Archivo de la etiqueta: redes sociales

Treintonas: Las “undead” que adoramos

Saludos a ustedes, basuras de la red. Les habla una vez más el híbrido de hombre y mierda que le pone significado a sus miserables vidas, obviamente, su pana, Merdócrata. Durante esta madrugada fría como mojón de foca me daré a la tarea de llevarle a ustedes un tema de esos importantes para la superación y exaltación de la mente humana. Hoy, caballeros, damas que me leen el tema a tratar será la cruda realidad que vivimos hombres de pelo en pecho. El establecer relaciones con mujeres treintonas.

Me cago en tu madre, las mujeres cumplen años. El deseo reprimido que deseamos todos nosotros el cual consta de darle pinga a esa puta de cuarto año que tantas puñetas nos hicimos llega a su fin. Tu sabes, la highschool es para losers y la verdadera joda es en las etapas  universitarias en donde te encuentras con este paraíso de mujerones veintonas que ya tienen ese crico que les bota fuego y andan locas y relocas con eso de querer chingar y meter mano. Yo era universitario. Estudie en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras aunque no lo crean. Era un loser pero me importaba un bicho. Era universitario. Todo lo que quería hacer en la vida era ligar mujeres y recrear por mi cuenta lo más cercano a las películas de Revenge of The Nerds en donde las mentes más inteligentes se dedicaban a no otra cosa que ligar culos (de mujer) y masturbarse con furia pensando en mujeres inaccesibles para ellos. Ya tu sabes, una bellaquera constante. Pero las cosas no son como yo esperaba.

Mi paraíso femenino no se volvió ninguna otra cosa que expectativas frustradas. Si, era cierto que el 90% de las putas (les digo “putas”  a estas cueros, con cariño) estaban mas duras que el puño de un loco, las muy pendejas no compartían conmigo las ganas de intercambiar fluidos, chichar, tu sabes, nada de eso. Las muy pendejas lo que estaban esperando era un buen profesor que prometa darles un trabajo de buen promedio para ellas darle su crica de buen promedio. Yo no soy profesor y mi pinga no es promedio so que me jodí.

Pero todo esto cambió luego de años de auto-entrenamiento para desarrollar las artes de la Coproescritura (patentizado por este servidor) en donde me enfoqué en las habilidades de hablar y escribir mierda en las redes sociales y baños de gasolineras que fue que descubrí el tesoro de lo que es la mujer treintona. La mujer treintona es una mujer bastante particular. Es una mujer de por si más decidida y con los pies firmes en la tierra. Yo conozco muchas, he chichado con decenas de ellas y hasta compartido sentimentalmente y les puedo decir que es la mujer perfecta para los que quieren tirarse la soga al cuello y desean afincarse. La mujer treintona ya es exerimentada. Ojo, mujer experimentada no significa que le quepa un poste por la crica. No, no es eso. Lo que me refiero es que es una mujer que ya ha lidiado con múltiples líos amarosos ya. Que si el muy cabrón del ex la celaba, que si gorduras, que si les han pegado cuernos o, como me dijo una loca una muerta en vida una vez, que no bajaba la bacineta luego de mear su chico. ¡Qué cojones!

Si, son mujeres que los años les ha dado malicia y las ha hecho inmune a muchas cabronerías que hombres de ventitantos les gastaría a una veintona y tendrían un “success”. Digo, no es que sean inmune a todo porque seamos honestos, hay unos merdócratas de la vida que saben dónde dar el tiro. Son mambichois que me leen a seguido y que están con las escuelas amolás. Pero el hombre promedio no tienen chance casi nunca de cogerlas de pendeja. Ellas saben. Son jovenes pero son listas… ¡Algo que rara vez encontrarás en una mujer!

Eso si, quedas advertido de una cosa. las mujeres treintonas son mujeres que a duras penas puedes conseguir sin hijos, sin un divorcio en las costillas, vírgenes y con tiempo libre. Es algo así como una penitencia que Dios le dio a estas cabronas por ser sabias a tan joven edad en cambio a los hombres que en sus trintas puedes verlos con o sin hijos y jodiendo o tranquilos por ahí. El hombre de por sí es un abandonado social no importa las edades que tengan. las mujeres treintona en su mayoría ya se cansaron de la joda constante y se recogen muchísimo más rápido que nosotros.

Es como comparar a Katie Holmes con Manny Colón. El hombre siempre salvaje, el león de la selva que más chicha, la mujer más atenta a su día a día, más meticulosa y pendiente.

Es el mundo que nos ha tocado vivir, el mundo absurdo en donde nosotros los hombres si queremos tener un poco de calma en la cama y en la mente tenemos que abrirnos pasos a estas Madre Teresas de Calcuta. Darnos la oportunidad con esa psychobilly llena de tatuajes, piercings,  madre, hermosa, amorosa, recordando por siempre sus jangueos de juventud pero ajustada a su realidad… es la mujer para uno dejar de ser macho y ser hombre.

