Archivo de la etiqueta: pene

Vagina Dentata y la mujer boricua

Hace unos meses atrás vi una película que me llamó la atención que ni me acuerdo el nombre, creo que se llamaba “Teeth”  en donde una chamaca que estaba riquísima tenía un problema en particular: tenía dientes en la crica. Más nada. Tu sabes, a la mierda Schilder’s List, esos son los tipos de películas que me ponen a reflexionar. Pues en esa película esta muchacha conservaba su virginidad y que cuando intentó chichar por primera vez, su crica le mordió el bicho a su jevo en medio de una cascada y se lo arrancó de cuajo. Una película fenomenal y que pone a uno a pensar.

Mi gente, les tengo que contar algo. No sé qué carajo me ha pasado pero últimamente mientras chicho, le doy tan fuerte a mi maseta que siento que tengo ligeros cortes en el bicho. No puedo controlarme. Es que tenga esta senda tranca que se me pone fuera de control una vez desato mi furia sexual. Meto bicho, meto bicho y meto bicho y cuando acabo siento que tengo el bicho que me bota fuego. Cuando meto pinga siempre trato de dislocar la matriz y rotarlo 90 grados. Estos cortes son extraños. Son como rayazos. ¡Ay Jehová! Pero que puedo hacer. En el sexo uno se olvida de dolores y uno se somete a los placeres y todo eso. No digo que la tota de mi jeva tenga dientes pero si que me lo mastica como un puto chicle Adams en boca de camello.

Pero no quiero hablar de mi pene. Quiero hablar de vaginas. Sobre la vagina dentata. ¿Qué carajo es la vagina dentata? Bueno, a través de los años y milenios se a venerado a la vagina como un símbolo de lo que es la fertilidad, sexo y …. wákala, mensajera de hijos. La vagina es  celebrada por múltiples culturas alrededor del mundo. Pero la vagina dentata de por sí es un conjunto de mitos desarrollado por múltiples sociedades para precaver a la gente de andar teniendo el bicho en cuanto rato hay. Es como el cuco que le metieron a la gente de la antigüedad. En vez de tener enfermedades con transmisión sexual lo que ibas a tener era el bicho arrancado de cuajo. ¡Tranquilo!

Civilizaciones pre-hispánicas (o sea, las que estaban antes de llegar los españoles, bruto) como las que se encontraban en Chiapas, México hablaban sobre como es que en ciertas tribus habían mujeres bellas y preciosas que tenían una sorpresita entre las patas: una chocha con dientes. ¡Imagínense el miedo! Chichar era algo que causaba miedo entre las tribus. Meter mano algarete era cosa de bravos, no porque tu jebita indígena te cogiera o por miedo a Moctezuma o un cabrón emperador de esos. El miedo era el de perder el bicho y el bicho, mi gente, es cosa seria.

¿Pero ustedes creen que esto de la vagina dentata es algo que es simplemente un mito? ¿Algo que se inventaron unos indios con ganas de frustrarle la bellaquera a los hombres de su comunidad? Bueno, yo creo que existen vaginas dentatas hoy en día. Me atrevo a dar seguridad de que entre las filas de las mujeres boricuas hay cabronas que tienen esa crica bien amolás. Si, hay mujeres con la vagina dentata y dispuestas a arrancarte el miembro por tal de amarrarte a ti, hombre que me lees. Seamos honestos. El 90% de las mujeres de este país lo que quieren es un macho que las mantengan y que les de su maseta de vez en cuando. Tu sabes, quieren pasarlo cabrón contigo. ¡Ah! Y lo de la maseta de vez en cuando no es una obligación, porque después que tu le des tu tarjeta de crédito no tendrán reparo alguno con eso de que se lo metas o no.

La mujer boricua nace con vagina dentata y los dientes le comienzan a salir a los putos quince años cuando comienzan a enseñarle los colmillos. Ahí, a esa tierna edad es cuando vemos como es que los cacos con los Toyotitas caídos en cantos se pasean por las escuelas de la isla buscando una presa cuando no saben que la verdadera presa son ellos. Ese toto no solo huele a fiscal sino que es un himan para preñar y pasar pensiones por el resto de tu vida y para que te guilles de cabrón, estarás poniendo estatus en Facebook sobre que tan cabrona es tu mujer por pedirte pensión.

Pero están también las cabronas que quieren mantener un estatus social y gracias a su vagina dentata lo logran con éxito, bellaqueandole a los hombres indicados, si, a aquellos que están bien parados económicamente. Doctores o productores de música, el que sea es bueno para mantener fluyendo ese cash que tanto le gusta. Ejemplo de esto no quisiera mencionar por internet, pero qué carajo…

^ A esa muchacha que ves arriba en la foto, desconozco su nombre, pero el nombre no importa, no me importa a mí ni le importa a cualquier cabrón que lea este post. Lo que si me importa es ese par de cocos bravos que le adornan en e pecho justo debajo del cruzifijo ese. Ya quisiera ser yo cruzificado en una cruz para que luego de 2000 años estar cerca de un par de tetas como esas. ¡Pero tengan cuidado!

¿La moraleja de este post? Las mujeres no son otra cosa que putas y truqueras. Es su naturaleza. Pero a eso agregale una vagina dentata que te amarra y te pilla. Debes de ser precavido hombre que me lee. Ellas son seres hermosas y tiernas. Quizás te puedas hasta enamorar de estas. Pero antes de meter mano con una hembra, llevarla a la cama y sentir que tu corazón late rebozando de alegría, se precavido y mete tu dedo bien adentro de esa chocha y palpa, cierra los ojos, siente. ¡Agudiza tus sentidos! Siente los bordes filosos de esos colmillos arranca bicho de la mujer que amas. Esa cabrona. Esa fuckin Vagina Dentata.

Orgasmo: ¿Necesidad en la relación sexual?

