Archivo de la etiqueta: hombre

El Culo: La Nueva Vagina

pantaletasculoHola amigos cómo estamos. Espero que andemos bien por aquí. En la noche de hoy quería hablarles a ustedes de un tema muy insisivo, picante pero a su vez muy serio. Tema que me hace a mí revolcarme en mi cama cada noche hasta que no pude más, tenía que traerlo a colación y es el tema de Venezuela. ¡Ja! Es jodiendo, es el tema del culo (de mujer) y su degradación a vagina. Primero que todo hay que arrancar con lo básico compañeros y eso es buscar la etimología u origen de la palabra culo.

¿Qué es un culo?

Para que usted esté bien informado, la Real Academia Española (RAE según sus siglas en castellano) lo define como:

RAECulos

 

 

Teniendo eso claro. Vayamos a un próximo punto. Su función. ¿Cuál es la función del culo? Básicamente se limita a expulsar las más de 2 libras de mierda que llevas dentro del cuerpo. Digo básicamente, y me siento hasta mal, porque para un buen bellaco como yo, el culo es algo más complejo. Es mucho más que cagar. El culo, es placer, es amar, un culo es un estilo de vida.

No podemos negar que el culo es un órgano multitasking. Está más o menos al nivel de las manos. Con él puedes hacer de todo. Cagar, tirar peos, acomodar la comida, eliminar toxinas, símbolo de deseo sexual y sobre todo, chichas con él. ¿Todos chichamos con el culo? Obviamente sí, (porque ni modo que te lo quites) ¿pero todos hacemos buen uso de él? Esa es una buena interrogante.

El culo o “ano” como dicen los más finos, se ha vuelto un órgano de moda en estos días. Todos los desean. En el aspecto sexual se ha convertido en rey, por excelencia a la hora de llevar una jeva a la cama. El culo te engancha, te descojona la mente. El culo  es la clave para que una relación sexual llegue a la cumbre del éxito. Todos pueden chichar pero no todos pueden llegar a esbaratar un buen culo (de mujer). Esa es la misión. El tip of the iceberg del buen bellaco. La chery en el sundae. Una vez templo prohibido y ahora profanado por todo hombre que se respete y auto-proclame un buen bellaco.

rihannatatuaje

Pero como las pirámides en Egipto, donde luego de cientos de años se re-descubre un sarcófago con la tumba de algún antiguo faraón,  y luego es visitado por miles de saqueadores de tumbas lo mismo pasa con esa protuberancia mal oliente que tanto nos excita. Antes, el buen bellaco veía el culo (de mujer) como ese lugar prohibido de puro fantaseo sexual. Luego de bombear pinga por esa chocha montones de veces a esa esposa, novia, prima o vecina, nada te ponía la pinga como arpón que poner a esa jeva en cuatro y reventar ese tostón mientras veías ese rotito mirón, saludando cada vez que esa cabrona se jamaqueaba. Tus gotas de sudor bajando y deslizándose entre esas nalgas viendo como la misma llega a ese orificio prohibido. Cuando te sacabas la pinga de la crica y se lo frotabas por el culo la muy zorra te grita “¡Por ahí no!… uff, lo sé. ¡Se te para el bicho! Lo sé lector. No te culpo.

Esa escena que describo no es algo que pasa en una película. Es algo que nos tocó a vivir a todos y cada uno de nosotros en parte de nuestra vida, allá, en el siglo 20, cuando las mujeres eran putas pero precavidas. Ahora en el siglo 21 tenemos una generación de bellacas y bellacos enfermos que le han quitado el fun al arte del culiningus. Me explico. Antes la mujer no te daba el culo como si nada. Las cabronas tenían un orgullo y abrir las patas para chichar era, no imposible, pero tenías que tener buena labia para el penco clavar, pero dar el culo era zona de peligro. La última frontera. Bastión impenetrable. Rompérselo era una misión imposible que todo hombre, que quería roncar de de ser el máximo bellaco, tenía que joderse para lograrlo. Pero ya no es así. Tiempos que se fueron. Ya no existen.

assburger

Si hacemos una comparativa con las mujeres del siglo 21 podemos notar que dar el culo es algo común. Es un combo completo, como ordenar un Whooper doble carne, con papas y refrescos. Dar el culo se volvió alternativa. Rotativo. Te doy chocha, 5 minutos y luego culo. Lo normal. Un estándar. Todas las parejas se revientan los culos. Hasta normal que le metan el dedo al novio. Las mujeres no respetan su “Tira Peos”. Ahora el culo de cualquier cabrona de 18 a 25 es un hoyo negro. Como tirar un hot dog por un pasillo. Las muy cabronas se vivieron la película. La industria porno les iso pensar que 16 pulgadas de miembro masculino por la retaguardia es lo normal y se lo creyeron. He visto más porno de sexo anal que de sexo crical. ¿Estoy en contra del sexo anal? No. Al contrario. Lo defiendo. Creo que es rico. Me encanta meter el bicho, sacarlo con mierda y ponerla a mamar como todo buen cristiano que se respete a sí mismo. Pero no le veo la gracia a que todo se me de tan fácil. Chichar y darle por el culo a una hembra ya no es ni justo. Es como ir a pescar con dinamita. ¿Dónde está el reto? A la mierda.

