Archivo de la etiqueta: corazon

Te odio pero te amo, Señorita X

Yo soy una persona agradecida con lo que tengo. Lo digo en serio. Yo trabajo para lo que tengo. No soy un cabrón mal agradecido. Porque trabajo para lo que tengo puedo cómodamente decir que lo que tengo me lo merezco. No suplico en el amor. Yo trabajo el amor. Yo soy cabrón. Soy la ostia. Ahora bien, también reconozco que no soy perfecto. Si fuera perfecto tendría una relación ultra cabrona con la puta que me gustaba en escuela superior y tuviera la labia tan cabrona que la muy pendeja me estaría pajeando con su lengua, boca y dientes mientras escribo este post. No soy perfecto. Soy una persona abstracta por ende nadie me está mmando el bicho hora mismo. Cometo errores, busco personas imperfectas. Creo que eso es parte de lo que le da creatividad al amor: las imperfecciones. Para perfecciones mejor me veo al espejo. Ahí puedo ver un perfecto cabrón e hijo de puta pero no un perfecto amante. Sorry, me jodí.

En el camino en mi vida como mamabicho del amor (no literalmente un mamabicho, no mamo bicho) me he encontrado con múltiple tipo de mujeres. Soy un hombre con un gran conocimiento y experiencias sobre mujeres y les digo, jamás se puede conocer a una mujer por completo. Estás con una cabrona y te dejan o la dejas y sigues con otra con otra y con otra y jamás puedes decir que la conociste de pies a cabeza. Las mujeres son tan diversas como los impactos de bala encontrados en la masacre de La Tómbola. Son especímenes únicos, especiales y todas las pendejas tienen algo que las hacen especial… a su manera.

Hace unos meses atrás conocí tremenda persona especial. A fuego. Chula. Una persona que me movió el piso. Que roquió mis medias y las usó para colar café llamada… bueno, llamemosla Señorita X. Señorita X es una mujer de lo más particular para no decir extraña. Tiene unos gustos extraños por la moda. No es que sean gustos feos. No es una cabrona desempleada que bebe por ahí y janguea en Canton Mall con sus licras verde fosforescente. Es una tronco de hembra especial. Ella implanta su moda, su estilo. Señorita X es perfecta; a su manera. Pero eso no deja de que se comporte como una mujer… una mujer que jode con cojones. ¿A qué me refiero con joder?  Sencillo.

Señorita X es una mujer que, entiendo yo, joderte es supasatiempo, un arte por decirlo así. Ella sabe que eres un tipo asqueroso caballeroso no obstante le importa un bicho. Ella sabe por donde más te duele y es por ahí. Porque eres un tipo tolerante, y que por quedar bien te guardas los corajes e iras. Recuerdo muy bien la vez que la muy “soromambiche” llendo a Walmart a hacer una diligencia (tu sabes, la compra de la semana) me hiso un comentario mientras la tomaba apasionadamente de la nada. Me dijo “Merdo, me abochorna andar contigo y ponerme más bonita por tu forma de vestir”. Me dijo la chica que mis gustos eran tan mierdas como los temas de mi blog. No sabía si estar alagado o comprender todo esta pendejada como un sarcasmo.

Otra ocasión estaba bien bellaco con la pinga como machete amolao en plena zafra y ella, amorosamente me dice “Merdo, (sniff),  … ee… tus tenis apestan a pies” el pingo se me encaracoló. Menos mal que no estaba metiendo pinga, pero esa mujer totalmente me bloquió el pingazo. Un golpe bajo para una noche de sexo . ¿Y qué me dicen de la vez que me dijo cuando la llevé a trabajar que yo tenía un aspecto de “un desempleado que bebe por ahí”, I mean, what the fuck, chica. ¡lo de desempleado me molestó!

Pero la mierda de acaba aquí. La cabronería está rampante dentro de Señorita X y como tengo una relación de amor y odio con ustedes hijos de puta, quiero crear aquí una lista de cabronerías que Señorita X me dijo que de seguro una cabrona como su novia, mujer, amante, corteja o puta de turno le habrá dicho y le ha apretado los huevos de seguro.