Estaba conduciendo a las millas del chaflán, como a unas 90 millas por hora por la autopista de San Juan a Ponce con un guille cabrón y me estaban mamando el bicho bien cabrón tremenda hembra. Esto me motiva a reflexionar, ya tu sabes, porque soy un tipo con un pensamiento fluido. Deje de pensar de culos (de mujer) y me dediqué a pensar en otras cosas más importantes. Pensaba en qué carajo iba a pasar cuando llegara al apartamento de la chica con quien salía. Ustedes saben que soy un bellaco y que meter el bicho por un roto femenino es algo que me define como hombre y que me llena de una paz interior bien cabrona. No obstante este post no es tanto sobre mí, sino sobre todos nosotros, hombres o mujeres. Es una interrogante que tengo, pues ustedes saben que soy un tipo curioso y escribo mierda por escribirla. Me maman el bicho y me pregunto: ¿Es necesario venirse para poder disfrutar de un buen sexo?

Me explico. Algún día llegaré a viejo y el bicho mío, mastodóntico por cierto, no se me volverá a parar más nada y estaré obligado a comprarme un “car seat” para dejarlo ahí mientras conduzco lloroso y pensativo recordando mis tiempos de juventud en donde meter y sacar era obra diaria en mi vida. El llegar a mi casa y satisfacerme con mordisquearle los pezones a mi mujer, con sus senos caídos y arrugados y buscando una corteja que seguramente me estará chupando el buen vivir diciéndome que me ama y mierdas así. ¡Yo no quiero llegar a vivir una vida así de mierda! Yo no quiero estar perceado pensando en que seré un toribio de la vida y que mi mujer se busque otro macho mientras yo tengo  una corteja. Yo creyendo que la estoy jodiendo y ella coronándome y asiéndome cabrón. Por eso me pregunto, ¿Qué tan importante es el orgasmo? ¿Vale la pena obtenerlo?

A mi me gusta tener orgasmo. Hacerle un facial a la mujer que amo y rellenarla de calcio con mi saca-peo es una bendición y toda la pendejá. Valoro venirme. Me da paz interior y toda la mierda. Apuesto que a mi chica le gustará, supongo. Siempre que salgo con una cabrona y me les vengo dentro siempre exclaman un “Thank you, Jesus” o se encomiendna a Dios y dicen una cosa como “Ay Dios mio que rico” junto a un “Merdo hazme mierda, hijo de puta”. Cosas que me ponen la pinga como el puto cohete Challenger antes de explotar en la atmósfera. ¿Pero nadie le a pasado eso de pasar un momento cabron de pura chichadera, durar horas y horas sin venirte y sentir placer tras placer por tiempo indefinido? Yo he vivido la experiencia. Francamente me gusta. ¿Es importante venirse? Bueno, pa’ mi que según el caso. Hay personas que entienden que el venirse marca una conclusión al echar un polvo. Es como cuando tu narras una historia: Besar la chica es la introducción; tocarle las tetas y sobarle la crica encima del panti, contenido; metérselo y abofetearle la cara con tu tranca, punto culminante; orgasmo, conclusión. Así lo veo yo. Quizás suene pendejo pero así es como me visualizo esta pendejá. Introducción, contenido, punto culminante y conclusión.

¿Pero vale la pena que toda historia tenga una conclusión? Hay veces que las cosas se hacen más divertidas si duran mucho. La interrogante. ¿Qué pasará luego? Dejar una mujer con más y un desempeño pobre ha de ser un asco bien cabrón, pero me pregunto, ¿sería divertido dejar a una mujer bien complacida y bien bellaca a la misma vez? Sería lo mejor de dos mundos claro está. Que la dejes hecha mierda en la cama, como la puta gelatina temblando de orgasmos y uno aún sin venirse y darle fuete y fuete y más fuete y parar de momento y decirle “mami, si quieres más, sabes donde buscar”, y acostarte a dormir y ella que se pregunte “¿Este tipo es un ser humano? ¿Estoy chingando con Robocop? Parese un robot”. Sería lo  ideal. Yo tengo la facultad de atrasar mis orgasmos lo más que pueda. Auto-Desmotivarse. El pensar en cosas feas: Sopitas Lipton sin un huevo dentro, el culo de Arango, Papo Christian agarrándote el bicho.

¿Pero se sentirá la mujer cool con eso? ¿Realmente se sentirá que tiene un hombre insaciable? ¿Hasta que punto ser insaciable se vuelve algo positivo a algo negativo o a la inversa? Una mujer o cualquier persona puede ver el tener una pareja que quiera más, más y más y sin venirse como una pareja que sea fogosa, entregada a la pasión. Pero pueden ver esto como una señal de insatisfacción. Puede llegar a preocupar. Así que no sé. ¿Qué me dicen ustedes? Durar un montón y dar largos momentos de placer o darle una conclusión con una muestra de satisfacción luego de 15 minutos de sexo sucio y orgásmico? ¿Qué haces para poder venirte a gusto y complacer a tu pareja? Gracias a Dios que para venirme solo tengo que pensar en Steven Seagal rompiendo un brazo, sino, no se en qué boquete sexual estaría en estos momentos.

Gracias Steven, mi bicho te lo agradece.

Recordando un polvo cayeyano

Hace tiempo que no chicho. Creo que va … 2 semanas. Pero lo extraño. Chichar es un acto bello. yo siempre he pensado que el chichar es la máxima expresión de amor que hay entre una pareja. No el hincarse y pedirle ser tu esposa. Tampoco esa mierda de llevarle una serenata o una canastita de chocolates junto a un enorme peluche de Sad Sam. Esa mierda no es amor. Amor es venírtele en la cara a la mujer que amas. Porque la deseas, porque lo sientes deep inside your heart

Pedir ese culo, penetrar esa jaiba, que haga gárgaras de leche cremosa y que se porte como todo una puta en la cama es lo que pido. No es mucho. Digo, soy el eco de lo que desea todo hombre borincano. Doy fe de ello y me consta. Pero lamentablemente no todas las mujeres nos pueden complacer en lo que queramos. So que hay que ser conforme aunque eso nos duela en el fondo de nuestro corazón porque, honestamente, nosotros somos criaturas inconformes y en la cama demandamos y exigimos lo que por naturaleza y biología nos pertenece.