Para esas zombies treintonas que aún gustan de amar (inclusive al más mierda de los hombres)

Coprolectura: el arte de leer mierda

Soy un bellaco y que se joda. Lo admito y me importa un bicho lo que piense la sociedad de mí. Soy un tipo que goza de los placeres carnales de la vida y me gusta exponer estos placeres por las redes sociales y compartirlas con todo el mundo que me lee. ¿Por qué? Porque creo que yo soy aquel que el pueblo necesita para que por fin puedan vivir ese despertar sexual que vive el mundo. Y no es que yo me quiera dedicar a hablar de chichaera todo el tiempo. Esa no es mi meta. Digamos que simplemente soy víctima de las circunstancias. Ustedes me imagino que cada ves que me leen en la red pensarán “ese cabrón de Merdocrata debe de estar recibiendo una mamá de bicho de unas siamesas o algo así”  pero la verdad que no siempre chicho. También hago otras cosas, como masturbarme y jugar Pega 3. Soy un sujeto normal porque así es como se comporta un hombre de mi edad. ¿Qué edad tengo? Los suficientes para ponerte a capotear. Con eso lo digo todo. Porque el hablar mierda no es algo que debe de tener una edad límite o para poder empezar, usted simplemente habla mierda y punto.

¿Ustedes tienen hijos? Cosa hermosa, ¿verdad? Angelitos de Dios. ¿Ustedes han visto esa ternura en la cual sus hijos les cuenta a ustedes sus aventuras y proezas personales que han tenido cuando van a la escuela o cuando juegan con sus amiguitos? Ellos quieren que ustedes lo escuchen  y que sientan interés por él. Tu niño demuestra amor con versos. Tu lo que escuchas en tu mente es a un nene hablando mierda.

¿Ves? A eso me refiero. No es que no ames a tus hijos, es simplemente reconocer que ellos hablan mierda (y mucha). Pero aquí no estamos para juzgar a tus hijos y que los fleques por eso. Al contrario. Aquí estamos para que atesores ese excremento verbal que habla tus hijos y no solamente ellos sino el tuyo propio porque sí, amigo lector, usted también habla mierda. ¿Pero sabes lo que pasa? Que usted al contrario mío usted lo que quiere es cuidarse y taparse. “¡Uy no puedo decir la palabra culo en Facebook porque me pillan en el trabajo!” Esa pendejés que me hace defecarmeen tu progenitora hijo de puta. Te dije hijo de puta, no te enfades. Te digo hijo de puta para que entres en razón. Porque soy de los que piensa que un ser humano debe de sentirse siempre cómodo a la hora de hablar mierda. ¿Por qué? ¡Sencillo! Porque de esa forma expresas quién carajo tu eres.

Tu quizás eres un pendejo que te cuidas, ok. Pero quisiera que reflexionaras un momento y te detuvieras a pensar lo siguiente. ¿Qué tan seguro crees tu que la gente te toma en serio? ¿Eres uno de esos cabrones que se la pasa enfocado a las tareas de su trabajo y que va del trabajo a la casa y e la casa pal trabajo? ¿Eres de esos hombres que te dedicas a llevarte el trabajo a la casa mientras tu mujer te espera con un bicho de plástico de cabeza doble. Una cabeza en el culo y otra cabeza en la crica porque tu no la complaces, porque tu prioridad es complacer al cabrón del jefe tuyo que a su vez es el mismo jefe tuyo que de aquí a unos meses estará dándole sexo anal a tu mujer porque tu, de cabrón, no la atendías. ¿Ves? Es triste. Yo no quiero que a la mujer que yo amo otro cabrón le esbarate el intestino. ¡Me niego a eso! Es por esta razón que me dedico a escribir mierda.

¿Y para qué uno escribe mierda? Para que puedas desarrollar la Coprolectura. ¿Qué es la coprolectura, Merdo? Es el arte de leer mierda. Toda la mierda que escribo yo y que tu lees. Algunos se ríen. Yo no se por qué, porque yo solo escribo cosas serias. Porque yo soy un tipo serio y el hablar de culos, fluido vaginal y religión es cosa seria para mí. Pero es hablar mierda, aún así. Me gusta. Me exita. Me para el bicho saber que estoy hablando mierda y que sé que en alguna parte del mundo, o Cayey o Barceloneta, hay una hembra masturbándose pensando en mí y diciendo, “hey, ese Merdócrata me pone bellaquísima”. Y las ofertas para chichar no me faltan. Mi correo electrónico está repleto de invitaciones para chichar en moteles y hasta en casas ajenas. Putas de todas clases del mundo quieren chingar con el pana Merdócrata. Mujeres serias también y hasta hay maricones que me han mandado fotos y videos tan obscenos que dibujarían una sonrisa en la cara de David Carradine en la tumba.