  1. “¿Usaste el jabón de la ducha?” No puñeta, me bañe con pétalos de rosas y por eso huelo tan rico.
  2. “Tus tenis apestan bien cabrón” Coño, los tenía bajo mis pies. A pinito no iba a oler.
  3. “¿Tu me estás diciendo embustera?” Puñeta muja, que piense distinto a ti no significa que te diga embustera, coño.
  4. “Recoge la ropa” ¿Podrías esperar a que chiche primero, mija?
  5. “¿Ya hiciste tu trabajo de la universidad? Siempre lo haces tarde…” Tengo 4 puntos en mi Doctorado. No necesito ese tipo de regaño.
  6. “¿Comiendo eso? Así no puedes pensar en rebajar.” Cuando me meto un Whopper Triple Carne a las 12 PM esmayao’ lo menos que pienso es en mi salud.
  7. “No me abras la puerta del carro y aranca a prenderlo” Cortesía y caballerosidad pal’ carajo. Luego se queja el día que no se la abro.
  8. “Me incan los pelitos de tu cara cuando me besas 😦 ” Yo no se de qué bicho ella habla, tengo mierda en el rostro. Creo que se confunde de macho.
  9. “No apagues el abanico. Sin el no puedo dormir”. Mire puñeta, para qué carajo tu quieres un abanico si el cuarto está más frío que la sonrisa de Miguel Cotto.
  10. “¿Te llevaste la toalla? Llévate la que es. No me gusta que cojas la mía”. Cosa que más me encabrone que eso. Es solo un pedazo de tela para secarte. Coño es una toalla. Dame la tuya y que se joda, es lo mismo.
  11. “Recuerden limpiar todos los platos y ponerlos a fregar. No se limpian solos (mirando a uno)”. ¿Pero qué carajo es esto, puñeta. La Santa Inquisición auspiciada por las Ollas Lifetime?
  12. “Tu carro parece un vertedero municipal, ¿cuándo puñeta piensas recogerlo?”Mire mi hermano, lo recojo cuando me salga del forro del webo. Es mi auto, mi responsabilidad, mi vertedero. Si me gusta vivir como Cochino Basurón es MI VIDA. ¡Respéta mujer!

Les digo, esto está cabrón. Es una mujer que te jeringa hasta por el más mínimo detalle. Siempre viendo, observando todos tus movimientos para buscar la forma de sacarte de tu casillas. Busca buyas, problemas, quiere llevarte la contraria. No hace falta de que te coja con una chilla o algo así. De verdad, no vale la pena. Te jode como si tuvieras una. Es como que un esfuerzo sobrehumano a verte encabronado. ¿Por qué ella lo hace de esa manera? No tengo ni puta idea. Quizás es que la jodieron en toda una vida y ahora ve a su amigo inexistente, Merdócrata como aquel ser por las cuales desquitare…

O quizás no. Quizás es una mujer que simplemente es precavida con lo que tiene. No quiere que nada se le joda pues quiere que ese hombre que tiene, así sea tan pero que tan imperfecto como yo sea alguien especial en su vida. Lo cuida mucho, tan mucho que puede encabronar a veces, pero que te cuida mucho aún así. Toda una personita especial.

Yo de ella personalmente no me quejo mucho sobre sus tratos. A pesar de ser una trolera de a conveniencia es a menos una mujer que quiere, mima, se deja querer. Es de esas mujeres que se ganan el corazón de uno. Como cuando tienes un cachorro que te come las tenis y te los hace miera y cuando le vas a dar con el periódico te pone esos ojitos de cabrito degollado que te serena al instante. Te da paz. Eso es lo que pasó con Señorita X. Una hembra que está dispuesta a ganar siempre y como mucho empatar, pero perder jamás.

¿Pero saben una cosa? Hay algo en esa mujer que me atrae. El aspecto de que no sea una mujer sumisa y que siempre está constantemente jodiendo por lo que cree y que se va hasta de culo con su línea de pensamiento me atrae. Porque no hay nada más charro que andar con una mujer que te diga si, si , si a todo lo que digas solo por el mero hecho de que seas tu. Una mujer que te dé el culo de la primera sin poner un poquito de resistencia ni nada. A mí me gusta que se me pongan brabuconas. Cabronas. Bichas. Que se den a respetar. Esa es la mujer que sabe como reaccionar en momentos difíciles y que estás seguro que no importa donde esté le partirá la crisma al primer welebicho que se quiera zafar con ella. Yo por eso agradezco a la vida por haber conocido a Señorita X. No hay necesidad de cambiarla. ¡No está defectuosa! Y puede que tenga una relación cuasi-masoquista co ella… ¡Pero me encanta! ¡Me llena!