Hace como dos semanas se me dio la oportunidad de poder janguear con una amiguita que tengo del ambiente bloguero. Esta muchacha es especial porque se sale de todos los estándares que uno puede tener en lo que a una mujer que está dura se refiere. No hablo de que sea gorda ni esas mierdas. No, nonono… es algo así como que ella es su propio estilo. Es única. Está dura. Esa hembra no caga mi hermano. Está cabrona. Es una de esas mujeres que si me dice “vamos a casarnos Merdo” yo le digo “ponte este Nuva Ring en el dedo y dame el sí”, tu sabes. Te mantiene enchulado.

Mi relación con esa mujer es una bastante compleja. Es una especie de persona en la cual no la llamarías exactamente un Fuck Buddy porque los fuckbuddy solo chichan y ya, sino que, pues, es algo así como una excelente amiga… si, una excelente amiga que chicha contigo. ¡Y como chicha!

Esta compañera bloguera me tiene loco. Lo digo, es una sensación extraña. Es una mezcla de adrenalina con un poco de fluido vaginal pa’ que resbale. Y pues, mi relación resbala con ella. Fluye. Ella no siente amor por mí (ignoro por qué, porque yo no estoy bueno pero estoy tripioso), ella dice que no hay química como para plantearnos una relación de noviazgo aparte de que no cree ya en el amor. De seguro es que la vida la premió con alguna mierda de ser humano gracias a acciones en la juventud o alguna mierda así como nos pasa a todos nosotros. Pero no obstante es una mujer y afuego. De esas personas que puedes lograr una amistad por su vibra y ser una “one of the guys”.

Fui a Cayey para ir a verla. Me para el bicho ir a verla. Me encanta ver sus tatuajes que adornan su piel y su cabello… mmm… y sus cocos que le paran el bicho al bicho mío. Chacho, tu sabes, motivado, quemando gasolina pero me importa un bicho. Un pelo de crica hala más que una junta de bueyes y eso es lo que pasa conmigo. La espero, 30 minutos. Odio esperar. Coño men, es que me encojona tanto eso. Pero es ella, tu sabes, estoy tan bellaco que me importa ya un carajo la espera y hago excepción a la regla. Llega en su carro. Entra en el mío. La beso.

Sus besos son sabor a menta. Usa lipgloss creo, ah, y también huele bien. Un poco de nicotina en su ropa, pero huele a hembra puñeta. Ese es el olor que quiero. Nos vamos de paseo. Establezco conversación. Le hablé sobre qué tan jodido es el mundo y cómo escribí un blog sobre culo y cagar pa’ dentro por vez número 500. Me habla ella sobre cosas más importante por ejemplo que tiene ganas de arrancarme el radio con un destornillador porque tengo puesto WKAQ 580 y le da vergüenza ajena. Yo pensaba que a las mujeres les gustaba Notiuno y toda esa mierda cuando salen con sus galanes. Mea culpa.

Ella le gusta darse su traguito para ponerse en ambiente aunque tampoco es una bebedora de grandes ligas. Quería ella, digamos, que refrescar el gaznate y mientras ella me hablaba de cómo quería mojar su paladar con una Smirnoff yo solo pensaba en remojarle el paladar con mi Man Juice. Yo lo veía todo subliminal. Con ese doble sentido que me caracteriza. Nos estacionamos en una gasolinera. Ella compró sus Smirnoff, creo que unos cigarrillos también; yo, de 3 Heineken frías como mojón de foca y siempre pegado a las góndolas para esconder la erección que escondía. No podía hacer mucho. Si ponía las manos en el bolsillo pensarían que ando robando o que voy a asaltar a alguien. Pagué, fui al carro como pude. Soy tan cabrón que dejé las llaves en el counter. Me cagué en mi progenitora, tuve que mostrarle mi pinga bajo el pantalón a todos los tecatos de la gasolinera para poder recoger las cabronas llavez.

Ella me quiere llevar a jugar billar. ¿Billar? Jum, a ver que tal. No juego billar desde que me metí en problemas en una trifulca con cierto hijo de mil putas que puso de moda cobrar un dolar por partida. Pero igual, todo por la mujer que atesoro. Fuimos, y como eso es Cayey y es un pueblo olvidado de Dios, ustedes saben que hay que subir cuestas con cojones. Llegué  a la punta de una montaña. Ahí estaba el negocio pero acababa de cerrar porque hay una ley ahí de cerrar los negocios a las 6 PM o algo así. Es Cayey. Solo Yukiyú sabe. Pero ella sabiamente me dijo que me estacionara en un caminito de piedra en el cual nos bajamos del auto y nos bebimos nuestras cervezas mientras nos sincerábamos. Ella me habla de temas que si menciono por aquí revelaría su identidad. Yo argumentaba con ella aunque solo pensaba en ese pedazo de buen culo que escondía entre sus faldas. Luego de una peste a mierda y 0.05% de alcohol en las venas le dije que se montara en el carro. Yo quería chichar.

La chica no es pendeja. Sabe que ese era el destino de nosotros. Ella sabe que no estamos boyante en dinero y se preocupa por que no tengamos que conducir mucho para hechar un polvo que nos merecíamos el uno al otro. Yo deseaba que me tocara la pinga. Soló me rozó la mano porque iba a agarrar su celular. Que se joda. Es como si me tocara la pinga.

Ella me presenta un lugar el cual yo desconocía de su existencia. “La Montaña”, un motel fronterizo entre Cayey y Caguas que sería aposento sexual de su amigo inexistente. Yo estuve maravillado. No sabía que Cayey tenía moteles. Se que tenía gallinas, burros y gente pobre, pero jamás moteles. Tomé mi cámara y comencé a tomar fotos:

Fotos reales que a ella no le incomodó cuando le dije que en algún momento serán protagonista de un post que colocaría en una noche que tenga una bellaquera atrasada. Toda una mujer comprensiva. Sabe que soy un bellaco natural y me responde con naturalidad. Me enjuago la boca con agua de grifo y me doy una buena meada. No le gusta el sabor de la Heineken en su boca y no me gustaría mearla mientras chingo. Comienza el cortejo y el flirteo. Le pongo la mano en mi pinga por encima de mi pantalón. A mi me gusta besarla mientras le agarro sus cocos bravos jinchos y preciosos con mis manos. La tiro en la cama. La dejo semi desnuda. Ella le gusta así. Lo considera más sensual siempre mantener algo de ropa sea unas medias, o una faldita. Nos comemos a besos. Jugamos con nuestras lenguas. Ustedes sobándose las pingas y sobándose las chochas mientras yo les cuento como ella es que me pide que si por favor me puede “mamar el bicho” y “tratarla como una puta”.