¿Y qué me dicen de esa obsesión de los hombres últimamente de solo querer meterle la polla a las mujeres por el culo? Oye mi hermano, yo te digo una cosa. Si tu tienes una novia y solo quieres darle por el culo, puedo pensar que es por evitar los hijos, normal, pero si estás casado y solo le quieres dar a tu mujer por el culo y solamente el culo tengo noticias para ti: Eres pato. Si loco, eres maricón. No te diste de cuenta pero lo eres cabrón. Si te pones a ver la única diferencia entre el roto del culo de una mujer y el roto del culo de un hombre está en que uno tiene de frente una raja y el otro un bicho. That’s it. Pero si le tomaras una foto a un u otro es el mismo. El culo (de mujer) es una droga que si no te sabes controlar no podrás diferenciar el culo de JLo del de Abel Nazario y mira que ese sí que sabe de culos.

peach-censored

¿Moraleja? No seas tacaño contigo mismo. Hombre que me lees. Cuida donde metes la pinga. Dios le dio cabeza a tu bicho para que la pongas a pensar. ¿De qué vale darle trato preferencial al ano de tu jeva y olvidarte de que ella tiene otras zonas más dispuestas al disfrute de ella y tuyo por demás? ¿Qué pasará luego por tu mente? ¿Tríos Hombre-Mujer-Hombre entre tus compañeros de Taco Maker rotándose tu novia y ver como tu pana te encaja la matraca por el recto por accidente? ¿Y qué me dices tú, mujer? ¿Cuándo le darás otra vez cariñito a tu culo? ¿Cuándo te armarás de coraje y dirás a viva voz “¡Mi culo! ¡Tu Premio!”, entregando ese hueco mal oliente a aquel que realmente se lo merezca. Aquel que se jodió pagándote cenas en Chili’s, te puso a dormir en las mejores camas del Motel Tío Flor y te compró los peluches Sad Sam que tanto te enamoran. A mí me enseñaron que uno atesora más lo que uno ha trabajado que lo que a uno le dan. Ponlo en práctica, bicha o te mato.

Nada bellezas, con esas les dejo, para que mediten, reflexionen y compartan estos bellos pensamientos míos con aquellos que aman. Recuerda, tienes dos ojos, dos, brazos, dos bolas, dos gajos pero solo un culo. Atesóralo.

Carta abierta a Cabeza de Bicho

Hola Cabeza de Bicho;

fergallo¿Cómo estás? Supongo que estás de lo más bien en el día de hoy luego de un arduo trabajo mecaniando carros ajenos. En el día de hoy quería dedicarte esta epístola lleno de odio, viste, nada personal, porque creo que realmente te mereces la misma. Es relativo corto el tiempo el cual se de tu experiencia pero te conozco hace tiempo. Tus acciones, tu visión de ser un aprovechado y un buscón ha llevado a este servidor descargar su “ira” ante ti, por cobarde, por basura, por ser tan poco hombre para poder reconocer las responsabilidades que usted como padre debe de tener y que no debe jamás y nunca cuestionarse y es el de velar por la seguridad de esos miembros de la familia cuales tiene una responsabilidad directa y esos de quien hablo son sus hijos.

Debido a su baja educación y poco aprovechamiento en la misma creo que no está familiarizado con la palabra “padre”. Creo además que es el deber moral y ético mío educarlo a usted referente  al tema. Merdócrata no es solo el nombre mío y de mi blog, sino que es un espacio para el entendimiento y la sana educación con post célebres como la serie Crónicas Moteleras, Sir Mix-A-Lot: Profeta del Culo y  Friendzone: El Purgatorio del Buen Bellaco. Es mi responsabilidad hacer uso de mis artes “copro-pedagógicas” para orientarte un poco sobre lo que es ser un padre. Déjame buscarte la definición. Padre, según entiende la Real Academia Española, se refiere a lo siguiente:

padresegunrae

Me atreveré a desglosar cada una de las respectivas definiciones para que puedas comprender mejor. Según menciona primero la Real Academia Española, padre es un varón o macho que ha engendrado. En esto tu, Cabeza de Bicho, estás salvo. Tu eres padre por motivo de preñar a una mujer y esta dar a luz a su criatura. Ahora bien, comenta también que eres un varón respecto a tus hijos. Hijo de puta quizás, basura y todo lo que quieras pero creo que varón es algo así como un caballero. Un tipo con un poco de dignidad social, amable y ante todo un caballero, cosas que yo sé que a mi no me describen y por consiguiente a usted tampoco.  Sigamos. La Real Academia Española también cataloga al macho como la cabeza de una descendencia, familia o pueblo. Lo único que tu tienes de cabeza es su nombre, Señor Cabeza de Bicho. Usted tiene tanto glande en la cabeza como y de mierda en la mía. ¿Usted podría considerarse a sí mismo la cabeza de una familia cuando usted jamás en la vida a aportado nada dentro de un hogar. Coño, hasta la que fue mujer suya le tenía que pagar sus jangueos porque usted jamás dio un tajo en defenza propia. ¿Te sientes líder de familia? ¿Se siente como aquel que que se jode día y noche por el bienestar de un hogar? jejeje, Compadre, yo se que no. También la RAE comenta que cuando se habla de padre tambi”en nos referimos a ciertos religiosos. Yo sé que tu, “deep inside” eres un hombre cristiano. Me cago en Dios si El Señor piensa que eres un padre. Eres un tipo de fe. Rezas, tu actual señora te rinde pleitesía. Te ve como ese pastor que la encarrila y la lleva a senderos iluminados de gloria santa. La fe no te exhime de tu responsabilidad. No cualificas como padre. El Sacerdote de mi barrio que no chicha sabrá Dios hace cuanto (los nenes no cuentan) es más padre que tu así que pichón a esa definición. Está el padre como principio. Cabeza de Bicho, tu si eres el principio. Eres el principio de una vida de amargura y frustraciones de una madre y sus hijos. Eres el origen de una vida cuesta arriba, amargada, causadora de mil y un problemas, llena de necesidades y frustraciones. Cabeza de Bicho eres el autor de una obra de ingenio, sí, el ingenio de querer tratar de salirte con la tuya, haciéndote pasar como una persona sufrida y minusválida. Una persona que no puede tener ningún tipo de responsabilidad. Ingenioso por demás. ¿Qué te inventas para decir que no tienes ningún tipo de tiempo para dedicarle a tus hijos? ¿Qué tan ingenioso puedes ser con las mentiras para poder mirar a los ojos a tus hijos y decirles “te amo” sin que se te revuelque el estómago? Digo yo, porque el ingenio debes de tenerlo para poder lidiar con ese tipo de situación de tener a un hijo tuyo frente a tí y responder “con ingénuo” una de tus mil mentiras para explicarle por qué papá no llama, no visita, no procura por ti. Sí, porque ni la Santísima Trinidad te podrá creer.