Nada como meter pinga con una mujer que tiene el control. Una mujer que sepa ponerse en su sitio. Porque no hay nada más saludable en una relación que jugar seualmente a que yo la estoy violando y ue ella trata de defenderse de mi trapo de pinga. Eso, mis amigos, es algo que me llena. Es algo que me dice que mi chica, indirectamente, me ama. No me lo dice porque le estoy dando de la que envicia y no de la que enchula. Porque ella aún posee un pedazo de corazón dentro de esa maraña de orgullo, cabronería y jodedera.

Yo voy a tí, Señorita X. 

Te odio pero te amo

Entierra mi corazón en Cayey

Cuando eres Merdócrata Bloguero la vida te pega duro. Hay muchas personas que tienen ciertas expectativas sobre ti. Que tienes el bicho enorme, que eres todo un lindín, que comiendo culo eres un campeón y que roncas de ser el sujeto más apasionado del mundo. Expectativas difícil de llenar por parte de un sujeto que tiene mierda por rostro y una personalidad hiper-bellaca. Lo sé. Soy así. Soy un sujeto que despido no solo fuertes olores a pañal cagao’ sino que proyecto ser un hombre que está por encima a los de mis pares. Porque soy un bellaco profesional. Porque llevo cerca de casi 3 décadas de puras experiencias sexuales baqueadas de un sendo bicho que es gloria de mi anatomía. Porque lo que Dios no me dio en rostro me lo dio en pinga. Tengo ese balance entre desagradable y divertido; amigable y prohibido que muchas mujeres no desearían experimentar pero que igual optan por probar. Soy un morbo ambulante. Lo que no desean de un hombre lo encuentran en mí y aún así me aceptan, me quieren y en caso peligroso, hasta se atreven a amar.

Pero no siempre es así. Existen esas mujeres arcanas, que no son tan pendejas como muchos hombres creen, que simplemente te aceptan, te quieren y te adoran pero a su vez saben cómo tenerte al margen. No es como tirar una raya y tener un límite hacia el trato de la persona. No, para nada. Es algo así como que saben de lo que cogeas. Te psicoanalizan sin necesidad de ser psiquiatra, no comprenden el por qué eres como eres pero aún así se atreven a dar la milla extra y hasta te pueden dar cariño. Cariño que no le darías a todo el mundo pero a un ser como tu, sí. Te apapacha, te mima, te desea. Sabe que aunque eres un mierda de ser humano tienes un corazón que late, que ruge cuando ella está cerca, que palpita cuando puedes oler su aroma.

Es una mujer que no sabes ni tan siquiera comprender. Es un ser humano que puede contigo. Puede con tu empuje. Es una mujer rara. Si, porque todo lo que pensaste jamás buscar en una mujer ella lo tiene. Es única, es especial, es divertida, hermosa, claro todo a su manera. Tienes unos estándares nuevos para poder enamorarte y quererla. Si te gustaban rubias, ahora te gusta con el cabello azul; te gustaban trigueñitas ahora te gustan blanquitas; si te gustaban tranquilitas ahora te gustan come fuego. Cambiaste de gustos. Cambiaste mi forma de sentir, de saborear, de degustar. ¡En hora buena! Ampliaste mi visión, reformaste mi mente.

Eres la mujer que tomó al Merdócrata de los huevos y le dijo “Aprende a querer”, quizás no con tu boca, pero el amor siempre ha sido y por siempre será algo abstracto. Hay tantas formas de decir las cosas sin decir una palabra. Un gesto, una caricia, una mirada. Mierda, es tener muchas lenguas y muchas palabras, las que uso para lamer tu cuerpo, las que uso para poder piropearte. Porque el lenguaje del amor es universal, y hasta un “tremendo ser humano” como yo lo puede puede experimentar.

Cambié, bueno, quizás no cambié, digamos que demostré otro tipo de cualidades que me abstuve a mostrar. El Merdócrata que ven en las redes sociales se enchalinaba, vestía de cuero, se ponía corbata, se veía genial, espléndido. Era un hombre entre hombres. Siempre igual de puerco. Un carro hecho mierda, suciedad dentro del él pero siempre caballeroso, siempre educado y esmerado de que a su chica no le faltara un mínimo de cortesía. No de la cortesía habitual de la que tengo a muchos de ustedes acostumbrados. La cortesía del cafre, del parcelero, no nono, para nada. Esto era cortesía de la genuina. ¡Ah de la verdadera!