Me siento como un Dios. Un Dios con bicho. Ella me vira como media y yo también. Ella me aruña. Ella escupe en mi bicho, me hace una buena paja; me aruña mientras me cabalga y juega a ser Doña Barbara y yo su caballo atropellado. Ella gime y yo también. Ella me dice “dame de ese bicho” y yo le digo “toma bicho cabrona”. Ella lo quiere en 20 uñas, yo se lo meto. Ella siente placer, yo siento un calambre cabrón en el pié.

Más revolcadas en la cama, olor a sangre, sudor, orgasmos, tota y pinga. Dormimos desnudos. 8 Horas luego ella va en su carro y yo en el mío. Separamos nuestros rumbos.

Ella chichó con un amigo. Yo chiche con el amor mío.

Soy un cabrón ingenuo y todos ustedes me maman el bicho.

Comiendo Yonyi (chocha), según Ruca Zombie & Merdócrata

Hola, aquí les habla Ruca Zombie, del blog Back In Blue y les seré sincera. Muchos se preguntarán, que es lo que agrada y desagrada a la mujer de/y cuando come “yonyi”. Es algo que no se puede generalizar. Todo depende de la chica, pues influye mucho su forma de pensar y de ser. Muchas ven el acto de “comer yonyi” como una demostración de afecto, ya sea amor o cariño, blah, blah, blah. Le gusta que le digan te amo, y frases nauseabundas. Otras, lo ven como un acto de lujuria y pasión. En mi caso, opto por la segunda opción. 
Para mi el sexo es un deseo carnal, que se debe explotar al máximo. En esos momentos uno no desea hablar, expresar cariño, ni comportarse como siempre, sino, que buscas hacer todo lo que una vez pensaste que era “prohibido” o “malo” y deseas esa satisfacción de llegar al gran O. Ese momento es el mejor, uno siente que se detiene el tiempo, es tan rico que no encuentro palabras para describir esa sensación. Pero, lamentablemente no siempre se logra.

Hay muchas cosas que pueden afectar el tener una buena “comía de yonyi”. El ambiente, la pareja, el stress, los problemas, el mood, el cansancio, etc. Más aun, que un hombre no sepa como satisfacer. Hay cosas que a la mujer no le place en nada, el hecho que lo veas una porn movie y la chica de la movie parezca estar gozando, no significa que así sea. Helloooo! No es real! Es una movie, por lo tanto, es solo actuación.

Por ejemplo, la llamada “rusa”, mire pendejo, que carajos le place a una mujer eso? Sabes lo que ella piensa en esos momentos? Esta loca por reírse, si ella estaba trepando paredes, lamento decirte que en esos momentos esta loca por que termines y dejes de hacer el ridículo. Qué será lo próximo? “Mami, dobla el codo, me quiero pajear en tu brazo”?

Muchos hombres creen que son unos bárbaros mamando, jaaaaa me muero! La mayoría son un fracaso total! En lo personal, no me gusta que bajen al pozo, para qué? Pierden su tiempo. Son muy pocos los que saben hacerlo. Eso no es carne ok! No se masca, tampoco una barra de chocolate Cortés, no se guaya. Si tienes cañones, te dejas bigote o barba, por amor a Dios, se delicado. Para ser un Pro, debes practicar con un mangó o con una quenepa, así es que se chupa. Es una combinación entre el arte de lamer el mantecado de una barquilla y chupar una quenepa o un mangó.  Pero el colmo de todo esto es, que el chico quiera que la chica succione, pero el no baja ni pa Cristo. Esos si que es tener más cojones que un bosque de penes!

Meter el dedo. ARGGGGG! A muchas mujeres nos desagrada! Solo raspa y molesta. Entiende que nos gusta que nos toquen x encimita, u know, donde esta el clítoris. Si desconoces y/o tienes dudas, te puedo hacer un mapita o busca online. Debe ser suavecito y de movimiento circular.

El foreplay es importante, nada vuelve mas loca a una mujer que la rocen y que sepan como complacerla sin penetrar. Pero si el chico quiere tener todos los beneficios sin dar nada a cambio, no way baby! Lamento decirte que la chica lo descartará. Eso tiene que ser 50%/50%.
Sin duda alguna, hay detalles que influyen y permiten que una mujer sienta que esta viajando a las galaxias. Que la provoquen, suaves besos, una buena mamada y que el chico se sepa mover sin ser un salvaje. Definitivamente son requisitos para que una “comía de yonyi” sea explosiva e inolvidable. 

Versus

Hola hijos de mil putas. Aquí su amigo inexistente Merdócrata para abundar sobre el escrito de Ruca Zombie en el cual acabo de leer y ahora creo que me toca desfogarme. Bueno, ella habla de el hombre y nos regaña como la mujer qu es. Bueno, que se puede pedir. Por algo dice las cosas. Pero igual aquí en este momento no hablaremos sobre quién es el que tiene más cojones en la relación o sobre qu;e es lo que está bien olo que está mal. Pal caraj eso. Expliquemos a las mujeres cómo es el sexo según Merdócrata, representante de todos los hombres de Puerto Rico e Islas Virgenes, y todos los hermanos latinoamericanos que nos casqueteamos a nombre de las chicas punk.

Bueno, primero que todo tengo que dejar claro que yo como individuosoy un tipo que adoro el sexo. El sexo para mí es como la gasolina que enciende mi espíritu. Mi bicho al pararse es como un “thumbs up” a mi vida sexual, diciéndome “¡Adelante Merdo!” y así lo veo. Aprecio el sexo puesto que es la mejor forma de demostrar amor a la persona que le interesas. Esa mierda de que el sexo no lo es todo, mire coño, eso es mierda, el sexo LO ES TODO. Sin sexo las cosas se joden. Punto. Finito. El sexo es necesario para que una relación sea única y exitante. A mi me gusta chichar. Me gusta chicharme a mis gebitas. He aprendido a desear y hasta me he enamorado (¿pendejo yo, verdad?) y nosotros como hombres canalizamos ese deseo de atracción hacia esa personita especial en la cabeza del bicho. Un miembro duro y erecto lo que te dice a ti, mujer, es que tienes nuestra aprobación.