Cabeza de Bicho tu eres uno de cientos de padres irresponsables que habitan en mi descojonada, pero aún así, bella isla. En un lugar donde  más de la mitad de los matrimonios fallan no puedo pensar jamás y nunca que tu eres el único cabrón que es así de basura con aquellos a quienes le debe responsabilidad. Ya que este es un blog donde cualquier welebicho puede leer y no necesita ni de suscripción  ni de ningún tipo de impedimento para poder leer el material, les daré un consejo a ustedes, padres irresponsables que me leen. De la misma manera que pasa con Cabeza De Bicho, ustedes tienen que aplicarse por igual. A mi me gusta chichar al igual que ustedes, lo sé. Pero la única ventaja que yo tengo ante ustedes es que yo no preño, soy estéril  La mierda no preña. Pero ustedes, cabrones, tienen la leche enriquecida en espermatozoides. A mi me gusta darle pa’ bajo a las jevas. ¿A quién no? Las de Gurabo son unas zorras, las de Corozal las cabe un poste y las de Cidra tienen garrapatas en el toto porque sus maridos chichan con yeguas de monte. De la misma manera que me gusta las mujeres también estoy claro que es importante la protección para poder no tan solo preñar a una jeva sino que me ahorro el mal rato de estar criando hijos.

 

Yo soy fiel creyente que el cabrón que tiene hijos tiene que ser responsable con los mismos y eso no exime a las madres. Madres tienen que tener claro qué tipo de macho se están llevando a la cama y más aún qué tipo de macho se le viene dentro. Las responsabilidades son por igual, ahora bien, ustedes hombres que preñaron, cabrones, no sean cobardes y compórtense como machos. Porque hasta los animales crían a sus hijos y los protegen entonces cual es el show de uno querer evitar responsabilidades. El amar a los hijos es un acto humano que no todos ustedes quizás tenga la oportunidad de brindar como pasa con Cabeza de Bicho, no obstante no es menos cierto que ustedes tienen tienen una responsabilidad legal que debe de cumplir. ¿Por qué no pagar ese dinerito para que sus hijos coman? ¿Por qué no pagar ese dinerito para que sus hijos tengan la oportunidad de ir a la escuela sin nada que le falte? ¿Por qué no pasar ese dinero que sirve para cuando su nene esté enfermo tenga esa madre a la mano para poder sanar a la criatura que usted ayudó a procrear?

¿Amar? Amar no es su obligación pelota de cabrón, aunque usted no sienta ni un poco de calor por ese ser que es sangre de su sangre. Pero sea responsable con lo que le toca. Hijo de puta, en serio. ¡No sea cabrón! Si no va a ser papá entonces dele la oportunidad a otro hombre que sea padre de esos niños y que no tenga reparo alguno en darle a esos hijos la calidad de vida que usted jamás le proveyó. Pero recuerde bien, no olvide que existe algo llamado karma y que la misma es una puta y le llega a cualquiera. No vaya a ser que venga un Merdócrata de la vida a criarte tus hijos que tu, mamabicho, jamás pudiste hacer, le llamen padre y sientan asco por ti. Toda la cerveza, droga y joda que diste en tu juventud jamás repondrá la calidad de vida que le negaste a los nenes. ¡Recuerdalo! Porque nosotros no lo olvidaremos…

Que Dios te perdone.

Porque tus hijos no.

¡Cabrón!

 

 

Merdócrata

PD: Me cago en tus muertos.

Mujer Bellaca <3's Cabrón Feliz

Yo no sé qué piensan ustedes, público analfabestia que me lee pero yo creo que no hay nada más humillante en esta vida que ser un cabrón feliz. Un cabrón feliz es la máxima expresión de un hombre siendo todo un mamao el cual justifica  los cuernos que le pega una su mujer. Es todo algo inverosímil. Es difícil de creer como es que un hombre, que por naturaleza somos los que mandamos y vamos, los que tenemos los pantalones de la casa , somos completamente humillados por una criatura que sangra por la chocha cada ventipico de días y no se muere. Una criatura que tiene ese defecto biológico no debería, de ninguna manera, sorprendernos con un cuerno. No señor. Eso como que no encaja. Pero las mujeres son medias cabronas. De una mujer no puedes jamás y nunca dejarte llevar pues todas son un saco de trucos y rotos ricos para uno introducir el pene. That’s it.  Ah y eso lo digo con respeto a las chicas que leen este blog que se que son muchas. Dios, Jehova, Yavéh, Alá fue el que las creo de esa manera, defectuosas y llenas de pecado. Nosotros los hombres que estamos hechos a imagn y semejanza de Dios tenemos la ventaja de ser un tanto más “infalibles” en nuestras acciones y por más alocadas que sean siempre serán justificadas.

En un hombre el cuerno no existe. Yo nunca he conocido un hombre que pegue cuernos. He conocido hombres que se sienten desmoralizados y abusados por sus respectivas mujeres las cuales no le cocinan caliente, no le soban la tranca de vez en cuando y no les deja ni tan si quiera un besito en el prepucio. Mujeres frías que tratan al marido como mierda causando que el hombre e sienta triste y miserable lo cual entonces tiene que buscar amor y algún sitio. A veces tan cabronas se vuelven las chicas que el hombre queda tan traumatizado que preferiría probar culo (de hombre) y aventurarse al amor con gente del mismo sexo dándole el visto bueno a 8 pulgadas de pinga gruesa que entra por el esfinter y hace cosquillas en el intestino grueso. Hombres echados a perder por la infame acción de una mujer que se dedica a destruir una relación de tantos sacrificios en donde ese macho cabrío gasta dinero y tiempo para darle lo mejor a esa puta malagradecida.

