándo? ¡Ahora puñeta!

¿Ustedes saben lo que es un webolver?

Pues yo literalmente tengo uno, cabrón. Ahora si que estaba yo más caliente que el switch del sol. Cuando joden conmigo joden con el mejor y cuando Merdócrata anda encabronau, u yu yui, es que se ponen los webos a peso. Me puse mi webolver en el culo bolsillo. Merdócrata va de cacería.

3 de Marzo de 2010

Era de noche, me estacioné un poquito lejos de un estudio de grabación donde se rumoraba en las redes sociales que Baby Rasta estaría grabando varios tracks para alguna producción de mierdatón. Todo es sencillo. Solo ser paciente y cogerlo desprevenido. Compré unas Pringles en el camino. Son tan buenas pero tan irritables para comer en especial cuando te comes la mitad del pote y no te cabe el puto brazo. Me limpié las migajitas de papitas que tenía en la barriga. Soy un puerco comiendo. Entonces percibo que dos hombres pelabichos salen del estudio de grabación. Me doy de cuenta pero me da indiferencia. No los conozco, no me interesan. Ellos miran con una cara extraña como que rebuleando y hacen una señal hacia dentro del estudio como dando un visto bueno para algo. Entonces cuál fue mi sorpresa cuando veo como es que Baby Rasta aparece. Ambos cabrones lo custodian dirigiéndolo a su automovil.

Sigilosamente me baje de mi carro y la oscuridad de la noche me sirvió como manto para poder pasar desapercibido. Le había echado W40 a la puerta so que el rechino de la misma al abrirla fue mudo. Noto cuando Baby Rasta se monta en su carro y comienza a hacer chistes pendejos sobre que tan cool es él y cómo Gringo, su partner de toda la vida no es otra cosa que la sombra de él. Mofa tras mofa seguida de una esnifiá de raya que se dio el cabrón ese de cocaína. El reggaetón deja aunque seas un has-been tal parece. Luego de darse ese fuetazo el cabrón le da por prender los focos de su carro. Un gran error.

Saqué mi webolver y arremetí con un grito de guerra.

-CULOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO (de mujeeeeeerrr)!!!

BANG

BANG

BANG

Muchos BANG puñeta

Cogí el carro de Baby Rasta y lo dejé más hueco y feo que el culo de Manny Colón. Gasté un peine y sacaba otro, cargaba y seguía cociendo a tiros el puto Célica ochetoso de ese tragaleche. Me acerqué a la escena del crimen.Vi a todo el mundo hecho mierda, vi a Baby Rasta rezándole a Dios, cagao y meau tal y como me dejó a mí aquel día en La Lomita. Entonces me bajé el pantalón, puse mi culo frente a su abdomen y cagué un peo tan cabrón e hijo de puta que le perforé el estómago. El lloraba y suplicaba. Oí las sirenas. Seguro era la policía de Puerto Rico. Me monté en mi Datsun y conduje con el cristal bajau fumando un cigarrillo, dándole pal frente hasta encontrar la costa más cercana.

Me perdí. Baby Rasta llegó a intensivo. Dicen las malas lenguas que se sometió a una reconstrucción del estómago gracias a mis acciones puercas y deshonestas. A mi me importa un bicho. La policía le pidió a él que narrara los hechos y el simplemente mantiene la boca cerrada. ¿Quién le creería que una persona mitad hombre y mitad mierda puso en peligro su vida? jaja, Se joda. Aún conservo noticias del evento.

Noticias de alrededor del mundo aparecen las cuales me inchan el corazón:

Hoy por hoy Baby Rasta guarda silencio porque sabe que meterse con Merdócrata es como meterse con el Green Giant y hablar mierda del maíz. Papito, tu sabes, ponte pa tu número y pa los welebichos que hablen mierda de mí, cuidau, que la furia de mis intestinos podrá reventarles el estómago. Gracias por esperar mi nuevo post. Me defeco en vuestras progenitoras. Chau.

Irene: El Huracán con Síndrome de Down

Hola mis putas. Quería reservar este momento tan especial para mí para poder dedicarles un mensaje de amor, y de preocupción ala vez. ¿Por qué de amor? Porque los amo a pesar de que solo me acuerde de ustedes cuando voy a cagar o cuando chequeo las fotos de ustedes en bikinis cuando me agregan por Facebook. Preocupado por el hecho de que estamos viviendo en momento sumamente difíciles en donde el gobierno de Puerto Rico, liderado por el cabecilla Luis Fortuño no sabe un bicho en como bregar con situaciones de emergencia. Este blog no es político y de nuestro Gobernador no diré otra cosa que no sea que desearía que muriera cagando. Soy una persona religiosa y de altos valores como para dedicarme a la tiraera política. No es mi estilo. Para eso estoy yo aquí, para llevarles un mensaje claro, de altura y que se pueda comprender.