No seas pendeja. Ahora quiero que me leas bien. Ruca menciona que nosotros los hombres somos sumamente descuidados por el hecho de que pensamos mariconamente que tenemos el control en el sexo. Yo ataco eso, yo ataco el sistema y le digo a la mujer que chicha que cuide de su hombre. Nosotros somos criaturas de afecto. Los hombres nos encantan que nos mimen y que una mujer siempre te reciba  como lo que tu eres, un cuponero hombre ganador. Te digo algo mujer… ¿Por qué carajo recibes a tu pareja con peleas? A ese pobre hombre que viene de trabajar horas arduas para llevar sustento a tu familia lo menos que quiere es escucharte hablar sobre qué tan sucio es el porque no bajaste la tapa del inodoro o dejaste los calzoncillos enrrollados en el baño. O sea, no nos trates así. ¿Por qué no mejor nos recibes con una puta babydoll negra, con las tetas bravas y sobándote la tota?

Tu sabes que eso nos pone bellaco. Nosotros somos criaturas visuales y no me pasa por la mente como es que una mujer no se digne en arreglarse para el puto momento. A mi por ejemplo me gusta las mujeres fuera de lo común y/o estándares. Digo, tu sabes, tatuajes, vegan, cabello azul, que aprecien la década de oro de los 1950’s , el cabello azul y punk. ¿Por qué? Porque soy putamente visual. Adoro una mujer así. La polla mía reboza de alegría. Pero una mujer que no destaque en un carajo eso si que no brega. Es como un bizcocho sin su buen frostin (glaseado). Puede saber cabrón pero si me lo presentan sin adornitos ni nada entonces no me motiva a probarlo y usted, mujer que me lee, desearía que yo, o cualquiera de esas escorias sociales que me leen en el blog, desería que te probemos.

Aprende a ser puta. Pero eso sí, solo copia los buenos aspectos de ser puta. No es que seas como la mujer caballo  que ni tan siquiera se dignaba de ser besada. Yo me refiero a que te empapes de las cosas positivas que tiene una fleje de la vida. Aprende a entregarte en la cama. Déjate hacer cositas. Si yo te pido el culo, dalo con gusto. Complace a ese hombre. Si quiero que me lo mamen, mámalo como si tuvieras una puta bomba amarrá en el pecho y que el bicho mío sea una puta mecha en candela y tu decidida en apagarla con tus labios y lengua. Juega conmigo. Si quiero chichar en el puto lavamanos trépate y déjate chichar allí. ¿Quiéro verte tragar mi “Man Juice”? ¿Por qué no le das la ilusión a tu hombre de que estás loca no solo de tragar leche sino de usarla como un puto facial por todo tu rostro? Déjate hacer un facial de esperma en la cara y dile “¡Gracias, bello!” a ese macho que guardó toda esa esperma aventurera por 28 años de su vida solo para morir en tu delicada piel.

¿Ves? Es cuestión de ser decidida, única, dejar de tener miedo. Pal carajo la timidez. Suéltate. Déjanos vivir nuestra fantasía. Aunque seamos unos welebichos, somos unos welebichos con sentimientos sinceros y putos.

Seamos flaquitos o gorditos, maestros o boliteros, merdócratas o escarabajos sociales de la vida, recuerda, somos hombres y nuestro bicho merece ser feliz.

Mi bicho es feliz.

¡Bésame, no seas puta!

Yo soy un tipo fogoso a la hora de tener sexo. Yo tengo unos estándares cabrones y formas distintas pero a la vez interesantes para poder demostrar amor. Yo me entrego en cuerpo y alma a la hora del sexo. El chichar me gusta. Es más que un hobbie, es un “algo” que me hace ser lo que soy. Echar un  polvo es algo tan placentero… uff, no sé. Me relaja. Me quita tensiones e incertidumbres. Meterlo en un hueco vaginal, sentir esa penca mojaíta y el frote de mi bicho deslizándose en las paredes vaginales me regocija tan cabrón. Es una sensación que solo el que ha dado felpa ha de conocer. Es algo simpático, rico, hermoso y si no te cuidas hasta vicio le coges. Pero seamos honesto, sarna con gusto no pica. ¿De cuándo acá está malo ser adicto a la penca?  Yo no sé. ¿Y si es la penca de la mujer que amas/quieres/deseas?  Tampoco sé. No obstante, a pesar de que la chocha es algo placentero yo estoy consiente de que hay otras cosas que también conllevan a la realización de un polvo perfecto. A eso le llamo besar.

Besar es uno de los actos más sencillos y a su vez más placenteros que hay cuando se tiene sexo. Hay muchas formas de besar y lugares donde besar. A mi me gusta que me besen la boca y que me den un french kiss en la cabeza del bicho, tu sabes, para el romanticismo y la pendejá. Siento que cuando te besas le dices tantas cosas a esa persona especial que con simplemente una metida de bicho no puedes lograr decir. Por ejemplo. Yo con el bicho yo lo que digo mientras chicho es “¡Te quiero partir como avellana, cabrona!”; cuando beso lo que digo es “¡Te quiero partir como avellana, mi amor!”. Tu sabes. Todo es cuestión de semántica.