Como mencionamos anteriormente un hombre no pega cuernos, simplemente busca amor donde no le dan. Necesita llenar ese corazón de afecto y sentimientos bonitos. La serpiente, perdón, la mujer, es una criatura que hay que estar, miren, siempre, jum, con el ojo hechado, porque uno nunca sabe cuando te jode. Insaciables, ninfómanas, solo pensando en chichar y gastar tu dinero, las muy cabronas pueden llegar a joderte a tal punto que pueden descojonar tu mente, incluso lograr pegarte los cuernos y tu, como buen mamao, justificar los mismos. Usted no puede ser tan mamao. Si, que son lindas; si, que son chichables;  eso es cierto pero jamás, pero jamás caigas en la trampa. Mi perrita es bonita y no por eso dejaría que me meara la alfombra. Tienes que estar atento a las señales y protegerte y para eso estoy aquí, buen amigo, para convencerte para que no seas un mamao, un cabrón feliz. Para que no seas el chiste de la oficina, el toro de la GOYA, el cuernú policía del Cuartel de Bayamón, el cabrón finguero de la Coca Cola, yo, Merdócrata, un hombre con no solo un bicho enorme sino con un cerebro prodigioso te ayudará a identificar si eres un cabrón feliz y de esa manera poder salvar a tiempo tu estatus de hombre. Porque el hombre completo no es cabrón, es hombre, mas ná.

Primero que todo hay múltiples casos de  nos ayuda a identificar al cabrón feliz. ¿No han conocido ustedes alguna vez alguna mujer que sea super puta en Facebook por ejemplo? ¿Tu sabes, esas chamacas que lo primero que buscan es querer salir y janguear con uno sin saber un bicho de ti? Tu quizás como hombre te importe un bicho porque tu sabes, tienes el pingo como avión y la crica la vez como una Twin Tower y te quieres llevar todo de por medio. ¡Eso está excelente! Ahora bien, tienes que estar atento porque cómo es que una chamaca te está sacando a salir así de la nada, sin conocerte un chispito, tener una conversación extensa ni nada. Los hombres somos más satos y tenemos el permiso divino para hacer eso pero que esa dinámica venga de una mujer pues, jum, no se, me huele a mi rostro. Yo no confío. Muchas mujeres se hacen de rogar y si le dices simplemente un amague de salir contigo te dicen que “algún día“, “hay que ver“, o “¡prefiero dejarme hacer un fistin por Freddy Krugger!“, bueno, a menos así pasa con migo. Cuando toda esta mierda sucede ¡Ten cuidado¡ Yo siempre he pensado que es porque está loca por desquitarse de su marido. Las mujeres son tan buenas como ellas quieran que sean pero no son para nada tan fáciles de conseguir a menos que tu seas un tipo super labioso, pero que venga de ellas la bellaquera de primera instancia, chacho, mucho ojo.

Me da pena y mucho el hombre que sucumbe ante esto. A mi me ha tocado vivir cosas similares y he visto cabronas que gustan tirar maíz a gente. Hey, se que aquí hay una cabrona que lee las mierdas que pongo que es loca haciendo eso y yo se quién es y ella sabe quién es y le gusta bregar en esa cabronería. Hey, cada cual con lo suyo pero no joda al hombre. Yo me salvé de esa cabronería porque soy un tipo con un bicho no solo enorme sino que con una mente sumamente privilegiada. La cabrona flirtea como el diablo y loca con que uno la saque a pasear sabiendo que su marido es policía y yo como que coño, cabrona, respeta a tu macho que el pobre hombre anda quemándose las pestañas 24/7 cuidando a la gente de los delincuentes como Baby Rasta que hay por ahí. Pero ella no escarmentaba, ni pal carajo. Un día la confronté o mejor dicho la confrontamos entre varios y ella se fue de culo diciendo que ella no le es infiel al marido, que ella no es así. Yo no sé, viste, ero si la mujer mía le bellaquea a otro macho yo lo considero una infidelidad. ¿O acaso hay que esperar a que un tipo le meta el bicho a tu mujer para que sea entonces infiel? No mi hermano. No rayemos en lo ridículo. Usted mujer jode estando casada y con tan solo bellaquearle a otro usted está faltandole el respeto a su marido, más cuando usted está casada y juró lealtad y fidelidad a ese cabrón hasta que la muerte lo separe.

Aquí, como diría “Mi Pana Gillito”, una seteadora de blogueros por ejemplo:

 

 

adivinen quien la defiende

 

 

¿Pero saben que es lo más que me jode de todo esto? El toro marido que la defiende y le hace frente a nosotros, los cabrones que la tiramos al medio. ¿Yo como que cabrón, te ando haciendo un favor y me estás pagando de esa manera? Es en esos momentos donde pierdo fe en la humanidad. Entonces me pregunto si existen personas que realmente nacieron para coger cuernos. Mi respuesta es no sé. Pero si sé que hay profesiones en donde si no te cuidas puedes terminar viendo más cuernos que en las Fiestas de San Fermín. He aquí una lista de los mismos:

  1. Policía: Jodido día y noche resolviendo crímenes, librando las calles del mal o hablando mierda en una patrulla con el  compañero tuyo de trabajo lejos de tu casa tu mujer bellaquea en Facebook y le hecha maíz  a basuras de la internet como yo.
  2. Soldado: Igual que el policía pero peor porque el cornú anda miles de millas cogiendo tiros o varado en un portaaviones con la foto de su mujer en mano mientras ella coge pinga por ese culo.
  3. Guardia de Seguridad: ¿Rompiendo noche y haciendo horas extra para llevar el sustento a la casa? No te preocupes por comprar leche porque el vecino se la provee de gratis.
  4. Misionero: No es una profesión pero si estás metido en la iglesia y haces el rol de misionero por muchos países del mundo yo solo te digo que mientras tu te pones a orar con el prójimo, el prójimo pone a oral a tu mujer.
  5. Piloto de avión: Mano, tu estas piloteando un avión de cuchocientas toneladas haciendo escalas en sabrá Dios cuantos países sin darte de cuenta que la mujer tuya hace escalas en cada bicho del vecindario.
  6. Estudiante de Leyes: ¿Estudiando para la revalida de abogado? ¿Dónde está tu chica? El juez le anda metiendo con el mallete por esa crica.
  7. Luchador: Viajas por toda la isla cogiendo cantazos de hombres en ropa interior mientras que a tu mujer le andan aplicando la figura 4 en El Bambú.
  8. Galán de Lechonera: ¿Crees que eres el único cabrón que le pega cuernos a una mujer con una cuarentona en tu Chinchorro de preferencia? Sorry my friend. Mientras te bajas el Frangelico otros te bajan la mujer, cuernú.
  9. Mecánico: Cuando le dedicas más tiempo a tu mierda de Datsun que a tu mujer, de seguro que aparece un cabrón que le hace cambio de aceite y filtro.
  10. Bloguero: Honestamente, es la estaca de amarrar al más cuernú. Todos son cuernús menos yo, claro.