Me jode la desconfianza que tiene el pueblo de Puerto Rico con los que se supone que están aquí para protegerlos y servirles y no me refiero a la policía de Puerto Rico. Me refiero a los hijos de puta que están en el gobierno dentro del capitolio (menos los janitors, ellos son afuegoy no merecen el odio de nadie, menos Paco. Paco, tu me mamas el bicho). Pero para eso vengo yo aquí. Porque soy el Chapulín Colorado de la blogósfera boricua. Donde me nececiten ahí estaré. Si se te expota la goma, cágate en la ropa, ahí estaré; cuando estés bellaca, cágate en el matress, ahí estaré y si te tiras fotos desnuda y me las mandas a mi e-mail merdocrata@gmail.com con la dirección de tu casa, ten por seguro que ahí estaré.

Es mi deber patriótico el estar presente en tiempos en donde se que la familia puertorriqueña sufre por el paso de un temporal tan welebicho como lo ha sido Irene. Un huracán con Síndrome de Down porque todos los efectos vinieron luego de que esta pasara. Son cabronerías de la madre naturaleza. Yo soy un tipo que vivo donde me caiga la noche. Digamos que me guillé de tortuga ninja y por razones que no vienen al caso salí de esa alcantarilla, con hedor tan peculiar que tiene la mierda humana y me encontré que Puerto Rico seguía hecho mierda y la gente… no sé. La gente ranqueándose de welebicho. Yo lo que vi fue gente desesperá porque oh Dios! Tenían que salir a trabajar.

Yo no sé en donde culo yo estaba viviendo. Esto era Japón o Puerto Rico. La gente desesperada porque los cabrones de la PEPSI los mandaron a llamar porque tenían trabajo el mismo puto día que pasaba la tormenta. Otros como los de los fast food estaban desesperados y tuvieron a sus empleados hasta tarde en la noche para que luego fueran a sus casas a guarecerse y preparar sus cositas por el posible paso del huracán. Yo lo que me pregunto es que tan pendejo tiene que ser usted para darte a ti mismo menos valor que tu trabajo. Mira, pedazo de mierda, a McDonnald’s tu solo eres un número, a Pepsi, Cola Cola, Walmart, etcétera le importa un bicho si estás bien o no, o si tu casa se va por el río, para ellos eres solo un número y eres desechable. Tienen gente de más para suplantarte y el papel de culo es tan necesario como tu: solo para cuando te quieres limpar el joyete, luego, se olvidan de ti.

Hey, y si esa va a ser la mierda del día a día en este país mientras pasa el huracán, entonces, regresemos a lo básico mi gente. Supervivencia . Yo les recomiendo a todos ustedes que velen por ustedes mismos. Que se embarren en vaselina y le haga caso omiso a esa mierda que dice el gobierno. Mire, ya que estamos sincerándonos hablemos claro. Se que ustedes son de los que les preocupa quedarse sin luz ni agua por semanas desde que vivió la experiencia de Georges y de ahí pa’ lante sabe lo que es morirse de un aburrimiento cabrón. No lo culpo. En mi casa pasaron 60 y pico de días que no teníamos luz. Me sentí como el puto Tom Sawyer, me cago en la madre de Manny Colón. No es una experiencia que me encante para nada. El zumbar de los mosquitos mientras intentas dormir, el calor en tu cuarto y bañarse con cubito recogiendo aguas con gusarapos y/o larvas de mosquito de un drón, la puta planta eléctrica que si no se te jode, te come la cuenta de banco y si no se te jode ni te come la cuenta de banco tienes que estar vigilante porque un hijo de la gran puta te la quiere robar… uff… mire mi hermano, son cosas que nos incomodan como seres humanos que somos. Queremos distracciones, ¡las nececitamos! es por eso que aquí les quiero habar de las mejores distracciones ha tener dentro de la temporada de huracanes.