Muchos hombres que pasan por alto el besar y logra que mujeres los pelen por brutos y mujeres desconocen lo importante que es besar a sus parejas y que nos hacen sentir mal. Nuestro corazón hombruno late porque siempre hemos sido criaturas apasionadas. Yo no recuerdo la última vez que yo haya sabido de un hombre que haya pegado cuerno o que trate a su mujer como mierda. En Puerto Rico eso no pasa mucho, creo que en Perú si. Pero la mierda es que sí se de mujeres, como por ejemplo la triple hija-de-puta de “La Mujer Caballo” , que no le gustaba besarme. Nos bañábamos juntos y le pedí un beso y la cabrona me decía que no, que ella no besaba en el sexo. Ya ustedes saben cómo es que acabó esa maldita relación. La tildé de puta y es con razón. Solo las putas son las que dicen que no quieren que las besen en la boca. No sé realmente por qué. Será que les da un remordimiento en la conciencia todo el bicho que han mamado en una vida. ¿No? Quizás sea que le tienen miedo al mal aliento luego de tragar leche de hombre. No lo sé. Solo sé que lucen como cohetes el tomar esa mala decisión de no besarme.

Que puta y qué sucia eres mujer. Nosotros queremos ser delicados contigo. Deseando llenar esas expectativas que una mujer siempre busca y no encuentra en un hombre. Eso de ser un hombre que sea un tigre en la cama y un Don Juan en el romance. Queremos aplicar ambas para que tengas un hombre perfecto que llene por completo tus expectativas. ¿Cómo nos pagas? Nos giras la cara. Eres una desagradable, una rata tetona…. una rata con buen culo… no sé pero igual eres una rata. Besa. Puta. Besa. ¿Se te va a caer algo? ¿ Sientes que se te va a cerrar la chocha por siempre si compartes un poco de lengua y un poco de saliva conmigo?

¿Qué pasa puta? ¿Olvidaste lo que es tener un hombre apasionado? ¿Te acostumbraste a los “has-been”? ¿Sólo te dejas besar de aquel que tenga una cuenta de banco grande o que mejor dicho su papi tenga una cuenta de banco grande? ¿Por qué no me besas? Tienes los estándares altos ahora? No tenías los estándares altos cuando mamabas del bicho mío en el estacionamiento de Canton Mall. ¿Por qué ahora si? ¡Oh ahora eres linda y fina! Bueno, lo de linda te lo dejo pero lo de puta te afinca. ¿Por qué temes besarme?

Ahora te vas a joder. Bicho con furia te voy a meter. Cabrona. Te joderás.

Cibersexo y el bellaqueo por internet

Se acuerdan ustedes años atrás cuando estaban en la higschool como para finales del siglo 20 en donde ustedes tenían las hormonas trepadas y estaban locos por darle felpa a cualquier cosa con tetas, vagina y fuera ser humano? ¿Qué tal cuando se te paraba el bicho de tan solo besar en la mejilla a esa chica que te gustaba y que la considerabas un amor platónico y resolviste casqueteándote pensando en las poses más sucias y ricas que querías experimentar con aquella cabrona? Una pregunta tan larga como el bicho mío lo sé. ¡Ah! Y también sé que cuando te ponías bellaco pensando en toda esa mierda que te disparaba la adrenalina por la punta del bicho lo primero que te vino a la mente es esconderte de tu mami y de tu papi, prender la computadora, colocar una toallita por la parte de abajo de la puerta para que no se viera la luz de la pantalla y te ponías como cabrón a accesar el internet con la velocidad exageradamente cabrona que tenía ti conección Dial Up de Coqui.net y lo primero que accesabas era nada más ni nada menos que Agozar.com para hacerte la puñeta con una furia hiper-hija de puta.

No te sientas mal si viviste con eso. Tampoco sientas vergüenza ni culpa porque honestamente yo también era tan bellaco como tu y tenía el colchón de mi cama como queso suizo experimentando con mi mente cómo culo sería darle daga a una hembra como Giselle Blondet cuando te ponías a ver Despierta América. Nosotros los hombres siempre vivimos con las hormonas trepadas. No nos negamos a ver un buen culo y un par de tetas nunca lucen mal en una mujer, no obstante tenemos una vida de muy poca producción en lo que a bellaqueo se refiere. Si de algo yo admiro a las mujeres como criaturas es que siempre pueden tener una pareja para lo que sea (así sea para comer yonyi 😉 ) pero la cosa es que ellas se dan el puesto bien cabrón y aunque saben que tienen las herramientas para tener al mucho que desean no acceden al “overkill” sino que se dan su tiempo y toda la pendejá.

¿Cómo seríamos los hombres si tuviéramos ese poder? Posiblemente todos tendríamos lupus, sífilis, gonorrea y la mierda esa que le dio a Magic Johnson. Nosotros no podemos manejar toda esa responsabilidad y es por eso que decidimos mejor resignarnos de jovencitos a que no podemos tener lo que queremos en el sexo y nos embarcamos a esos mundos depravados que esconde la red cibernética para poder saciar nuestra hambre por crico.  La internet lo es todo para el hombre bellaco. Ahí se encuentra todo. La panacea. De hecho en lo que a mi me concierne el internet fue quién me educó sexualmente hablando. Cómo comer un toto, la simetría de unas buenas tetas, las formas estrambóticas de los labios vaginales, el soportar que te digan hijo de puta y que te abofetee una mujer en el rostro y como comer un buen culo son solo detalles los cuales le doy gracias a internet por poder incorporarlas a mi sumamente pobre alta actividad sexual que he tenido en mi vida.

Así quedábamos al acabar de ver Agozar.com

¿Cuántos no nos hicimos adictos a los Relatos Eróticos que leíamos en sitios web como por ejemplo Marqueze.net y páginas web similares? Con eso aprendimos a tratar a las chicas con delicadeza y ser todos unos morbosos.

¿Cuántos no nos metimos a Agozar.com a ver totos pelús de cabronas de Morovis que pensaban que el internet no era gran cosa en 1997 y que sus jaivas no estarían expuestas al público? Lo siento. Yo vi sus jaibas y lo adoré!!! Cosa cabrona. Aprendí que una tota hay que quererla no importa que tan calvita o velludita que esté. En el fondo todas palpitan igual. jujú. Me pongo bellaco.

¿Cuántos no se metieron a RedTube, YouPorn, Pornotube, o Pornhub para teber acceso a videos de cabronas que hacen squirting, las brasileñas que tiran peos y se ponen bellacas y extractos de videos de porno soviético donde familias se tiran a las abuelas y cabronerías así?