Hey mi gente solo mencioné a 10 pero hay un montón que pueden cualificar para esta mierda. Yo solo le digo a usted que si la mujer suya le anda pegando cuerno, por favor, sea precavido. Si eso está pasando mándela pal carajo pero al memento. No se ponga a pensar usted en los bellos momentos y en justificar los cuernos que le pegó su mujer. Usted luciría como el más toribio de su vecindario. A cualquiera le puede pasar tener a una pareja infiel, pero, lo que no puedo dar es un macho que de una justificación a su estatus de cabrón. Simplemente no puedo.

¡Mamabicho! No defiendas a tu mujer. Tu mujer se supone que te mime y te rose al menos una vez en semana la pinga y que cada día 15 de cobro te de el culo (de mujer). Ley natural de vida. Se supone que te bellaquee ella no que le bellaquee a otro. Pero si tu estas dispuesto a ser coronado porque tu entiendes que ella simplemente cometió un error o porque TU fuiste el que causaste esta cabronería, entonces y con honestidad te digo, que no debes vivir en este plano existencial. Agarra tu revolver, colócale una bala en el chamber y pinta te rojo y materia gris la sala de tu casa no sin antes anotar en un papel con lágrimas lo muy poco hombres que fuiste y que amas a tu mujer tan cabrón que prefieres matarte y dejar que otro se la chiche mientras disfruta parte del testamento, bienes y dinero mientras tu descompones siete pies bajo tierra, no sin antes pedirle al forense que por favor cosa la boca de tu cadáver para no gritar cuando los gusanos te coman el culo.

Es el consejo de su amigo inexistente; Merdócrata. Mándala al carajo o muérete, pelabicho

**Gracias a Manolo El Gallo y ciertos individuos que ayudaron a destapar seteadoras para este post.**

Treintonas: Las “undead” que adoramos

Saludos a ustedes, basuras de la red. Les habla una vez más el híbrido de hombre y mierda que le pone significado a sus miserables vidas, obviamente, su pana, Merdócrata. Durante esta madrugada fría como mojón de foca me daré a la tarea de llevarle a ustedes un tema de esos importantes para la superación y exaltación de la mente humana. Hoy, caballeros, damas que me leen el tema a tratar será la cruda realidad que vivimos hombres de pelo en pecho. El establecer relaciones con mujeres treintonas.

Me cago en tu madre, las mujeres cumplen años. El deseo reprimido que deseamos todos nosotros el cual consta de darle pinga a esa puta de cuarto año que tantas puñetas nos hicimos llega a su fin. Tu sabes, la highschool es para losers y la verdadera joda es en las etapas  universitarias en donde te encuentras con este paraíso de mujerones veintonas que ya tienen ese crico que les bota fuego y andan locas y relocas con eso de querer chingar y meter mano. Yo era universitario. Estudie en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras aunque no lo crean. Era un loser pero me importaba un bicho. Era universitario. Todo lo que quería hacer en la vida era ligar mujeres y recrear por mi cuenta lo más cercano a las películas de Revenge of The Nerds en donde las mentes más inteligentes se dedicaban a no otra cosa que ligar culos (de mujer) y masturbarse con furia pensando en mujeres inaccesibles para ellos. Ya tu sabes, una bellaquera constante. Pero las cosas no son como yo esperaba.

Mi paraíso femenino no se volvió ninguna otra cosa que expectativas frustradas. Si, era cierto que el 90% de las putas (les digo “putas”  a estas cueros, con cariño) estaban mas duras que el puño de un loco, las muy pendejas no compartían conmigo las ganas de intercambiar fluidos, chichar, tu sabes, nada de eso. Las muy pendejas lo que estaban esperando era un buen profesor que prometa darles un trabajo de buen promedio para ellas darle su crica de buen promedio. Yo no soy profesor y mi pinga no es promedio so que me jodí.

Pero todo esto cambió luego de años de auto-entrenamiento para desarrollar las artes de la Coproescritura (patentizado por este servidor) en donde me enfoqué en las habilidades de hablar y escribir mierda en las redes sociales y baños de gasolineras que fue que descubrí el tesoro de lo que es la mujer treintona. La mujer treintona es una mujer bastante particular. Es una mujer de por si más decidida y con los pies firmes en la tierra. Yo conozco muchas, he chichado con decenas de ellas y hasta compartido sentimentalmente y les puedo decir que es la mujer perfecta para los que quieren tirarse la soga al cuello y desean afincarse. La mujer treintona ya es exerimentada. Ojo, mujer experimentada no significa que le quepa un poste por la crica. No, no es eso. Lo que me refiero es que es una mujer que ya ha lidiado con múltiples líos amarosos ya. Que si el muy cabrón del ex la celaba, que si gorduras, que si les han pegado cuernos o, como me dijo una loca una muerta en vida una vez, que no bajaba la bacineta luego de mear su chico. ¡Qué cojones!

Si, son mujeres que los años les ha dado malicia y las ha hecho inmune a muchas cabronerías que hombres de ventitantos les gastaría a una veintona y tendrían un “success”. Digo, no es que sean inmune a todo porque seamos honestos, hay unos merdócratas de la vida que saben dónde dar el tiro. Son mambichois que me leen a seguido y que están con las escuelas amolás. Pero el hombre promedio no tienen chance casi nunca de cogerlas de pendeja. Ellas saben. Son jovenes pero son listas… ¡Algo que rara vez encontrarás en una mujer!