¿Por qué leen mierda? porque se sienten identificado. Dime con quien anda y te diré quién eres. No lo hacen por curiosidad. Los que me leen son como la mosca. ¿Y qué hace la mosca? Se para en la mierda. ¿Por qué? Porque les atrae. Es la misma mierda mi gente. Si yo puedo hablar mierda ustedes pueden también. No sientan temor. ¡Pal carajo el qué dirán! Sean ustedes mismos a la hora de expresarse. Pero no es que sean así solamente en la red. No busquen una otra vida. Ustedes han visto mi rostro, mi porte y mi forma de pasarla cabrón en mi facebook y en mi Twitter y sabrán que soy un role-model a seguir. No necesito el anonimato porque estoy tan cabrón que la gente mama por ser como yo y eso que tengo el rostro hecho mierda. Pero las hembras se mojan al leerme. Ponen papel bounty en los asientos donde se sientan a leerme porque la lubricación es evidente. Porque soy yo mismo.

¿Tu quieres que las mujeres lubriquen cuando te lean y vean esos status tuyos por Facebook, Twitter, MySpace (R.I.P.), Tuenti, etc? Habla de qué tan puerco eres en tu casa. Habla de cómo es que quedaste dezmayado luego de cagar un brazo de nene y tomarle una foto; dile un Te Amo a la mujer que amas pegándole con tu pinga en el rostro y anúncialo. La gente te tomará cariño. ¿Sabes por qué? Porque eres sincero. Porque eres abierto contigo mismo.

Las agencias de gobierno te admirarán. Tu jefe te abrirá la puerta del carro cuando llegues al estacionamiento. Las mujeres te ofrecerán sus tampones como ofrenda.

Gánate ese pedasito de cielo. Habla y escribe mierda. Tus hijos se comerán esa mierda

Tus hijos te lo agradecerán.

Merdócrata: ¡¡Ahora con Twitter!!

Las leyendas eran ciertas.  Merdócrata ahora se ha unido al círculo de las redes sociales. La Merdocracia corre rampante y tenemos nuestros grupis en pueblos como Maunabo, Las Marías y Orocovis. ¡ Únete tu también!

^ Los fans enterándose de que tenemos Twitter.

Accedan: www.twitter.com/merdocrata1

Se parte de los cientos de miles que nos dejan mensajes jocosos en nuestro Twitter entre los cuales se encuentran Carlos Arroyo, Mr. T, Vladimir Putin, Genghis Khan, Mao Tse Tung y Avelino Muños Stevenson.

¡Qué esperas!

Facebook mató mi Messenger

RIP Messenger
RIP Messenger

Yo siempre he sido un fiel a Messenger en especial al MSN Messenger (luego llamado Wondows Live Messenger). Fui leal y honesto con él hasta que llegué a hacer uso de las Redes Solciales o mejor conocido en el inglés coo Social Networks. Mi hermano, no se que ha pasado conmigo pero mira que trate a no sucumbir a MySpace por completo, y lo hize pero de a poquito pero una vez llegado el Facebook y la aplicación de chatear con los contactos del mismo… pues… no se que ha pasado conmigo pero sencillamente el Messenger lo tengo de adorno. Ya nadie lo usa de ninguna manera.

Tengo contactos y varios, muchos de ellos de años que sencillamente ya no aparecen. ¿por qué? Supongo que ya no les es costo efectivo usar el Messenger. ¿para qué diablo? Si sus panas andan escribiéndoles en sus walls a cada rato o tirándoles “Tweets”. Ya no existe la nececidad de loggearte para nada a menos que lo que quieras es revisar tu correo electrónico y quieras que la ventanita que aparece te avise. Pero salvo de eso, no hay más nada que buscar.

Pero creo que hay otros factores que también colaboraron a que dejara de usar el Messenger y podría enumerarlos de esta manera:

  1. Pop-up de ventanitas que decían “Juan Estaca acaba de iniciar sesión” y Juan Estaca se ponía offline y online 15 veces corrido para espamear la jodida ventanita.
  2. El buzz o como se llama la vaina esa que suena como un timbre… uff que molesto…
  3. La gente que te agrega y luego dice “¿Quién eres?”.
  4. Cuando te invitan a una conversación entre 8 o 9 gatos y tu te vas y te siguen invitando ¡hey! Si me fui es porque no quiero conversar.
  5. Te pones “Away” o “No disponible” y la gent te sigue llamando.
  6. Los emoticones de flash que no se como se llama, que cubren la pantalla completa y te tiran un beso, o sale un puerquito bailando y vainas así.

Bueno, no me sorprende como es que a pesar de todo esto yo aún seguía metiéndole mano al Messenger. Gracias FB por llevarme a la luz.