  1. Bebe, bebe con cojones: Si andas preocupado porque el zinc de tu casa en Cayey se vuele pal’ carajo y tu mujer no para joder, te aconsejo que te den un palo de lo que tengas en reserva. Mi favorito, Caneca Ron Llave con Royal Crown. De esa manera olvidas las penas y le hechas un polvo a tu mujer. Si te rechaza no pasará nada. Quedarás inconsciente a los pocos minutos.
  2. BBQ, welebicho: Tienes como $150 dólares en carne en esa cabrona nevera y sabes que en 3 días apestará tan cabrón como la gobernación de Luis Fortuño. Haz una barbacoa e invita a todos esas escorias que les haces llamar “amigos” y que aporten de sus carnes también. Complementalo con cerveza y te guillas bien cabrón.
  3. Comparte la extensión: Esto es táctica. Da de lo que tienes. ¿Tienes una planta eléctrica? Comparte una extensión con un cabrón (o cabrones) que estén tan necesitados como tu para que pueda conectar una nevera y un televisor por lo menos. De seguro que te ayudarán a costear parte de la gasolina para la planta y así te ahorras un dinerito.
  4. SEARS es tu nueva novia: ¿Estás bellaco y el tanto ver porno en tu iPhone o Android te comió la batería? No desesperes hijo de mil putas, pues el shopper de Sears se encargará de que estés distraido casqueteándote con furia y tu mujer tan pendeja pensará que le querrás comprar algo luego del desastre, cui cui cui, que pendeja es.
  5. No peleas de ella: Ella te diré que por favor no salgas afuera que te puedes hacer daño. Cógelo literal. No salgas afuera pa’ un bicho. Así no tienes que hacer nada y no tienes que hacer los deberes de la casa que tanto te jode.
  6. Bicho echar ropa a lavar: Sin luz ya la mujer tuya no vendrá a joderte con eso de echar la ropa a lavar y tenderla. ¿Pa’ qué carajo? ¡No hay luz y llueve!
  7. Se un hombre: Es hora de demostrar que eres un hombre mostrando esa barba cabrona de deambulante que escondes. Un hombre de verdad usa barba y el no tener agua ayuda a que andes con esa apariencia de badass que tanto haz buscado. Solo los maricas se afeitan el rostro completo pensando que son varoniles. Cuando tu mujer te meta la mano dentro del calzoncillo y te agarre ese bicho porque te ve como el hombre que no eras tu antes te acordarás de mí mientras la pones a cagar pa’ dentro like a boss.
  8. Piérdete: Digamos que tu chica con quien sale está viviendo lejos con cojones y tu tienes los cascos volados bien cabrón. Es hora de ponerte a experimentar rápido que te enteres que esa mujer esta incomunicada contigo. Rampletea, jode, bellaquea con todas las cabronas que tengas en tu comunidad si es que eres de esos hombres que no pueden estar con una sola mujer. Es tu momento de soterrar el bicho en par de cricas y darle luz a esa bellaquera que tienes entre las piernas.
  9. Semana Santa Parte 2: Así seas chamaquito y vayas a la escuela o seas un adulto y seas todo un profesional, estos días son como mini-vacaciones al estilo semana santa. ¡Gózatelo! Días sin trabajar y lo mejor es que no tienes que ir a la iglesia ni sentirte culpable de no hacerlo.
  10. Aprecia la chocha pelúa: Rompe frío mi hermano. No hay agua ni luz y la chica tuya tiene esa chocha como para que un mono se le guinde de tan pelúa que la tiene. No te preocupes. Tócasela. Dile que la tiene sedosa aunque te de asquito. Así ella querrá que la amas no importa su físico. Aparte si te da asquito eres maricón.
Bueno, eso es lo que tengo por el momento. Siéntanse cómodos en opinar y agregar cualquier tipo de tips que sirva para que nosotros los caballeros de la noche y tormentas eléctricas le saquemos partido a tormentas retardadas coo Irene: El Huracán con Síndrome de Down
¡Hasta la próxima!

¡Alerta Parabichos!

Todos hemos sido víctima, compañeros. Desde que nos destetamos de nuestra madre y empezamos nosotros a disfrutar de los plaseres mundanos de nuestra sexualidad nosotros descubrimos de todo aquello el cual nos estábamos perdiendo. Ese sentido de aventurarse a vivir la vida al máximo nos lleva a nosotros, los hombres, a estar con la pinga bien encendida y con ganas de undirla a una buena hembra que nos llame la atención. Quizás tengas varios intentos en esa noche para mojar el nugget. De ahí a que vayas a mojar el nugget son otros $20 pesos. Pero al menos lo intentaste. Las mujeres que se te negaron pues te lo dijeron y fueron frías contigo: “No quiero salir contigo, tengo marido” , “Lo siento, no se bailar”, “Hijo de puta no estaría contigo así tuvieras el miembro de Robocop entre las patas’,  ya tu sabes, los clásicos dichos que tienen las mujeres para sacarte el calso.