Eso si, quedas advertido de una cosa. las mujeres treintonas son mujeres que a duras penas puedes conseguir sin hijos, sin un divorcio en las costillas, vírgenes y con tiempo libre. Es algo así como una penitencia que Dios le dio a estas cabronas por ser sabias a tan joven edad en cambio a los hombres que en sus trintas puedes verlos con o sin hijos y jodiendo o tranquilos por ahí. El hombre de por sí es un abandonado social no importa las edades que tengan. las mujeres treintona en su mayoría ya se cansaron de la joda constante y se recogen muchísimo más rápido que nosotros.

Es como comparar a Katie Holmes con Manny Colón. El hombre siempre salvaje, el león de la selva que más chicha, la mujer más atenta a su día a día, más meticulosa y pendiente.

Es el mundo que nos ha tocado vivir, el mundo absurdo en donde nosotros los hombres si queremos tener un poco de calma en la cama y en la mente tenemos que abrirnos pasos a estas Madre Teresas de Calcuta. Darnos la oportunidad con esa psychobilly llena de tatuajes, piercings,  madre, hermosa, amorosa, recordando por siempre sus jangueos de juventud pero ajustada a su realidad… es la mujer para uno dejar de ser macho y ser hombre.

Para esas zombies treintonas que aún gustan de amar (inclusive al más mierda de los hombres)

Bellaqueo 1997

¡Ah! Recordar es vivir compañeros. Nada como recordar esas acciones que le dieron chiste a nuestras vidas a pesar de los buenas o malas que sean. Eso es mierda, recuerdos son recuerdos y ellos nos hacen la mierda de ser humano que somos nosotros. Dedicado a los momentos inmemorables de mi existencia, quisiera remontarme al año 1997 donde el bellaqueo intenso no tenía límite. La joda y el vacilón estaban por doquier y el tener putas era casi obligatorio.

¡Qué tiempos aquellos! Algunos se preguntarán qué tan bellaco yo era para ese tiempo. ¿La respuesta? Mucho. En serio para esa época lo único que tenía en mente era puñetearme con furia y joder con los panas. 1997 era la época del despertar de la joda. Yo no era tan chamaco tampoco. Yo ya estaba en mis andanzas. Me recuerdo cuando por ejemplo en una de mis andanzas me fui a pie a la gasolinera cerca de casa. Digo cerca porque está como  a 5 minutos en carro, pero 30 minutos a pie. Llevaba conmigo un menudo de esos que uno recogía sacando los cojines que hay en el sofa y rebuscando en el asiento del carro que tenía papi. Llegaba a la gasolinera, compraba El Nuevo Día y me regresaba de nuevo a casa. Ya saben, 30 y pico de minutos más y uno con el bicho palpitándole. Uno nunca se acostumbraba a las putas que salen en los shoppers de Sears de la misma manera que jamás uno se acostumbra en pedir pon pal cielo. ¡Cuánta bellaquera! El prepucio lo tenía al rojo vivo. Esa sección de pantis y brasieles terminaba siempre enlechado y no es para menos. Wao, como cuantos abortos de espermatozoides dejé en ese año, yo no sé pero si mi semen pudiera fecundar papel, las cabronas del shopper estarían preñadas y yo con hijos de unos putos 14 años de edad en el día de hoy.

Mira mis bellaqueras también fueron complejas. ¡Cómo jodía yo con los chats! Wao, me recuerdo como si fuera ayer cuando me hacía pasar por una bucha en la sala de lesbianas y me hacía llamar “GatitaLesbi4U_69” y cómo es que empezaba esa bellaquera digital. Yo era un bellaco listo. Tenía unas fotos siempre guardadas para mis putas amantes del ciberespacio que quisieran saber un poco más de mí. Obvio, porque con mi estilo de hablar y naturalidad a la hora de hablar de culos y fluido vaginal, esas mujeres se ponían re-putas y siempre pensé que metían un bicho  doble cabeza entre crica e intestino. Digo, también puede ser que muchas de esas de las que yo bellaqueaba eran igual hombres que se pasaban por mujeres, pero yo soy un hombre de fe, estoy más que convencido que con mi intelecto yo con los que bellaqueaba eran siempre mujeres. Soy Merdócrata. Soy infalible en el bellaqueo.

Las veces que me ponía mis camisas hawaianas y andaba con $5 dólares encima. ¡Qué tan putas se ponían las nenas de la escuela! Ellas querían janguear conmigo. Yo me compraba un Big Mac agrandado, ya tu sabes, y lo pedía pa’ llevar y pasaba frente al comedor en especial cuando veía a las chicas que me gustaban y hacía todo tipo de gestos moviendo la bolsita con la comida dentro, para que tuviera yo la esperanza de que una de esas cabronas sintiera ese aroma a papitas fritas y aceite viejo, dejara de comer su arróz y habichuela y se pusiera putísima conmigo, todo por, tu sabes, darle un ñaqui a mi Hamburger. Ya sabrán ustedes a qué le dieron mordía. La comida pone puta a cualquier mujer, en este caso a las jebitas del salón.

El bañarme con ducha calientita y comenzar a jugar con la temperatura. Ponerla bien caliente como el hijo de Chemo Soto y su caso de drogas y fría como mojón de foca, era una sensación riquísima. ¿Pero saben que era más rico? Cuando ponías esa ducha y dejabas que esa agua a presión te tocara la cabeza del bicho. ¡Sabrosa sensación! No puedo pensar mucho en esa mierda porque se me para el bicho, ups, bueno, yo lo tengo parao desde que comencé  a escribir. Pero te digo, no hay sensación más plasentera que llegar con un calor triple-hijo-de-puta, luego de jugar baloncesto con los panas, luego de comerles el culo (deportivamente) y celebrar como un campeón. ¿Cómo celebra un campeón? jajaja ya te conté, welebicho. Solo te digo que en la ducha me venía como un mamao y hacía soniditos casi mudos de “Uu…uu,,..uuhh,,,…puñeta…a…aa..”.

 

Pregunta abierta que le hago a todos estos bellacos y bellacas que leen este blog de mierda. ¿Cómo era el bellaqueo en tu vida allá en 1997? ¡Tira tu historia a menos que seas un mamabicho virgen y le tuvieras miedo a tu propio bicho o crica.

¿Yo?