¿Quién no se hizo pasar por lesbiana y se metió a LatinChat y se hizo pasar como “GatitaSexy4U_69” con tal de bellaquear con otra “mujer” que cuando le pedías foto o cámara te decía que su webcam estaba jodida y no había un breik? ¡Clásico!

O sea, hay tanto motivo para ser parte del mundo sexual que lleva la internet que de veras es bien pendejo vivir enajenado de la situación.  ¿Por qué recurrimos a esto del cibersexo? A mí que eso se debe mucho a que necesitamos de buscar algo en donde simplemente no lo tenemos en la casa. La esperanza de recibir tota luego de una tarde de trabajo y que luego te digan “no es que tengo sueño” se le baja la pinga a cualquiera y necesitas buscar la forma de descargar ese río de semen que tienes encajao entre bolas y pene. El cibersexo es la opción que tiene el hombre solo que no tiene con quién apuntarse la chery. El marginado, el sufrido, el que quiere comer y experimentar fantasías que la mujer no le quiere cumplir ni pa’ Dios porque supuestamente la está ofendiendo como ser humano. ¿A quién le ofende meterle maseta a una jeba por detrás, sacársela y ponerla a mamar de tu ya mencionado miembro? Creo que es algo lindo y bello. Nada dice más “te amo” a un hombre que una mujer que gima diciendo “Merdo párteme el culo”, tu sabes, huy se me paran los vellos púbicos de tan solo pensarlo.

El cibersexo es bueno, estimula a las buenas ideas y a la imaginación. Imagina qué tan bueno sería poder cumplir todos tus sueños eróticos sin que tu mujer te joda. ¿Cómo crees que puedes disfrutar del sexo esporádico? Lo que pasa es que muchas mujeres ven el cibersexo como un escape y quizás confunde  una infidelidad con eso. No sé. las mujeres son criaturas extrañas. Sangran  por una semana  y no se mueren. Debería ser yo quien desconfíe de ellas.

Ponte bellaca, baby

Si a tu esposo el bicho se le queda a medias, mujer que me lees y te sientes defraudada no te encojones con él. Al contrario. Mete el rostro en la ornilla de la estufa y ponlo en “Hi”. ¿Por qué? Porque limitaste a ese hombre en convertirse en el amante que el con tanto anhelo a querido ser. Solo porque eres una mujer atorrante y que quieres que todo sea para ti. ¿Quiéres que ese macho te ponga en 20 uñas y te haga cantar el himno americano alrevez? Déjalo ser. Que se baje los calzones, se haga la puñeta mientras chatea y búsca uno kleenex pa’que ese pobre hombre se sienta limpio y fresco coño y de esa manera pueda cumplirte como caballero… .

Hombre que te masturbas, Merdócrata te saluda.

Psycho: Ni come ni deja comer

Este tema lo traigo en la noche de hoy porque ha despertado interés luego de que publicara un post pasado sobre las distintas clases de mujeres que te puedes encontrar en tu vida. Sucede que una chica la cual me lée asiduamente me viene y me pregunta que si yo he escrito algo más a fondo sobre el tema de cómo es que una persona tiene que pasar por el problema de que ciertas exes tengan la mierda de que se deja de sus novios y que aún así ni quieren ni dejan comer, o sea que ni quieren estar con ellos pero tampoco quieren que estén con otras personas. De eso es lo que vamos a hablar hoy, de esta práctica tan hija de puta que opta mucha gente por tal de sentirse según ellos “seguros” en sus relaciones.

Una mujer que te deje o que la dejes, que se descuide y pa colmo se ponga super-hiper-bicha con uno y está empeñada en joderte no la hace de ninguna manera. De seguro tenga las piernas pelúas, la tota con dreadlocks como su tuviera el puto Predator entre las piernas y los zobacos tan pelús que creas que un mono se pueda balancear entre pelo y pelo… esa… esa engendro que te quiere joder la vida a ti… no te merese mi pana.

Esto del no come ni deja comer no es exclusividad de ningún sexo. Es una mierda que pasa en ambos por igual y que no se repara en gastos. Hay personas que hacen lo que sea por tal de ver fracasada la relación de una persona. Se opta por maneras clásicas, desde llamadas a tu pareja de parte de ese bicho o bicha que anda en celo hasta visitas infragantis a tu trabajo y peor aún, cuando el (la) cabrón@ te escribe la palabra “mamabicho” en pintura blanca por todo el bonete del carro. ¡Cosa cabrona! Tu no quiéres vivir con esa mierda y no es para menos. Todos tenemos el derecho de ser felices pero no en la perse esperando cuando ese ser hijo de puta va a dar su próxima movida para espantarte tu nueva pareja.

Eso no brega cabrón, te lo digo. Yo puedo expresarme como hombre bajo esta situación y yo se que muchas me pueden tildar de machista porque solo hablo de cómo hay mujeres que se aprobechan de los hombres, que si de parabichos, que si de diablas y mierdas así, pero pues, yo solo quiero decirles que no soy nada machista so que siéntense en la punta de mi poronga cabronas porque yo, Merdócrata, las estimo un cojón y como muestra de ello les quiero presentar dos ejemplos de personas que han vivido en su vida lo que es ser victima de un macho que ni come ni deja de comer.

Empesemos primero con el relato de esta cabrona tremendo ser humano que muy gustozamente se a prestado en escribir sobre este tema, y se trata de nada más ni nada menos que la chica que me inspiró a escribir este post el cuál responde bajo el nombre de MissCocosBravos.