Ahora bien, siempre hay una mujer (o mujeres en ciertos casos) las cuales están en búsqueda de joderte una noche de joda y vacilón undiendo tu moral de hombre metiéndotela por el culo. Estas mujeres responden bajo muchos nombres: güireras, seteadoras, bichas, pellejos, cochocles, petardos, ¡pide que hay! Yo en este caso las llamo “Parabicho”. ¿Pero qué es una parabicho? Para eso estoy aquí para explicarle.

Compañero, yo soy un sujeto sumamente experimentado en la vida. He vivido muchas lunas fuera de mi casa, acompañado de botellas de Heineken sentado en la silla frente a la barra y hablando mierda con el bartender. El alcohol ha sido mi amigo incondicional y el bartenden aquel ser que me comprende y me presta sus oidos en tiempos de depresiones, desasociedo y melancolía. No obstante el bicho mío no quiere incar ni una botella de cerveza ni a un cantinero. Las trasnochadas que uno tiene acumuladas gracias a esa perra que no te quiso comprender te ha convertido en un tipo pajero. Te haces la puñeta 2 o 3 veces en la noche porque ya la mujer que tanto amaste no está contigo y tu pinga no se ha remojado en ese sabroso nectar incoloro y oloroso que solo posée las entrepiernas de una buena hembra.

Estás bellaco y solo y quieres chichar. ¡Vaya dilema! Miras a tu alrededor pero estás con la vista media nublosa por todo ese alcohol que tienes en la sangre. ¡Te jodiste bien cabrón! Pero te importa un bicho la vida y pides no solo una sino 2, 3, 4, 5 botellitas de la sabrosa verde que te hace olvidar penas. Pero un olor a perfume Escada Moonlight llega a tus narices y ves cómo se te acerca este individuo… no enfocas bien pero te le acercas un poco al rostro de esa mujer que se acaba de sentar al lado tuyo. Está rica. Tiene un rostro angelical, unos cocos bravos acompañados de esa raja que se dibuja en las tetas cuando la chica lleva ese escote pronunciado, unos muslos gorditos cubiertos por unos jeans bien apretaditos y supones que deba de tener un culo cabrón.

Te presentas. “Soy Ron Jeremy Merdócrata y tengo el bicho grande.” Ella te sonríe y se presenta a si misma. “Soy fulamita de tal, veo que la estás pasando bien. ¿Qué bebes?”. Es ahí donde te cagaste en tu madre mi hermano. Ya ella hiso su movida y tu de pendejo posiblemente no te diste de cuenta porque estabas borracho hasta las tetas. Pero qué carajo. Tu quiéres ser cortes y le respondes con una invitación a una bebida pues ella te cuestionó. ¿Qué le pides? No sé. Cualquier mierda de esas que le gusta a las chicas beber. Tequila Rose, Smirnoff Apple… un Cosmopolitan… alguna pendejá de esas. No reparas en gasto. Le dijiste que pidiera lo que quisiera y que se joda. Te costó maricón. Whatever. Ella te comienza a hablar con ese acento artificial y tonito que te enrreda en sus deseos. Son como sirenas. Las escuchar y te enchulas y cuando caes en su encanto prepárate para ser ahogado. Te llama la atención. No sabes que tiene ella que otra no. Más aún, no sabes por qué carajo una persona como tú, un puerco, lechón, jamón y pelao pudo lograr que tremendo ejemplar de hembra se sintiera atraido por ti. Pero es como decía mi tío, “El Hombre Pelao Apesta a Mierda” y yo estoy conciente de ello, no obstante yo no pienso ser el más pendejo en decirle que tengo mi dinerito contado. Pero la sigo a ella. Sigo sus labio y su mirada que llevan consigo una carga de interés brutal. Le ofreses un traguito más y ella te dice que sí y tu mamao le sigues ofrenciendo más y más y más.  Tu piensas que eres todo un macho completo, te le acercas al oido a ella y le dices con tu voz rasposa “Mami, quiéres ir a un sitio para estar solo?”.

Ella acepta y cuando vas al estacionamiento y estás abriendo la puerta de tu carro ella te detiene en seco. “¿Qué haces?”, te cuestiona la muy cabrona. Tu eres sincero y le dices “Te lo quiero meter”. Ella se hace las sorprendida y pone cara de que te quiere sacar los ojos. ‘Mira tu me confundes. Yo no soy de ese tipo de mujeres, ok? ¡Ubícate!”. WTF!! No sabes que culo pasó, solamente lo último que viste es un celaje de una bofetada que aterrizó en tu rostro y te dejó la cara llenita de dedos. Te cagas en Dios no sin antes ver como ella se aleja con su trago en la mano y moviendo el culo al compás más sexual de todos.