Yo fui tan inocente, fui tan bellaco

Higiene Fecal: El arte de limpiarse el culo

Muy bien mis panitas. Gracias por el support y todos esos mensajes de inspiración que me hicieron entrar en calor conmigo mismo, su amigo inexistente el Merdócrata. Sus comentarios de ánimo han calado en mí y me han hecho verlos a ustedes no solo como ofensores sexuales en potencia sino como tremendo seres humanos. Gracias de verdad. Mientras les hablo quisiera tomarme el atrevimiento de quitarme los pantalones, bajarme los calzoncillos y dejarme la camisa puesta porque el post que colocaré hoy está como para tener un contacto directo entre culo y silla. Si, porque es hora de hacer un post productivo para la sociedad, no solo la sociedad boricua sino de todos los cabrones que me siguen fuera de nuestro país como España, México y el Planeta Thundera.  Quisiera, si no les incomoda, hablarle a ustedes sobre la importancia de limpiarse el culo.

El culo, que viene del latín culox, el cual significa en español “segunda vagina”, es uno de los componentes más importantes del cuerpo. El culo tiene múltiples funciones. El culo es algo más que un hueco por donde sale desperdicios y semen dentro de una tripa. No señores. El culo no necesariamente es sinónimo de mierda sino que es complejo. El culo tira peos, da cariño, alimenta, nutre como fertilizante, el culo es, sin lugar a dudas la máxima muestra de amor. Como dijo cierto profeta de Bayamón, cagar es amar, y ese hueco sirve como esa herramienta de amor que tanto nos engancha a los hombres “straight” como yo. Y es por eso, porque el culo nos proporciona inumerables placeres, tenemos la tarea de pagarle con nuestra atención.

Desde los tiempos de Noé siempre ha sido una virtud darle valor al culo. El culo nos une. El culo es universal. ¿Por qué? Porque todo el mundo tiene uno. Puede que Adán y Eva nacieran sin ombligo pero un culo, hey, un culo si que tenían que tener. Y si el culo es importante tiene que ser atendido con delicadeza y por ende con limpieza.

A menos que vivas una vida célibe de mierda como la mía en donde limpiarse el culo es simplemente opcional, es importante que tengas ese culo inmaculado. Te explico. Yo como hombre, puedo soportar el tener el trasero completamente peludito, así como una lanita para que la chica duerma en mis nalgas esponjosas, pero ahora bien, yo no quisiera tener a una mujer en donde yo tenga ese privilegio (o deber) de recostarme entre esas nalgas y en la hora de experimentar y jugar al busca tesoros, cuando esté hocicando mi naríz por ese esfinter me de un cosquilleo cabrón y me de por estornudar. Sí, por estornudar, porque los pelitos del culo me hicieron cosquillitas en la nariz. Tu sabes, no es justo regar de mucosidad el hueco anal de una dama. Pero si ustedes chicas no quisieran que eso pasase, entonces, es importante que se afeiten los pelos del culo.

¿A ustedes no se les para el bicho el imaginarse a la mujer que más te gusta afeitándose los pelos del culo? Ese acto de abrise las nalgas con delicadeza y pasar una razuradora; el contacto de la piel, el esfinter y la navaja filosa de acero cortando esos vellos impregnado de mierda y sudor? A mi sí. Es por eso que entiendo la importancia de cortarse los pelos del culo. Aparte, usted se imagina que usted esté bellaco y ponga a su hembra en 20 uñas y por joder le dé por emburrárselo por el culo y gracias a que ella tenía un pelito de culo cruzándole entre el medio del joyete luego usted se monde la pinga por la misma mitad? Nada cool, ¿verdad?

Tampoco es agradable el no limpiarse el culo luego de cagar y pensar de que las nalgas esconden el roto y que por ende el calzoncillo no será ensuciado. Eso es falso. Yo lo corroboré. La mierda busca la forma de salir porque cuando uno camina se comienza a regar por todos los glúteos formando una empanada de mierda y tus calzoncillos serán como la servilleta para esa empanada fecal. Te cagaste en tu madre. Bueno, literalmente te cagaste en ti mismo, pero ya entienden la idea.

¿Y qué me dicen del uso de papel de baño? Puñeta gente si no hay algo más plasentero que rascarse el culo y olérte la mano entonces te puedo decir que no hay nada más rico que pasarte una bolita de papel de culo por… el culo. Pero no cualqujer papel de culo sino uno de los buenos. ¿Ustedes han ido  a esos lugares en donde el papel parece papel de cartón y que cuando te lo pasas por el culo sientes un hormigueo bien hijo de puta como si te quisiera comer el trasero. Es como ser violado por abejas africanizadas. No seas cabrón, compra papel pero no cualquiera, welebicho, sino esos esponjozos del osito de Charmin. Uff, eso es ley. Es como si te limpiaras el culo con una nube. Frescura al cagar.

Y por último, recuerda el nie. ¿Qué es el “nie”? Esa área que ni es bicho o chocha y ni es culo. Si no quieres dejar el calzoncillo como El Sudario de Turín es importante remojar esa área con una toallita mojadita en agua caliente. Cuidado al aplicarlo. No quieres quemaduras de tercer grado en las comisuras del ano. Eso no es cool. Pása la toallita por toda esa área para que puedas desprender toda esa partícula de mierda y granitos de maíz sin digerir que tienes ahí. Si eres mujer sabes que la distancia entre crica y ano es de una uña. Toda la mierda que no te limpies va a caer en tu jaiba. ¿No querrás que el hombre que ames te lamba la tota, se enjuague su boca con tu fluído vaginal y cuando lo veas acercando sus labios y lengua a la tuya, con sus ojos cerraditos, tu te des de cuenta que tenga los bembes de la boca como si ubiera comido una puta Nutella. O sea, hello, no hay que ser tan puerca.

En resumen, el culo es una pieza de colección que aunque todos tienen no todos están dispuestos a ceder. Mi culo es virgen pero el de una mujer (o de un marica), ya sabes que está por siempre esperando… oh sí, esperando a que un hombre de noble corazón inserte una puñalada de carne por esos senderos escabrosos y mal olientes. Si quieres que esa experiencia sea bonita y especial, el culo debes de lavar.