Los placeres carnales estaban ahí, lector. No seré el mejor demostrando afecto, pero mierda, si que tengo sentimientos. A esa mujer la tenía guindá del corazón. Pienso en ella y aún siento el tun-tun, tun-tun que palpita en mi corazón. Era tan fenomenal. Un cuerpo divino. Una personalidad encantadora. Me gustaba todo en ella. Ella era la mujer que merecía tener el gusto de tener, y joder, quién sabe si afincarme.

Pero mi verdadera personalidad no dio el aguante. Ella se sintió deseada pero jamás querida. Fallé en demostrarle qué tan genuino era mi amor hacia ella, porque sí, el amigo “Merdo'” tiene sentimientos, y hasta hace poco más de unas horas me revienta en la cara uno de los momentos más chocantes y bochornosos de su vida. Merdócrata, el hombre que más jode, más tripea, el más que come yonyi en las casi 100 por 35 que compone la nación borincana y Rey de la Copro-Lectura ha caído.

El hombre de los mil amores y de las mil y una decepciones destruido, hecho añicos por una mujer. ¡Oh pero no cualquier cualquier mujer! Sino de tremenda mujer. Si por alguien tuviera que caer ten por seguro que fue “cool” caer por ella. Si, lo digo, que se joda. Touché. La karma es bien puta y le toca a cualquiera. ¿Saben por qué? Porque los que vagamos en este pozo séptico al que le llamamos vida estamos expuestos a joder y ser jodidos. Yo aprendí a joder y hoy me jodieron.

La vida le golpeó duro a Merdócrata. Merdócrata quiso, Merdócrata obtuvo lo que merece. Love & Hate. Fallé.

Sí, así como lo leen. Cayó Merdócrata.

Pero no es el final de mí. Cada pensamiento obseno, vago, disparatado, sucio y cochambroso que refleje al boricua de este miserable país me alentará a seguir pa’ lante. Reformarme. Soy cuerpo y soy espíritu. Porque demostraré de nuevo al mundo que sEnoy “Larger Than Life!”, ‘más grande que el amor, que la puta vida.

Cayeyana, a ti, mi último beso de amor (k).

Los caídos te saludamos.

Soy amo de mi Destino. Soy amo de la Mierda.

Top 10 tips para San Valentín del Tío Peluca

coge consejo mamaoSeamos honestos amigos míos. No todos hemos tenido el mejor San Valentín en todos nuestros años de vida. A veces unos buenos y otros ni tanto pero pues qué se le puede hacer puesto que somos sencillamente una maraña de nervios, de sentimientos y frustraciones cada 14 de febrero, digo, almenos aquellos los que realmente creen en el amor. La línea de pensamiento que quiero traer hoy no es sobre el esta solo, comiendose un bowl de mantecado Eddy’s solito por lo depre que te pones. Cuando eso te pasa es porque estás jodío. Punto. No hay mas ná que buscar. No obstante a lo que me refiero es a esa tristeza que te da cuando esperas un buen regalito y lo que recibes es… oh shit… mierda. En este año eso no me ha pasado pero yo se que algunos recibieron una cagaíta ahí por parte de sus novios y novias. Así que en el día de hoy me tomaré una molestia para asesorarles, como buen amigo que soy, para que en San Valentín del 2012 usted se bote y tenga a esa parejita especial comiendo cacao, como Dios manda.

¡Tips!