Te la jugaron, welebicho. Fuiste la víctima de una parabichos. ¿Cómo podemos nosotros los hombres defendernos de estas putas alimañas que pueblan nuestro mundo varonil? Aquí estoy yo para decirles y no caigan en la trampa.

  • ¡Ubícate! : Primero que todo tienes que saber de tus alrededores. ¿Dónde culo estás? ¿Qué tipo de personas frecuentan el lugar donde te encuentras? Tu sabes bien que si estás en un chinchorro de esos de mala muerte que tienen los salamis verde curándose y te sirven cerveza con mortadella las probabilidades de que veas una buena hembra es casi nula. Pero si te vas a Shannan’s te podrás ver a la juventud boricua que aún frontean de que pueden beber porque se han dadoun Cuba Libre y se sienten cool. Allí por población te darás de cuenta que hay muchas chicas y por ende, mas población de mujer equivale a más chance a que haya una población considerable de parabichos.
  • ¿Qué tan ajumao’ estás? : Es importante de que aprendas a conocerte a tí mismo. O sea, yo personalmente se cuando estoy borracho o no. Conozco los efectos que producen el acohol en mi cuerpo. Yo siento hormiguitas en la cara y tengo lso reflejos lento como si estuviera esquivando balas en el puto Matrix. No puedo enfocar bien la vista y me cuesta identificar bien a alguien. Tipo, quizás esa parabicho que se te acercó estaba más fea que la palabra zobaco, pero como estabas ajumao’ pues la vista como si fuera Angelina Jolie.
  • Malicia : ¿Para qué carajo una mujer que a penas te está conociendo está como loco pidiendo y pidiendo que le pagues tragos? ¿Por qué ser tan pendejo mi hermano. Tu no pagues tragos a nadie que no conozcas. Si vas a pagar procura que sea máximo una vez y más nadie. Máxime ten ojo por el precio de la bebida que está consumiendo la hija de puta esa. Que si quiere otro palo tiene que pararte el palo. jujú, que chistoso soy.
  • Pal carajo tus amigas : ¿Cómo es eso de que ella quiere joder contigo, casualmente te dirija hacia la mesa donde se encuentra sus amigas y las muy cabronas se la pasan mirando y secreteando de arriba pa’  bajo y la única palabra que solo escuchas es la de sus amigas pidiendo bebidas y esperando que te pongas pálido. Cuando notes eso párala en seco y lárgate de allí. Tu solo quieres tirarle maíz a una y no a varias.
  • Háblame de bicho : Una mujer que te esté tirando a más no poder y que realmente quiera tener algo contigo no debe de sentir ningún tipo de stress. Para nada, so que debes de esperar una repsuesta que vaya directamente con usted como persona que está loco por hechar un polvo. Tírate par de chistes, hazla reir y cuestiónale en su momento tu pesar. Respira hondo y dile “¿Cuándo vamos a chichar?”. Sencillo. Si se pone comemierda entonces esa mujer simplemente no espera más nada contigo. Mándala pal carajo y sácale el dedo malo y le dices “Pa tu culo!” .
  • ¿Puedo venirme en tu culo? :  Vamos a probarnos de verdad. Una mujer que sea genuinamente bellaca no se pondrá a comer mierda a la hora que tu te pones a hablar. El primer tema ponlo tú siempre y ponte al nivel subhumano y pregunta cosas que realmente la haga pensar. Yo personalmente opto por preguntarle si le gusta que la pongan a cagar pa’ dentro, que si gusta de tragar la leche y si gusta de los Golden Showers. Eso acompañado de la idea de que te gusta que se te caguen en el pecho va a demostrar de que tú realmente eres un hijo e puta y que estás en búsqueda de un bellaqueo libre de preocupaciones, reglas e intenso que no puedes controlar.
Las parabicho son creativas y amas y señoras del flirteo. Eres tu como hombre saber cuándo decirle basta a estas putas que solo te bellaequean por los tragos de que TU ERES EL HOMBRE y que Dios te dio un bicho y es para mandar. Que lo que tu quieres es poner a capotear a una jebita en tu Daewoo y aliviar tus tensiones. Eres tu el responsable de darse a respetar y de cuidar de tu propia hombría.
Hombres, que una parabicho no abuse de usted. Busque ayuda, vaya a la policía, lea mi blog, léase este post y lea los comentarios que dejarán unos cabrones y cabronas que siguen este blog. No dejes pasar la oportunidad de ser un hombre precavido. Prevención & Bellaqueo quizás suena como agua y aceite pero en ciertos casos es como Ovaltine con leche. Se mezcla bien y sabe cabrón.
No nos van a joder.
¡Putas a nosotros no nos engañan!