Ámate. Quiérete. Lávate ese culo.

Entierra mi corazón en Cayey

Cuando eres Merdócrata Bloguero la vida te pega duro. Hay muchas personas que tienen ciertas expectativas sobre ti. Que tienes el bicho enorme, que eres todo un lindín, que comiendo culo eres un campeón y que roncas de ser el sujeto más apasionado del mundo. Expectativas difícil de llenar por parte de un sujeto que tiene mierda por rostro y una personalidad hiper-bellaca. Lo sé. Soy así. Soy un sujeto que despido no solo fuertes olores a pañal cagao’ sino que proyecto ser un hombre que está por encima a los de mis pares. Porque soy un bellaco profesional. Porque llevo cerca de casi 3 décadas de puras experiencias sexuales baqueadas de un sendo bicho que es gloria de mi anatomía. Porque lo que Dios no me dio en rostro me lo dio en pinga. Tengo ese balance entre desagradable y divertido; amigable y prohibido que muchas mujeres no desearían experimentar pero que igual optan por probar. Soy un morbo ambulante. Lo que no desean de un hombre lo encuentran en mí y aún así me aceptan, me quieren y en caso peligroso, hasta se atreven a amar.

Pero no siempre es así. Existen esas mujeres arcanas, que no son tan pendejas como muchos hombres creen, que simplemente te aceptan, te quieren y te adoran pero a su vez saben cómo tenerte al margen. No es como tirar una raya y tener un límite hacia el trato de la persona. No, para nada. Es algo así como que saben de lo que cogeas. Te psicoanalizan sin necesidad de ser psiquiatra, no comprenden el por qué eres como eres pero aún así se atreven a dar la milla extra y hasta te pueden dar cariño. Cariño que no le darías a todo el mundo pero a un ser como tu, sí. Te apapacha, te mima, te desea. Sabe que aunque eres un mierda de ser humano tienes un corazón que late, que ruge cuando ella está cerca, que palpita cuando puedes oler su aroma.

Es una mujer que no sabes ni tan siquiera comprender. Es un ser humano que puede contigo. Puede con tu empuje. Es una mujer rara. Si, porque todo lo que pensaste jamás buscar en una mujer ella lo tiene. Es única, es especial, es divertida, hermosa, claro todo a su manera. Tienes unos estándares nuevos para poder enamorarte y quererla. Si te gustaban rubias, ahora te gusta con el cabello azul; te gustaban trigueñitas ahora te gustan blanquitas; si te gustaban tranquilitas ahora te gustan come fuego. Cambiaste de gustos. Cambiaste mi forma de sentir, de saborear, de degustar. ¡En hora buena! Ampliaste mi visión, reformaste mi mente.

Eres la mujer que tomó al Merdócrata de los huevos y le dijo “Aprende a querer”, quizás no con tu boca, pero el amor siempre ha sido y por siempre será algo abstracto. Hay tantas formas de decir las cosas sin decir una palabra. Un gesto, una caricia, una mirada. Mierda, es tener muchas lenguas y muchas palabras, las que uso para lamer tu cuerpo, las que uso para poder piropearte. Porque el lenguaje del amor es universal, y hasta un “tremendo ser humano” como yo lo puede puede experimentar.

Cambié, bueno, quizás no cambié, digamos que demostré otro tipo de cualidades que me abstuve a mostrar. El Merdócrata que ven en las redes sociales se enchalinaba, vestía de cuero, se ponía corbata, se veía genial, espléndido. Era un hombre entre hombres. Siempre igual de puerco. Un carro hecho mierda, suciedad dentro del él pero siempre caballeroso, siempre educado y esmerado de que a su chica no le faltara un mínimo de cortesía. No de la cortesía habitual de la que tengo a muchos de ustedes acostumbrados. La cortesía del cafre, del parcelero, no nono, para nada. Esto era cortesía de la genuina. ¡Ah de la verdadera!

Los placeres carnales estaban ahí, lector. No seré el mejor demostrando afecto, pero mierda, si que tengo sentimientos. A esa mujer la tenía guindá del corazón. Pienso en ella y aún siento el tun-tun, tun-tun que palpita en mi corazón. Era tan fenomenal. Un cuerpo divino. Una personalidad encantadora. Me gustaba todo en ella. Ella era la mujer que merecía tener el gusto de tener, y joder, quién sabe si afincarme.

Pero mi verdadera personalidad no dio el aguante. Ella se sintió deseada pero jamás querida. Fallé en demostrarle qué tan genuino era mi amor hacia ella, porque sí, el amigo “Merdo'” tiene sentimientos, y hasta hace poco más de unas horas me revienta en la cara uno de los momentos más chocantes y bochornosos de su vida. Merdócrata, el hombre que más jode, más tripea, el más que come yonyi en las casi 100 por 35 que compone la nación borincana y Rey de la Copro-Lectura ha caído.

El hombre de los mil amores y de las mil y una decepciones destruido, hecho añicos por una mujer. ¡Oh pero no cualquier cualquier mujer! Sino de tremenda mujer. Si por alguien tuviera que caer ten por seguro que fue “cool” caer por ella. Si, lo digo, que se joda. Touché. La karma es bien puta y le toca a cualquiera. ¿Saben por qué? Porque los que vagamos en este pozo séptico al que le llamamos vida estamos expuestos a joder y ser jodidos. Yo aprendí a joder y hoy me jodieron.

La vida le golpeó duro a Merdócrata. Merdócrata quiso, Merdócrata obtuvo lo que merece. Love & Hate. Fallé.

Sí, así como lo leen. Cayó Merdócrata.

Pero no es el final de mí. Cada pensamiento obseno, vago, disparatado, sucio y cochambroso que refleje al boricua de este miserable país me alentará a seguir pa’ lante. Reformarme. Soy cuerpo y soy espíritu. Porque demostraré de nuevo al mundo que sEnoy “Larger Than Life!”, ‘más grande que el amor, que la puta vida.

Cayeyana, a ti, mi último beso de amor (k).

Los caídos te saludamos.

Soy amo de mi Destino. Soy amo de la Mierda.