  1. No regalen flores. Las chicas han recivido flores toda la vida y de veras cuando se las regalas lo pueden ver como un mero detalle, como un aticipo a un regalo que le tienes escondido. Si solo le regalas flores te jodiste como un mamao’. ¿Quiéres evitar gastar en vano? Cero flores, compra el regalo que es y pal’ carajo.
  2. Evita cantar. Me puse a escuchar las emisoras de radio FM en el día de hoy y vi como es que se tripeaban a la gente que le dedicaba canciones a las esposas, novias o amantes en los programas matutinos y la verdad me dio pena por estos tipos que simplemente le cantaba a sus mujeres porque estaban disque arrollaus de dinero, y pues, como cantar es gratis… Mi consejo: Lo que le quieras cantar mejor escríbeselo en un papel y que se joda. Así ella creera que es un poema tuyo. Pro-Tip: Google es tu mejor amigo.
  3. No regales animales de sorpresa. Si no sabes si la persona es alérgica o tiene el espacio en su casa o apartamento mejor no le regales ningún tipo de mascota así se aun beta. Le estarás regalando un problema más que otra cosa y entonces botan la mascota y te botan a tí por mamao.
  4. Escuchen las indirectas. Las mujeres a veces paresen que hablan en clave morse y si tu no sabes leer la susodicha clave morse entonces estás jodido. Ellas te mandan siempre mensajes sobre lo que desean. Presta atención por lo que te dice durante finales de enero y las primeras semanas de febrero. Así podrás averiguar lo que es y sacar puntitos.
  5. Ir a San Juan. Mi pareja me recomendó esta personalmente y fue muy sabia al decirmelo: “San Juan es para janguear.” Bastante cierto que es. Hay lugares románticos por ahí que te puedes ahorrar dinero y hasta la gasolina.  Total que el romanticismo lo pone uno y no el lugar.
  6. Regalos enormes. Los regalos enormes pueden ser cool y llamativos pero peden ser un estorbo a la hora de transportarlo, de ella recivirlo, montarlo en el carro y lo peor, buscar espacio. Tu no quieres que tu chica tenga un pelucha Sad Sam de 4 pies de alto que le sea un estorbo a ella. Te lo recivira con mucho amor cuando te vea, en 1 semana se defecará entonces en tu progenitora.
  7. Postales genéricas sin firmar. No seas pendej@. Escríbele algo a esa postal que compraste en Walgreens. Entregarla con solo el mensajito que viene incluído significa que no te tomaste la molestia de pensar en ella sino en comprar una postal, no más como relleno durante ese día. Pro-Tip: Déjale una notita a puño y letra dentro de la postal. Mi hermano te la ganas así. Fuás!!
  8. No le pidas matrimonio. No seas charro. Todo el mundo pide matrimonio a sus parejitas en ese día (menos yo claro, yo estoy a otro nivel Sayayin). Recuerda que San Valentín es un día comercial más que otra cosa y realmente no merese que le des otro significado. ¿Te quiéres comprometer? Hazlo de sorpresa. El día que ella menos se lo espere, en una reunión familiar friamente calculada, comiéndote un bizcoho puedes encajarle un sortijón de diamantes entre frostin y masa. BTW, no hagas eso realmente, le puedes volar un diente a tu chica y perder el amor de tu vida LOL (si te pasa postéa un comentario aquí, solo por los LOLs).
  9. No regales ropa algaretemente. Esto es dedicado a los que están recien saliendo con una chica. ¿Cómo carajo vas a regalarle ropa si apenas la conoces? No sabes sus gustos, si su talla corre pequeña o grande, bueno, quizás no sepas ni el size de camiseta de ella. Sabes que si no le gusta no se lo pondrá nunca. ¿Quiéres comprarle algo que tenga que ver y que vayas a la segura? Mejor comprale unas pantallas o algo pequeñito, un brazalete o alo así pequeño que le sirve como queira yq ue va con todo.
  10. Juega con tu presupuesto. Si tu pareja te ama de verdad sabrá que tu funcionas bajo un presupuesto y que debes mantenerte fijo a él. Con $100 dólares por ejemplo puedes llevarla al cine, irte de paseo, comer algo livianito en un lugar tipo Chili’s (sin abusar), y si las cosas van como los calderos del infierno quizás te de para el nidito de amor. Si se te cabrea porque no la llevaste a El Zipperle cuando tienes solo $100 para gastar toda la noche entonces mejor mándala al carajo. Total, te sale de gratis.

Espero haberles ayudado a todos y cada uno de ustedes amigos míos y les exhorto a ser creativos en este día que puede llegar a ser especial dentro de lo comercial que es. Aprendan a conocer a su pareja primero y luego se pueden tirar a mejores misiones y regalos más creativos. No olviden que todo esto es recíproco y mándele este post a sus parejas para que no metan la pata con usted, porque, acá entre nos, nadie aquí desea que su parejita le regale pañuelos y calzoncillos como te hacía tití en Navidades. Mere, deja eso.

Los dejo, chaus, que Cupido los clave con su flecha. ¡LOL Clave!  Get it?