Archivo de la etiqueta: senos

Las tetas de una dama: Reflexión para la dama boricua

La verdad es que soy uno de los sujetos más observadores del mundo. No hay nada que no le preste atención: El IVU Loto en un recibo de compra, la fecha de espiración del galón de leche Tres Monjitas, si queda suficiente papel de culo en el baño y las tetas de una dama.

¡Qué les puedo decir! Soy un voyeur de melones y no hay nada que me tripée más en ésta vida que prender el carro, salir por Rexville Towne Center en Bayamón y ponerme a ver tetas por Kmart. ¿Por qué? Porque es mi única manera que tengo para poder escapar de la realidad que tengo. Ese día a día del levantarse temprano a trabajar pasando trimer en un patio o ligando cemento. Pendiente a pagar el teléfono, el bill de la luz y el agua y toda esa mierda. Eso a mí me caga la existencia y veo en el mirar las tetas ese mecanismo de defensa que lleva mi psiquis en fijarse en cosas tan mundanas pero sumamente exquisitas como las glándulas mamarias de una hembra.

Lo más bello de todo es que, si te pones a pensar, tengo un fetiche adictivo pero que puedo satisfacer sin requerir gastar mucho dinero. Hay quienes gustar del sexo por dinero, los que funcionan solo si se dan una onza de alcohol ó gramos de perico; los que es da un placer brutal tener una doble vida donde tienes a tu mujer y la chilla jugándote el desenlace de un posible divorcio y una clavada en el bolsillo con la pensión de tus nenes. ¿Mi caso? Mi caso, chacho, estoy de show. Solo tengo estos grandes ojos rodeado de una cabeza de mierda que papito Dios me dio para ligar jevas, y fijarme en los cocos bravos de las mamises que encuentro por ahí. ¿Y saben qué? No me avergüenzo de nada porque me es gratis. Mis ojos son como dos Go Pro incrustados en mi cabeza de mierda velando el próximo par de tetas próximo a mi carrito de compra.

Toda mujer tiene derecho a ser parte de mis cateos visuales. Yo no soy de esos comemierdas elitistas del Internet que solo le dicen que sí a una sola cosa. Yo no perdono tetas. Punto. Mujer gorda o flaquita, chonchi o anoréxica, fea o linda, blanca, negra o india, yal o guaynanicha. Ustedes me conocen. Puede que pase tiempo que no posteo un post pero eso no significa que hace tiempo que dejé de ser un buen bellaco; de hecho, exhorto a que todo hombre lo practique. Que deje de ser tan clasista que, si te pones a ver, a la hora de ser un bellaco de mierda pensando que las mejores tetas las encuentras en PornHub o Redtube cuando la realidad es que los mejores melones lo encuentras saliendo de tu casa. Mirando, observando con detenimiento lo que pasa frente a tus narices.

El arte de ligar melones es político pues debemos vivir en un comunismo sexual lo cual significa que todos, sin distinción de clases sociales tenemos derecho de ligarnos un buen par de tetas. Rompiendo las barreras de las redes sociales me di  la libertad de hacer una pequeña encuesta relámpago tanto ha chicos para preguntarles cómo sería para ellos las tetas perfectas. Estos son los resultados:

Consulta 6

Aquí podemos ver un sujeto que está claro en lo que quiere. Detallista en como debe de ser la teta perfecta. Todo un bellaco observador. El Hannibal Lecter de las tetas.


Consulta 3Una mujer que está en la clara y con la autoestima que dispara a Saturno. Orgullosa de sus tetas y baqueada por machos que saben de tetas. Ella no saben si sus tetas son perfectas pero los tipos que se echó al cuerpo seguramente sí. ¡Éxito!


Consulta 1

Un sujeto que ama a su esposa por el tamaño de sus tetas. Lo que un hombre anhela en la vida. Unas tetitas “bite size” como las de Milla Jovovich metidas en el pecho de una mujer que te friegue y mapée. Santo Varón.

Consulta 2

Una mujer que ve las tetas de forma geométrica. Las tetas tienen que estar alineadas como las pirámides de Egipto. Pezón en el centro, mirando a Orión.

Consulta 4

Éste connoisseur del arte de mamar tetas va directo al hígado haciendo referencia a Miss Coco y sus tetas sobrenaturales. ¡ídolo!

Como pueden ver en el campo de las tetas hay tanta diversidad que es imposible encontrar la perfección. Por eso todo esto es tan fascinante y es por eso que cuando salgo a ligar jamás me siento conforme. Puedo pasar 4 horas vagando por la calle, metiéndome en cuanto Capri, Econo, Allways 99, regresar a casa, casquetearme y levantarme mañana a hacer lo mismo sin ningún problema. Así es mi curiosidad por ellas. Y esa curiosidad no se limita, honestamente, a la mujer humana. Confieso que poco a poco mi saciedad no ha sido conforme y he expandido mis gustos a tal grado que podría romper ciertos “tabús” pero que ha ciencia cierta declaro que me importa un bicho el qué dirán los demás pues siento que en el reino animal podremos ver un universo infinito de cocos bravos por descubrir. tetas de vaca, de una perrita de gasolinera, las tetas de una gata o las de una cabra, uff son una gama tan inmensa que te pone a reflexionar sobre todo ese tiempo que dedicaste rogándole a Dios que pusieran películas calientes argentinas del Gordo Porcel sabiendo que con una visita a un pueblo olvidado de Dios como Juncos podrías ver las mejores tetas del animal kingdom.

baby-gorilla

¿Y qué me dice de ver a una mujer embarazada amamantando a su hijo? No mano, eso ya raya en los placeres satánicos. Solo cuando necesito casquetearme con furia diabólica. El hecho de ver unas tetas abultadas llenas de leche (materna, no de bicho) me dan unas ganas de coger el bebé, tirarlo por la ventana y degustar de ese pezón carnoso y rico. Ahora, ¿una mujer que le de mamar a una perrita? Ahora sí que entré a los primeros círculos del Infierno.

Esto sí que me pone bellaco
Esto sí que me pone bellaco
Wao, sí que las mujeres son criaturas bien sexuales. Por eso las amo tanto. Porque me dan el placer que ninguna droga  cigarrillo puede darme. El placer de sentirme vivo. Hambriento. Con ganas de ser yo mismo. Gracias Dios por sacarle una costilla a Adán y crear ésta delicia a tu imagen y semejanza, pero sin bicho. Porque mi Dios no hace cosas mierdas, me las hizo con tetas, culo y chocha.

A ti mujer te dedico éste post.

Gracias mujer y que El Señor Bendiga tus tetas.