Vale, esta es la historia de el pendejo, la ex y la boba paga cuentas. LOL Este hombre el pendejo, se atreve a meterse con la boba, una semana después de que su ex lo deja (o sea yo) la cosa parece que andaba de antes y el tipo muy pendejo se metió en el hoyo… Se mete con la boba la típica chamaca de 20 años que nunca había tenido novio, tal vez por su cara y sus actos de boba. Este vil pendejo, se mete con ella, se lo mete también y le quita la virginidad pensando en su ex. Que clase eh cabrón…! literalmente ha! la muy pendeja lo llama todos los días via cel 24 horas, le escribe al blackberry messenger, le escribe al msn, le deja wallposts al facebook y lo sigue en twitter, ya el tipo está harto pero como la pendejilla le paga un smartphone ”blackberry” y le paga sus cuentitas y antojos y hasta le da regalos, el muy cabrón sigue ahí aprovechandose de ella una y otra vez… Y la muy pendeja, como piensa y sabe que nadie más se va a fijar en ella, se queda ahí como cabrona, porque eso es lo que ex, una cabrona pendeja, un tapete como dice Sherry Argov en el libro ”Porqué los hombres aman a las cabronas.” El tipo está hastiao y hasta publica por todos los medios de sus amigos que está hastiao del puto sexo tradicional, de las llamadas hostigantes a todas horas, pero no dice que está harto de que le paguen sus cuentecitas y su smartphone, claro si es un menudo pendejo, que no trabaja, va para 6 años en un bachillerato y no termina, porque estudia para aparentar, es un mama’s boy que hace y dice lo que su puta madre dice y todavia vive con su abuela… Increíble… Que le vió la ex ¿? Ella misma nos dice, no se, solo se que tenía miopía… Pero de algo que si ella se siente muy bien ”la ex” es que nunca le dió el canto y el cabrón pendejo, todavia la llama, anhelando un pedazito de su cuerpo hermoso, caderas y pelo negro azabache como una mujer de la noche. Pero ella dice NO, el continúa en la busqueda, intenta casar a esta lobita, pero sus intentos son fallidos. Que pena, este hombre perdió una verdadera hembra y la cambió por una asfixiadita, pero todo sea por un smartphone, es que el tipo sin un smartphone se siente menos, como lo que es… Este es su lema ”A la moda, aunque me joda.” Y si la bobita le paga el smartphone y el sigue aprovechandose de ella, veremos a ver en que parará esta historia… En algun futuro, continuará hahahahahaha.

Cosa cabrona, esto se remonta a hostigamiento por motivos hasta materiales o sea que esto va más allá del fucking amor. El tipo habla mierdas de su ex mujer pero la tiene, mira, en la mamona, regalándole cositas aunque la tipa no le quiera hacer caso  y aprobechándose de una pendeja que quizás le está pagando los “biles”. Bueno, allá aquel que tenga el breik de que su hembra le pague el Blackberry pero hay que ser bien crico hostigando a una mujer cuando ya tienes tu propia gallinita de oro que te produce. Mira pendejo, si estás leyendo mi blog que se que si, no seas maricón mijo. ¿Tu chica actual le a plaser y sele para los pezones por tan solo verte a ti texteando y pagándote el teléfono? ¿Entonces qué carajo pasa? ¿Para qué arriesgarse a perderlo todo?

¿Pero qué opina una mujer sobre este tipo de tema? ¿Serán ellas más vulnerables que nosotros los varones o están acostumbradas al continuo macho alfa dominante que marca territorio y la tiene a ella como parte de su propiedad? LaMujerdeMisSueñosHúmedos nos explica lo siguiente:

De esas hay un monton, tiran al pobre pal lao como saco de papa y despues lo ven acompa~ao y la boca se le llena de espuma jajajaja les da rabia, y forman este unico escandalo donde sea si se encuentran al tipo con alguien, y si lo ven solo ni pa ya miran q clase de cojones…. No comen ni dejan comer…

Definitivamente este tipo de persona no tiene autoestima suficiente pa seguir adelante sola. Y pa sentirse mejor lo q hace es joderrrrrrr. Tan bueno pegarle por detras un canto de bistec y tirarla en medio de unos cuantos leones salvajes por alla por africa pa que corra como puta, a ver si se le quita esa pendeja( o se la comen los leones o se rehabilita a la fuerza) jajajaja

Es q eso jode. Si terminas una relacion pasa la pagina,,, y no jodas…. Pa q carajo entonces terminas la relacion si vas a estar con sherlok holms pisandole o oliendole el culo al q dejaste… Q carajo es eso???? Es mas pal capestrano hay q mandarlos a tos esos,,, chorro e locos y locas

Ooooooo tambien puede ser q a la muy puta nunca le habian hecho lo q el le hizo sentirrrrrr, paso el tiempo la tipa se aburrio pero no quiere q otra disfrute lo q ella en un momento disfruto,,, jajajajaja tan esmaya y mala fe,,,, clase e cabrona 😉

Leo detenidamente esta opinión de esta compañera y de veras hace mucho sentido en especial ese párrafo final. Expresa cómo es que la rutina puede joder una relación pero que aún así quiéres estar ahí como para dejar tu huella. Está cabrón, pero lo que más me chocó fueron las palabras de LaMujerdeMisSueñosHúmedos las cuales comparto y repuñetramente respaldo .¿O sea, tu la dejas, y aún así andas celoso y cabreado? Si no puedes aguantar con la presión de dejar a alguien pero no oportas estar sin él. ¿Te peinas o te  haces rolo?

Yo creo personalmente que todo es cuestión de saber como dejar ir a tu pareja. No todos acaban de mala manera con su parejas y eso es lindo y bello y lo respaldo ciento por ciento. O sea que si todo fue lindo y bello entonces por qué cagarlo. Si eres lo suficientemente maduro puedes tener en una ex pareja un excelente amigo. Ahora bien, cuando no sabes decir basta y recurres a escabullirte como ladrón en la noche y te pones bellaco minando las relaciones de otro entonces, simplemente, estás enfermo. Si mi hermano, eres un enfermo y eres tremendamente ingenuo y te deben de dar bicho con cuernos por el culo si piensas que una jeva se te va a arrodillar a tus pies porque le estás haciendo la vida un calvario. Oh!! Que bellaca la pondrás, welebicho. Usa el sentido común. Hay más mujeres y más hombres en el planeta, como peces en el mal, solteros y tan bellacos como tu con ganas de buscarse una pareja. ¿Por qué desperdicias tu tiempo haciendo miserable a otro cuando puedes tu ser felíz?

No llegues que las cosas lleguen a peores situaciones y entonces optes por la opción del revolver, un balazo en la frente a tu mujer, un disparo en la cien tuya y unos niños desconsolados porque su madre y su padre no supo lo que es el verdadero signinifaco de chichar amar: Aprender a vivir felíz.